Tearing at the Seams es el segundo disco de Nathaniel Rateliff and The Night Sweats, un álbum que mantiene la línea y el buen trabajo del álbum de debut que lanzaron en 2015, de nombre homónimo. El grupo americano mantiene su exploración del soul y R’n’B de los años sesenta, pero también da pequeñas pinceladas de querer ir un poco más allá. También nos vuelven a dejar con la sensación de que su disco y su música son incluso más disfrutables en directo. Parecen compuestas para el escenario y la carretera.

No es para menos, al fin y al cabo podemos afirmar que la carretera es el estado natural de Nathaniel Rateliff and The Night Sweats. Ahí donde mejor se ve el estado y la calidad musical de la banda. Por suerte para ellos, en el estudio también pueden hacer de las suyas con libertad. Estar dentro de esa especie de revival del mítico sello Stax tiene sus ventajas. Nathaniel Rateliff mantiene que su único objetivo era hacer un disco del que pudiera sentirse satisfecho.

Cierto es que su debut no traía nada nuevo, pero resultaba fresco e interesante. Ayudó el hecho de tener un pelotazo como ‘S.O.B’, en el que Nathaniel Rateliff desgrana su adicción al alcohol y con el que alcanzaron la fama gracias a su actuación en el programa de Jimmy Fallon. Otros temas como ‘I Need Never Get Old’ daban al primer álbum de Nathaniel Rateliff and The Night Sweats un gancho con el que atraer a muy diversos tipos de público. Era un disco que no decaía en ningún momento, que mantenía el interés de principio a fin. Y eso, en los tiempos del single y de la escucha tipo ‘30 segundos y a por la siguiente‘, es de mérito.

En este Tearing at the Seams Nathaniel Rateliff and The Night Sweats vuelven a mirar al pasado, probando diferentes sonidos y acertando con todos. En el segundo tema, ‘A Little Honey’, se acercan a un sonido country, por momentos cercano a lo que Rateliff realizaba en solitario. En ‘Babe I Know’ nos recuerda, salvando las distancias, al gran Sam Cooke. Temas como ‘Coolin’ Out’ o ‘Say It Louder’ suenan brillantes, atractivos. Frescos.

Se permiten el lujo de colar a mitad de disco un tema de nombre ‘Intro’, mostrando la misma valentía que tiene el propio Rateliff al reflejarse en el mismo Cooke u Otis Redding, influencias notorias del sonido de Nathaniel Rateliff and The Night Sweats. También hay temas en los que salen un poco de ese sonido tan natural que les lleva a los 50 y 60, como el optimista single ‘You Worry Me’, donde se muestran mucho más ‘modernos‘.

Personalmente conocí a Nathaniel Rateliff y su obra cuando allá por 2015 -creo recordar- disfruté en Netflix del documental Austin to Boston, donde el artista se unía a otros como él que, sin éxito, trabajaban noche tras noche a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Hoy, tras darle un giro a su sonido y rebuscar entre las raíces más puras del sur de su país, el éxito le sonríe. Tearing at the Seams es una muesca más. Y yo que me alegro.