Resumir la carrera de David Bowie en 15 canciones ha sido una de las tareas más difíciles en las que podía haberme metido. ¿Cómo resumir en tan pocos temas una discografía no ya tan larga sino tan ecléctica? Una de las grandes bellezas de la música y canciones de David Bowie radica en la diferencia de géneros que encontramos tanto entre épocas diseccionadas por una cuestión meramente cronológica como de un disco para otro sin apenas solución de continuidad. Un genio sin duda, que cuando nos dejó tuvo a bien regalarnos una última obra maestra como es Blackstar. Vamos con las mejores canciones de David Bowie, esas canciones que tanto nos ha costado elegir pero que defenderemos con uñas y dientes.

Space Oddity

La primera gran canción de las muchas grandes canciones de David Bowie. Su primer disco, homónimo, había pasado sin pena ni gloria, sin canciones especialmente destacables, algo extraño en la carrera de Bowie. Lanza un segundo álbum de idéntico nombre, que tú dirás por qué y él te dice por qué no. Y ahí, abriendo el disco y como single de promoción aparece esta Space Oddity que después renombraría al ese segundo álbum de David Bowie. Una joya influenciada por ‘2001: Odisea en el espacio’ de Stanley Kubrick. En la canción nos unimos al ‘Mayor Tom’ y su puesta en órbita, agarrándose Bowie a la actualidad y el interés por la carrera espacial. Un viaje espectacular.

The Man Who Sold The World

Aquí me la juego, lo sé. David Bowie construye en The Man Who Sold The World una maravilla un tanto lúgubre, quizá, lisérgica e incluso onírica. Con una letra críptica, tanto la canción como el álbum homónimo pasaron un tanto desapercibidos en su momento, y sin embargo aquí vemos a un Bowie encontrando el tipo de canciones y música que quiere explorar a lo largo de los siguientes años. El repetitivo riff de guitarra de Mick Ronson y las crípticas letras del compositor ayudan a construir un tema que enamoró a muchos, como a Kurt Cobain. Bowie incluso canta desganado, parece, cansado ya de un trabajo en el estudio que quería dejar atrás durante un tiempo.

Changes

Este art-pop que es Changes resulta una de las mejores canciones que David Bowie pudo regalarnos. En ella Bowie nos habla sobre la necesidad de reinvención artística, de su alejamiento de las estrellas clásicas del rock y a esa casi auto obligación de evolución que pareció guiar su carrera. Es en estos momentos cuando Bowie se encuentra definitivamente y Changes y su disco ‘Hunky Dory’ es el punto de partida definitivo de todo ello, una especie de manual de instrucciones para seguir su trayectoria. El éxito de masas seguía esquivo, ya que en Estados Unidos ni piso el top 40 mientras que en su país, el Reino Unido, no entraría en listas. Ver para creer.

Sigue leyendo: un homenaje a David Bowie con quince versiones de otros artistas

Life on Mars?

Canción de vida extraña. Incluida en el ‘Hunky Dory’ que marca esa definitiva diección ecléctica para David Bowie, Life on Mars no fue lanzada como single. Curiosamente una canción muy en la tierra en lo que a letra se refiere, y a la vez parece escrita y compuesta para ser el himno de la más grande película de ciencia ficción jamás vista. Abstracta a pesar de ese inicio en el que solo aparece hablar de una chica, la canción nos lleva de nuevo de viaje espacial no tanto por su letra como por su música y, especialmente, una voz de Bowie que parece cantarnos desde la lejanía.

Starman

Llegaba el gran disco de David Bowie: ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spider from Mars’, lleno de grandes canciones como esta Starman que junto a otras cuatro o cinco del álbum acabarían entre los grandes éxitos de Bowie. En ella Ziggy Stardust nos trae un mensaje de esperanza y nos asegura que debemos fiarnos de un extraterrestre llamado ‘Starman’. La guitarra de Ronson y los arreglos de cuerda son una maravilla. Siendo esta sin duda una de sus mejores canciones, Bowie quizá no lo sabía pero acababa de convertirse en una estrella del rock y la música para siempre. Además volvería a las listas de éxitos al alcanzar el número diez en el Reino Unido.

Ziggy Stardust

Enorme glam rock el que nos suelta el amigo David Bowie en esta excelente canción que es Ziggy Stardust. Aunque su nueva persona ya había sido presentada a lo largo del disco, es en este punto donde explota definitivamente y abrazamos la idea de que Bowie ha dejado de existir. Os animo a seguir el sonido de la guitarra de Ronson por toda la canción, una delicia que mejora con cada escucha. Semejante temazo ni siquiera fue publicado como single allá en 1972. Las cosas de los artistas y las discográficas. De repente tenemos una estrella de rock que nos ha llegado desde el espacio exterior y nos parece fantástico. Pues vale, genial. Idea comprada.

Suffragette City

¿Sorprendido? No deberías. Si esto no es una de las mejores canciones de David Bowie tenemos un problema entonces. Un glam rock magnífico con toques hard rock e incluso punk, todo basado por la afiladísima guitarra de Mick Ronson –una vez más, sí-. Curiosamente le ofreció la canción a Mott the Hoople, bandaza británica de la que era ferviente admirador, pero la rechazaron para grabar otra de las más grandes canciones que nos ofreció Bowie: ‘All The Young Dudes’. Una canción rockera directa y sencilla en su más amplio espectro, pero de las que gana prestando atención a los detalles. Como el piano.

