La historia del rock and roll nos deja numerosas bandas que merecieron más de lo que obtuvieron. Algunas mucho más de lo que recibieron. En este segundo grupo están sin ninguna duda Stealers Wheel, el grupo con el que Joe Egan y Gerry Rafferty construyeron bellas canciones e hicieron historia a su manera. Temas dulces, brillantes, geniales, folk, rock, pop, guitarras cañeras, acústicas, producciones cuidadas, sonido a la segunda mitad de los sesenta, a los setenta… todo eso y mucho más eran unos Stealers Wheel que en solo 3 discos hicieron mucho más que otros en carreras largas. Como quiera que nos gusta demostrar lo que pensamos y sentimos con hechos, aquí van las diez mejores canciones de Stealers Wheel. Una maravilla de lista, prometido.

Las mejores canciones de Stealers Wheel

Stuck in the Middle with you

¿Has llegado hasta aquí y no sabes quiénes son Stealers Wheel? Si le has dado play a esta primera canción ya has caído. Si, son los de la canción del baile y el corte de oreja de ‘Reservoir Dogs’, la ópera prima de Quentin Tarantino. La pongo ya y nos la quitamos de encima, porque esta canción es tan conocida que a veces hace de Stealers Wheel unos one hit wonders y mi labor aquí pasa por demostrarte lo contrario. ‘Stuck in the Middle with you’ es una canción sublime, con esas guitarras salerosas y las palmas, y por supuesto no podía faltar en una lista con las mejores canciones de Stealers Wheel, pero esto va de mirar más allá y descubrir todo el libro.

Late Again

Antes mencionaba a The Beatles y no debe haber temor alguno a la hora de comparar a Stealers Wheel con los Fab Four. Sus canciones son tan preciosistas como las de los de Liverpool y en este caso concreto, esta ‘Late Again’ que nos ocupa’ es una buena muestra de ello. Una producción exquisita y una canción magnífica, que crece con cada segundo que pasa, en la que se le canta a una relación rota, a un adiós anticipado, a una persona tóxica que sabe que lo es pero no lo puede contener. ¿Alcoholismo? Quizá. La melancolía de la canción llega al corazón y marca. Una de esas canciones que una vez te llegan, no se van nunca.

I Get By

Uno de los grandes puntos a favor de Stealers Wheel es la magia que producían las voces de Egan y Rafferty. Juntas eran pura ambrosía. Aquí tenemos a Joe Egan desplegando todo su poderío en una canción en la que muestra su despreocupado ser. El riff de guitarra es una maravilla y esta ‘I Get By’ nos muestra uno de los aspectos que más me gustan de Stealers Wheel una vez pasadas las primeras -y maravillosas- capas: su batería. Esta en el punto exacto, sin excederse en el lucimiento personal pero yendo un poco más allá. Nada de llevar el ritmo, protagonismo secundario a la vez que apoyo. Un instrumento más capaz de aportar mucho a las grandes canciones de Stealers Wheel.

Star

Esta ‘Star’ te la firma el mismo John Lennon. Pop en estado puro, belleza a la máxima expresión. Cómo empastan ambas voces es una perfecta muestra de lo que te decía en el anterior párrafo. Una canción corta, con armónicas, kazoos y demás instrumentos que son buena señal de cómo Stealers Wheel cuidaban la producción y el detalle de cada una de sus canciones. Una ácida crítica contra la industria de la música y el establishment de la misma, ‘Star’ no solo es una de las mejores canciones de los Stealer Wheel, también su mayor éxito tras ‘Stuck in the Middle with you’. Llegó al 25 de las listas británicas.

Spirit of 89′

Sencillas pero pegadizas, una voz genial con unos coros que la envuelven a la perfección. Y con eso ya tienes una canción que en manos de bandas más conocidas sería considerada un clásico de la música de los últimos 50 años. No es el caso. Escúchala y me cuentas. Si esto no es una joya, que me lo expliquen. En una escucha tienes el estribillo en la cabeza y en la segunda lo estás cantando, a la par que tarareas los coros que acompañan a la voz. Ya lo verás.

You Put Something Better Inside Of Me

Esta canción tiene en su vídeo más visto 102.500 visualizaciones en el momento en el que escribo esta línea. Y resulta que le das play y ver que en los diez primeros segundos de ‘You Put Something Better Inside Of Me’ hay una belleza y calidad irrebatibles. Esta canción cerraba el primer y más exitoso álbum de la banda, y no veo una mejor y más bella manera de cerrar un disco. Sutil, dulce, brillante. La escuchas y caes rendidos a sus pies… y voces. Magnífica. No sé ni qué decir, solo quiero alabarla y que me abrace.

Everyone’s Agreed That Everything Will Turn Out Fine

¿Te gusta ‘Stuck in the Middle With you’ y ese rollito? Pues ‘Everyone’s Agreed That Everything Will Turn Out Fine’ va en su línea. Sigue el rollito de la canción más exitosa de la banda, un ritmo pegadizo, una letra sencilla y juguetona, algo que evoca a la música celta, aunque en este caso con unas eléctricas más contundentes. Una de las canciones de Stealers Wheel que vuelven locos a los fans del grupo. Y un aire optimista y positivo que le sienta bien al conjunto. De nuevo buenas armonías vocales y a ganar el partido. O eso debería haber ocurrido. ¿Me lamento demasiado por su ausencia de éxito? ¡Es que soy fan!

Another Meaning

De nuevo aires folk para esta ‘Another Meaning’ que vuelve a vivir de las bellas armonías vocales y que bien podrían haber escrito Dylan o The Beatles para el White Album. Y creo que ese es el mejor resumen y el mejor homenaje posible para esta canción. En ella Gerry Rafferty y Joe Egan demuestran que eran capaces de componer bellas piezas maestras aún a pesar de llevarse regular. Siendo amables.

Next To Me

Esta ‘Next To Me’ me recuerda desde a Crosby, Still, Nash & Young hasta a, no sé por qué, The Mamas and The Papas. Pasando por muchos grupos sesenteros con aires folk y cierta querencia por lo psicodélico. Porque sí, en ese acompañamiento instrumental hay algo de psicodelia y lisergia, de droga, de viaje. Una canción que solo puede evocarte belleza, que es un viaje onírico en si misma.

Wheelin’

He tenido muchas dudas a la hora de cerrar esta lista con las mejores canciones de Stealers Wheel. Finalmente me he decidido por esta ‘Wheelin” porque tiene todo lo que he venido mencionando en las anteriores: belleza, evocaciones a The Beatles, dulzura, armonías vocales maravillosas… En definitiva, una buena muestra del buen sonido que eran capaces de construir Joe Egan y Gerry Rafferty. Una más, sí.