Durante los años setenta Queen fue aumentando su popularidad en Europa y Estados Unidos. Una vez alcanzó el número uno en América, su popularidad fue bajando. Algo ocurrió a principios de los ochenta. ¿Por qué perdió Queen al público americano?

Queen tenía el estatus de gran banda ganado a finales de los setenta. Eran ya uno de los grandes grupos del rock. Canciones como Bohemian Rhapsody les habían situado ahí merecidamente. Pero nada dura para siempre. Porque Queen pasó de ser adorados en todo el mundo a perder una buena porción del público. Estados Unidos -Norteamérica en general- les dio la espalda. Queen ya no parecían tan bien recibidos allí. Sus discos y singles no tenían el éxito que una vez tuvieron. En sus dos últimas giras no pisaron suelo norteamericano. Por eso nos planteamos una pregunta de múltiples respuestas: ¿por qué perdió Queen al público americano?

Es difícil dar con la respuesta exacta. Uno no pierde el mercado de un país tan grande por un único motivo. Y de entre todas las posibles opciones que encontramos, nos convencen varias. Empezando por la que comentamos en nuestro podcast sobre Queen: los gustos del público estadounidense iban hacia un lado y el grupo para otro. El éxito que tuvieron con la funky/disco ‘Another One Bites the Dust’ pudo hacerles explotar esa vía en sus siguientes álbumes, en especial el que fue el peor disco de Queen, Hot Space.

Este disco llevó a Queen del número 1 de The Game al 22. No se recuperarían. Estados Unidos fue poco a poco abrazando de nuevo el hard rock y el heavy metal, en lo que a fans rockeros se refiere. Queen en cambio fue tirando hacia sonidos más pop-rock, incluso disco como ese Hot Space. Y esa música disco había otros que la hacían mejor. El pop-rock de Queen dio grandes canciones, pero discos muy irregulares y con bastante relleno. El fanbase de Queen de los setenta pedía más rock en sus discos y directos, pero para su enfado la banda británica ya estaba en otra cosa. ¿Les aniquiló Hot Space? Igual son palabras demasiado fuerte, pero contribuyó a ello. Y que siguieran esos derroteros no ayudó.

Queen

The Works fue el siguiente, más de lo mismo -pero mejor- y ya se vio que Queen no volvería a los primeros puestos de las listas. Y con este disco siguen los motivos. En The Works encontramos ‘I Want To Break Free’, uno de los grandes hits de la década de los ochenta de Queen. El divertido vídeo de la canción puede ser otro de los motivos que les ‘ayudó’ a perder América. La conservadora Estados Unidos, conservadora hoy, más aún en los ochenta, no estaba preparada para un videoclip como el de ‘I Want To Break Free’. ¿Unos rockeros vestidos como mujeres y pavoneándose por ahí? ¡Qué desfachatez! Suena irreal, pero si uno se lo plantea, suena plausible. Al fin y al cabo ese país ha puesto a Donald Trump en la presidencia en 2018.

De hechoaseguraba Brian May que las televisiones ni siquiera emitían el videoclip de la canción. El vídeo además parodiaba la serie británica Coronation Street. Puede que no fuese el motivo principal, pero se añadió a la lista y no ayudaría a recuperar su nivel de superventas. Existe también la sensación de que el concierto que dieron en la Sudáfrica del Apartheid no ayudó en nada a su fama en Estados Unidos.

También hubo un problema con las radios. Queen cambió de sello, de Elektra/Warner a Capitol. Y su nueva casa discográfica afrontó un problema de corrupción y ayudas a sus discos, artistas y canciones que la banda pudo acusar, ya que quizá las canciones de Capitol no tenían la visibilidad que un grupo como Queen podía esperar. Siguiendo con la radio toca presentar a un personaje que jugó otro papel importante en esta historia. Un tipo de nombre Peter Prenter.

Queen Concierto

¿Y quién era Peter Prenter? Antiguo amigo, en el inicio de la década de los ochenta mánager personal de Freddie Mercury. ¿Y qué pinta en esta historia? El bueno de Prenter tuvo a bien decidir que Freddie no daría más entrevistas a radios americanas. Lo hacía en un intento de mantener la privacidad de un tipo delicado como Mercury. El problema fue que no lo hacía de la mejor de las maneras, ya que acostumbraba a faltar el respeto o empequeñecer los méritos e importante de la radio o locutor en cuestión. Un lince de las relaciones públicas el amigo Paul Prenter.

Queen estaba aparentemente sin radios, con el vídeo de un hit sin ser visible en televisión -o no gustando-, y las ventas de sus discos y singles cayendo en Estados Unidos. ¿Para qué iban a girar en aquel país? Tenían Europa, Sudamérica y Japón donde hacían sold out tras sold out. Su carrera estaba asegurada sin necesitar al público americano. ¿Por qué perdió Queen al público americano? Da igual, seguían siendo una de las más grandes bandas del mundo.

Mucho no debió importarles. Llenar Wembley y estadios a lo largo del planeta debía ser suficiente. Eso debía tener en mente Freddie Mercury cuando dijo al grupo que no volverían a Estados Unidos hasta que tuvieran un gran éxito. Y eso no llegó con él en vida. Ni con su muerte. Hubo que espera a la película Wayne’s World. Suena a broma, pero no lo es. Solo entonces Queen recuperó al público estadounidense. La pena es que Freddie ya se había ido y no pudo verlo.