La búsqueda y definición del quinto Beatle es algo que mantiene entretenidos a los fans del grupo. Desde hace muchos años. Brian Epstein, George Martin, Yoko Ono… o los que llegaron a tocar con el grupo, como Billy Preston, Eric Clapton o Stu Sutcliffe. O Pete Best. El batería que rozó con los dedos el éxito, los discos, el dinero y la fama. Estuvo a apenas semanas de alcanzar el éxito con The Beatles. Sin embargo una serie de decisiones del grupo le dejaron con un palmo de narices. Casi graba el primer single. Y finalmente se quedó sin nada, como un simple meritorio, quedó como un personaje necesario en el camino de The Beatles hasta ser una de las mejores bandas del rock.

Pete Best es un personaje secundario hoy, sí, pero que como digo estuvo a punto de ser el protagonista de una de las historias claves del rock. El destino, el grupo, el manager o el productor no quisieron que fuera así. Cuando ya había grabado una prueba con el grupo en EMI a las órdenes de George Martin y todo parecía ir sobre ruedas, Brian Epstein le reunió en su oficina. Le dio la noticia que el propio Epstein se veía incapaz de darle. Nervioso, como no se le solía ver al manager de The Beatles. Alterado. Y Pete Best, un tipo en calma en cualquier situación, algo se olía. Brian Epstein echaba a Pete Best de The Beatles. ¿Le echaba Brian realmente? No, lo hacía por orden directa del resto de miembros del grupo.

Aparece Pete Best en todas las entrevistas que concede como un tipo bonachón, tranquilo. Parece vivir en paz con su destino. Lo que pocos saben es que en su momento estuvo a punto de suicidarse, en aquellos sesenta de éxito mundial de The Beatles. Quizá se le vino todo encima. El grupo y Brian Epstein ni siquiera tuvieron la delicadeza de encajarle en otra de las muchas bandas de Liverpool que orbitaban a su alrededor. Porqué realmente le echaron del grupo aún se mantiene como una incógnita. Se tuvo que conformar con vivir el proceso a la fama y participar en la sesión inicial en EMI. Hay incluso una grabación de Love Me Do con él a la batería.

Pete Best Batería

Tras aquella jornada en EMI George Martin no tenía del todo claro que Pete Best fuese el batería que necesitasen The Beatles. Pero ojo, Martin asegura que esto solo era en relación a su trabajo en el estudio. Fuera de él podía ser un tipo perfectamente válido. Ahí John Lennon, Paul McCartney y George Harrison vieron la oportunidad perfecta para librarse de Best. Ya no estaban satisfechos con él, de hecho solo le contrataron ante la necesidad de tener batería para ir a tocar a Hamburgo. George Harrison admitió años después que él apretó para meter a Ringo Starr en el grupo.

La crueldad fue permitir que fuese Brian Epstein quien le diese la noticia. Ni Paul, ni John ni George se atrevieron a dar la cara. Cobardes. Pero luego la historia les dio la razón. Porque todos los testimonios de la época dicen dos cosas: que Pete Best era el más guapo de todos, y que no encajaba mucho con el resto de la banda. Taciturno, solitario y silencioso. Ni siquiera tenía un humor similar. Las malas lenguas dicen que fallaba en algunos conciertos. En las sesiones fotográficas devoraba la cámara, sí, pero se cansaba rápido e intentaba desaparecer de ellas.

Tampoco tomaba drogas. Parecía que así como el destino, Hamburgo, les unió, de nuevo el destino, Londres, debía separarles. Ringo Starr está convencido de que era mejor batería. Cronistas de la época afirman que Pete Best era limitado con el instrumento. Su versión de Love Me Do no es la mejor en cuanto a llevar el ritmo. Cuando Andy White grabó la batería de Love Me Do, Ringo creían que le harían lo mismo que a Best. Pero George Martin solo quería un bateria de sesión del que podía fiarse. Sabía que tenía algo interesante entre manos. Quien tocase la batería en los conciertos de The Beatles le daba igual. Podía haber sido Pete Best.