Natasha Lyonne

Crítica de Muñeca Rusa, serie de Netflix