Nuestro especial sobre Battlestar Galactica continúa con esta segunda parte sobre los aspectos y cuestiones propios de la ciencia ficción que trata esta obra.

Battlestar Galactica: la saga al completo
I. Battlestar Galactica: la serie que hizo grande la ciencia ficción televisiva.
II. Battlestar Galactica: los Cylons, el existencialismo y la ciencia ficción.
III. Battlestar Galactica: temas complejos para una serie compleja.
IV. Battlestar Galactica: la vida más allá de la serie.

Sí, ya dije que Battlestar Galactica es una serie compleja, llena de matices y que toca muchos temas. Pero en esto profundizaremos más adelante. Ahora quiero centrarme en ciertos aspectos más puramente relacionados con la ciencia ficción y como los toca la serie creada por Ronald D. Moore. Los Cylons, sus motivaciones, la situación de los seres humanos… a repaso. Nunca a examen, no nos creemos tan buenos. Y sí, de aquí en adelante hay spoilers.

 

El existencialismo en Battlestar Galactica

Comencemos por el lado más existencialista de Battlestar Galactica. Hay en ella un continuo interés por el quiénes somos y cuál es el sentido de la vida. El ser humano se encuentra, de la noche a la mañana, despojado de su realidad y objetivo vital. Todo ello tras el ataque Cylon a Caprica y el resto de las Doce Colonias. ¿En dónde quedan hasta entonces? Battlestar Galactica nos plantea una búsqueda de la seguridad, una lucha por la supervivencia del ser humano como tal. Mientras hace eso, son los protagonistas quienes se plantean cuestiones básicas que les unen o separan como seres humanos. Necesitan redefinirse y construir una nueva sociedad, olvidando el pasado, por más que pretendan utilizar las antiguas estructuras. Algo que se muestra obsoleto.

La mortalidad humana es otra de las cuestiones existencialistas que juegan un papel relevante en el universo que nos ofrece Battlestar Galactica. Un dilema especialmente interesante cuando tu gran enemigo es inmortal. En lo tecnológico el primer choque llega ya en los primeros minutos de serie. Y es que esa sociedad súper avanzada, capaz de crear unas máquinas como los cylons, termina por volverse en su propia contra. Vemos una cuestión clásica de la ciencia ficción: cómo el progreso tecnológico puede llevar a una sociedad a la decadencia.

Algo aplicable a las grandes potencias históricas, sean recientes o civilizaciones pasadas como la romana, por ejemplo. Caprica es una Roma clásica, o quizá una Estados Unidos actual. Y es que después de una época o era de crecimiento y prosperidad, el ser humano de ese universo pasa a una era de destrucción de lo anterior y, posteriormente, de oscuridad. Las semejanzas con el Imperio Romano son obvias y notorias. En Battlestar Galactica tenemos precisamente el momento del declive total y la caída definitiva. Roma no se recuperó jamás y en la serie, la civilización humana tampoco lo hace como tal. Acaba ‘exiliada’ en el espacio y debe comenzar una nueva civilización, en la Estrella de Combate primero.

Cylons

¿Y los Cylons?

Hablando de los Cylon volvemos al dilema comentado sobre el tope final de una superpotencia. Los cylons llegan a un acuerdo con los humanos para abandonar las Doce Colonias y establecerse en otro lugar. Ese acuerdo se rompe cuando atacan a los humanos, hasta casi extinguirlos. ¿Por qué? Porque han seguido desarrollando su tecnología hasta ser capaces de sentir y tener la misma conciencia que tienen los humanos. ¿Inteligencia? Como mínimo la misma. Un clásico de la ciencia ficción, sí.

El homenaje a Blade Runner de Battlestar Galactica es claro en los cylons. Y es que los cylons consiguen crear máquinas idénticas a los humanos, un total de, sí, doce modelos inmortales. Inmortales porque cuando uno muere, descargan su consciencia en otro cuerpo idéntico. Una idea brillante que no aparecía en la serie de 1978. Los mismos cylons se organizan en un gobierno similar al de los humanos, el que conocen. Al fin y al cabo tienen naturaleza humana. Incluso sus opiniones no son muy dispares a las de los humanos. Intentan mejorar lo que conocen.

Tricia Helfer

Hay algo circular en la serie que nos recuerda al Eterno Retorno de Nietzsche. Esa humanización de los cylon y algunas situaciones que generan nos lleva a ello, entre otras cuestiones. Un aspecto relevante de los cylon es su monoteísmo radical. Mientras los humanos son politeístas, el radicalismo de los cylon les lleva a esa decisión de exterminar a unos seres humanos. Seres estos inferiores, impuros, equivocados en sus planteamientos y creencias.

El discípulo que reniega de su maestro. La creación que lucha por desligarse del yugo de su creador, llevado esto hasta las últimas instancias. Por superar a su creador, ser mejor que él. En todos los aspectos: vital, ético, moral… Siempre en base a sus creencias y principios, claro. Todo esto que venimos comentando sobre los cylons ayuda a entender que viven un claro proceso de humanización, como comentábamos.

Es la constante presencia de los cylons un aporte más al cariz oscuro de la serie. Su existencia genera oscuridad en el ser humano, quienes ven como su única luz es la esperanza de un mejor futuro. Su simple supervivencia un día más es esa esperanza.

Naves Espaciales

La estética visual de Battlestar Galactica

En lo que respecta a la parte más visual, un aspecto que suele gustarnos a los amantes de la ciencia ficción, Battlestar Galactica apuesta por una austeridad que es un acierto. Tenemos combates espaciales espectaculares para la época y medio. No son grandilocuentes, aunque ya en los minutos iniciales de la serie vemos muchas naves a la vez en pantalla, algo que nos sorprende en un producto televisivo. La estética de trajes, naves, la Estrella de Combate, todo mantiene un cierto respeto con la Battlestar Galactica original de 1978, traído al siglo XXI.

Hoy, apenas unos lustros después de su lanzamiento, puede parecer desfasado para espectadores exigentes. Si me preguntas a mí te diré que luce espectacular, pero todo son gustos. Para la época y medio -recalcar esto me parece muy relevante-, con el presupuesto con el que contaba, lo logrado visualmente es muy apreciable.

Battlestar Galactica: la saga al completo
I. Battlestar Galactica: la serie que hizo grande la ciencia ficción televisiva.
II. Battlestar Galactica: los Cylons, el existencialismo y la ciencia ficción.
III. Battlestar Galactica: temas complejos para una serie compleja.
IV. Battlestar Galactica: la vida más allá de la serie.