Tercera parte de nuestro especial de Battlestar Galactica. Aquí repasamos los diferentes temas que trata la serie a lo largo de sus temporadas.

Battlestar Galactica: la saga al completo
I. Battlestar Galactica: la serie que hizo grande la ciencia ficción televisiva.
II. Battlestar Galactica: los Cylons, el existencialismo y la ciencia ficción.
III. Battlestar Galactica: temas complejos para una serie compleja.
IV. Battlestar Galactica: la vida más allá de la serie.

En este tercer reportaje sobre la serie Battlestar Galactica toca centrarse en los diferentes temas que trató. Una serie, recordemos, profunda, con muchos matices. No tenía miedo a tocar temas delicados. Terrorismo, política, religión, cuestiones existencialistas y filosóficas… Como buen producto de ciencia ficción, pretendía ir más allá. Dejar un poso. Y sí, algunos de estos temas los hemos tratado en los dos episodios previos de este especial sobre Battlestar Galactica, pero aún queda mucha tela que cortar.

Política y Sociedad

Uno de las cuestiones tempranas en Battlestar Galactica es la necesidad de crear un nuevo pueblo. Una nueva sociedad. Tras el ataque Cylon a Caprica y el resto de las Doce Colonias, los supervivientes necesitan reconstruir su sociedad poco a poco. Esto nos ofrece la posibilidad de disfrutar con ese proceso de creación de un pueblo. Lo vemos poco a poco, con lentitud y entendiendo que los personajes aprenden sobre sus propios errores. Algo queda claro muy pronto y es que las estructuras sociales anteriores han quedado obsoletas. Esto genera rebeliones, intentos de crear una sociedad más igualitaria, menos jerárquica, por más que el poder acabe siempre en manos de unos pocos.

En un momento determinado de Battlestar Galactica, vivimos una interesante lucha de clases. Gracias a la figura de un Tom Zarek que ofrece la imagen de líder carismático. Dedicado de lleno a la mejora de las condiciones del pueblo llano, quienes viven en condiciones precarias. Esto nos sorprende sobremanera cuando nos topamos con ello, pero resulta muy interesante. Durante episodios nos hemos limitado a seguir a las clases elegidas, líderes, políticos, militares, soldados… Las élites. Pero poco sabíamos de la gente que, en definitiva, mueve el día a día de las naves.

Además, ese proceso de creación de una nueva sociedad vive marcado por los numerosos problemas que tienen. Algo que debe afrontar un nuevo pueblo, situación que hemos visto a lo largo de los siglos. No deja de ser una muestra de historia, televisada y ficcionalizada. Esos problemas vividos por los supervivientes de las diferentes naves son externos -los cylons, el espacio exterior, las diferentes amenazas en los planetas que intenta habitar-, e internos. En estos últimos encontramos cuestiones interesantes como la escasez de agua, la construcción de un nuevo sistema político, las traiciones, las sospechas entre los supuestos líderes de la colonia, etc.

Poco a poco necesitan construir nuevas normas y leyes, para realizar una ruptura total con el pasado. Algo que apreciamos en Battlestar Galactica es como un político puede necesitar estar en contra de sus creencias y principios más básicos en pos del bien común. El ejemplo más claro es Laura Roslin, cuando debe tomar una decisión sobre el aborto por la supervivencia de la especie. Ahí, quizá, no hay principios personales que valgan. Aspecto que también salta a la luz cuando es momento de realizar elecciones. Una situación en la que, aparentemente, todo vale. Por eso Baltar decide ir incluso en contra de lo que él realmente cree. Quiere ganar las elecciones a toda costa. Ambos aspectos, el político y el electoral, son tremendamente cercanos a la realidad que vivimos en nuestros estados y gobiernos.

Battlestar Galactica

Terrorismo

En determinado momento de Battlestar Galactica, los protagonistas se instalan en un planeta que llaman Nueva Caprica. Aquí todo debería ir a mejor, pero la realidad deja a la población civil oprimida. Esto genera un movimiento revolucionario, una especie de resistencia para la liberación. Y con sus actividades en contra de ese gobierno que les oprime, surgen una serie de cuestiones tremendamente interesantes. La primera, la más básica e importante es, sin duda, hasta dónde están dispuestos a llegar por conseguir su libertad.

Acciones que pongan en problemas cuestiones técnicas o de producción del régimen son fácilmente entendidas por todos. Pero ¿y el terrorismo? Pronto surge la cuestión de si el empleo de tácticas terroristas, de atentados, puede llegar a ser beneficioso para la causa. Incluso en lo que respecta a los ataques contra la propia población civil, intentando generar ataques de falsa bandera para sumar adeptos a la causa. ¿Es esto moralmente aceptable? Todo esto nos llega vía unos personajes con los que hemos ido creciendo en la serie. Y llegamos a empatizar con ellos incluso en estas duras cuestiones. Nos surgen las dudas, por tanto, al llevar estos hechos de ficción a la vida real.

Otras de las cuestiones que se nos generan en Nueva Caprica están relacionadas con la mera supervivencia y, también, hasta dónde somos capaces de llegar por ella. ¿Es moralmente ético y aceptable unirse al lado del teórico enemigo para sobrevivir? ¿A qué lado debemos estar? ¿Hay un deber moral para situarse dentro de la lucha? ¿Si no luchamos, si no resistimos, somos unos simples corderos que no piensan en el bien común?

El Final de Battlestar Galactica

Y luego está su final. Battlestar Galactica baja el telón y lo hace con un cierre magnífico. En la línea de la serie, juega con lo filosófico, metafísico y religioso para ofrecer un final que nos hace pensar. Marca de la casa y uno de los finales más recordados de la televisión, al menos por aquellos que hemos tenido suerte de disfrutarla.

Battlestar Galactica: la saga al completo
I. Battlestar Galactica: la serie que hizo grande la ciencia ficción televisiva.
II. Battlestar Galactica: los Cylons, el existencialismo y la ciencia ficción.
III. Battlestar Galactica: temas complejos para una serie compleja.
IV. Battlestar Galactica: la vida más allá de la serie.