Sigue leyendo: los locos años de David Bowie en Berlín no solo fueron fiesta

Rock ‘N’ Roll Suicide

¿Te va quedando claro cuál es mi disco favorito de David Bowie? Cuarto tema de ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spider from Mars’ incluido en esta lista de David Bowie y sus mejores canciones. Final de disco y final de los conciertos de Bowie en la etapa Ziggy Stardust, canción en la que nos cuenta el final de un Ziggy decrépito, viejo, un rockero fuera de sentido y onda. De repente Bowie se toma un tranquilizante, baja revoluciones, endulza su voz y nos ofrece una balada que crece y crece hasta un climax apoteósico en su parte final. Preciosa y un punto final para el disco que solo se puede calificar como excelente o perfecto. Elige tú.

Rebel Rebel

Esa batería machacona me parece una auténtica joya, junto a esa guitarra repetitiva que sigue la misma intencionalidad y continuidad de la batería. Desde ahí crece una de las mejores canciones de David Bowie sin discusión, tanto que Amaral tuvo a bien plagiarla en su ‘Toda la noche en la calle’. Esta Rebel Rebel nos recuerda más al proto punk y el proto punk que vendría en poco tiempo que a ese glam rock que el propio Bowie había ayudado a su explosión. La canción tiene esa pretendida intención de ‘todo nos da igual’, un tanto nihilista, desde su letra a su curiosamente cuidada música. Además fue la última grabación de Bowie en los Trident Studios.

Young Americans

De repente a David Bowie le da por meterse en el soul y nos suelta en la cara esta excelente canción que es Young Americans. Obsesionado con el soul quiso construir una canción que fuese un homenaje y a la vez lo suficiente buena como para que destacase entre su repertorio. Habla de racismo y Rosa Parks, del macartismo, que tan presentes seguían en Estados Unidos, y realiza un su particular rendición a The Beatles al incluir la línea ‘I heard the news today oh boy’ de ‘A Day In The Life’ de un John Lennon que echaría una mano a Bowie en el disco homónimo –en ‘Fame’ y ‘Across the Universe’ , grabado durante el fin de semana perdido de John Lennon.

Fame

Como para no incluir Fame entre las mejores canciones de David Bowie. Escucha esa guitarra, siente esos aires funkis en tu pelo y ponte a bailar. Fame es una magnífica canción escrita por tres genios como David Bowie, John Lennon y Carlos Alomar. En ella Lennon y Bowie se quedan a gusto sobre los sinsabores de la fama, conocedores de que les da mucho pero también de los hartazgos que les supone en su día a día. Hay una sensación de energía rebosante a lo largo y ancho de la canción que la convierte en una pequeña joya, un tanto diferente del material al que nos tenía acostumbrados Bowie.

Sigue leyendo: el fin de semana perdido de John Lennon, cuando grabó Fame con David Bowie

Golden Years

Seguimos con el funk, tonteamos con la música disco, ponemos la magia de David Bowie y nos queda esta mágica Golden Years que si no te hace bailar yo no entiendo nada. Canción incluida en el disco ‘Station to Station’, curiosamente parece pertenecer al anterior ‘Young Americans’ más que a su propio álbum. Una rareza en sí misma. Hay una historia alrededor de ella que cuenta que Bowie la escribió para un tal Elvis Presley, pero que al final una posible colaboración del primero como compositor del rey no se dio… y se la quedó.

Heroes

Una canción maravillosa, quizá, seguramente, la mejor canción jamás compuesta por David Bowie. Una de las grandes obras del rock and roll. Épica hecha música, agradecida de ese muro de sonido que acompaña toda el tema. Su mejor obra creada y grabada en su etapa en Berlín, que dio para mucho en lo vital y en lo musical. Por supuesto no hizo número uno porque lo de entender a los genios los humanos comunes lo llevamos regular. Quizá de ahí esos maravillosos gritos de Bowie en el tramo final de Heroes, como si quisiera que le hiciéramos caso.

Ashes to Ashes

David Bowie abraza la new age en esta Ashes to Ashes, que le serviría como adiós. No se retiraba, pero con la llegada de 1980 quería darle un giro a su carrera y vida, y la mejor manera de hacerlo era vía música. Así que se inventa este tema en el que recoge de nuevo al ‘Major Tom’ pero en un tono mucho más oscuro, incluso llamándole yonqui. En Ashes to Ashes vemos a David Bowie diciéndole adiós a todo lo que había hecho hasta el momento, buscando un nuevo rumbo.

Let’s Dance

Si la canción va de bailar, Bowie te da un tema disco, funk, dance, y todo lo que tú quieras. Una delicia que rompe con todo lo que conocíamos del artista. Llegó al número uno y con Let’s Dance David Bowie consigue una de sus mejores canciones, sí, pero sobre todo llegar a una audiencia joven que no le había conocido a principios de los setenta. Mostraba de nuevo que su capacidad de reinvención no tendría fin, como nos mostraría con ese Blackstar definitivo con el que cerraría su carrera. Eterno.