Los cuatro grandes discos de The Rolling Stones conforman realmente una única unidad. Lo que en Revancha he venido a llamar la ‘Santísima Cuatrinidad’ de los Stones, esa racha de excelentes discos que van desde el ‘Beggars Banquet’ al ‘Exile on Main St.’ y que incluye ‘Let It Bleed’ y ‘Sticky Fingers’. Hay quien incluso añade ‘Goats Head Soup’ e ‘It’s Only Rock And Roll’, pero en mi caso me gusta celebrar y quedarme con esa racha que va desde 1968 a 1972 y que hicieron de The Rolling Stones ‘la banda de rock and roll más grande del mundo’. Un título seguramente merecido, tal y como siguen demostrando hoy día en la carretera.

Hasta ese 1968 The Rolling Stones habían mostrado tanto ser una banda fiable y segura en el blues rock, como de perderse cuando se pusieron psicodélicos. No era su lugar. En un panorama musical, el de finales de los 60, lleno de calidad y bandazas que son historia de la música, ellos entendieron que debían ser excelsos. Por eso tras la psicodelia, tras ‘Between the Buttons’ y la derrapada de ‘Their Satanic Majestic Request’, decidieron que era turno de volver a sus orígenes. La música de raíces les esperaba con los brazos abiertos, dispuesta a recibir a una banda que convertiría su música en un máster del género.

 

Los grandes discos de The Rolling Stones

 

‘Beggars Banquet’: el regreso y el inicio de todo

Su fracaso en la psicodelia parecía dejarles tocados, sin embargo ellos lo vieron como una oportunidad. El verano del amor de 1967 daba sus últimos coletazos, 1968 se convertiría en un año de revolución, rebelión y protesta. El flower power y su brillante música iba quedando atrás y nadie como The Rolling Stones supo ver esto en el futuro de sus discos y música. Se pusieron manos a la obra, dispuestos a enterrar sus recientes discos psicodélicos, donde no se encontraron nada cómodos. Podemos decir que siguieron la ola de la época pero esta les pasó por encima. El más incómodo era un Keith Richards que no ha negado que estaba harto de esas melodías y sonidos. El cuerpo le pedía mambo, le pedía hacer la música que amaba, esa que hacían sus reverenciados Chuck Berry o Muddy Waters.

The Rolling Stones Discos

Como decía el resultado fue volver a sus raíces y a la música de raíces, valga la redundancia. Echaron una mirada a los sonidos afroamericanos que les gustaban, al blues, al rock y al country y los atacaron con vehemencia. Todo esto en una época de cambios dentro de The Rolling Stones. Ya os hemos contado la muerte de Brian Jones en este blog, pero antes de eso la banda, su banda, decidió echarle de la misma viendo que el multiinstrumentista adolecía de la actitud necesaria para ser parte de ella. O bien pasaba la mayor parte del tiempo drogado o lamiéndose heridas emocionales. O ambas. Esto no casaba con el espíritu de los Stones, que veían como peligraba el proyecto que debía sacarles de la indiferencia en la que les había sumergido ‘Their Satanic Majestic Request’. Brian Jones acudía al estudio cuando quería, desaparecía durante días sin avisar, y cuando llegaba a trabajar aparecía con algún instrumento nuevo, sin querer hacer nada más. El productor, Jimmy Miller, le metía en una cabina insonorizada y le dejaba ahí entretenido.

Beggars Banquet’ sería el último disco con la formación original en vida ya que su continuación, ‘Let It Bleed’, sería publicado tras la muerte de Jones. Antes del lanzamiento del banquete de los mendigos la banda ya había avisado con la publicación de un single que es pura historia del rock: ‘Jumpin’ Jack Flash’, un tema enérgico que cortaba de un plumazo con la psicodelia previa. En el álbum encontraríamos temazos clásicos de la banda como ‘Sympathy for the Devil’, ‘Street Fighting Man’ o ‘No Expectations’. Canciones icónicas con letras icónicas, hijas de tiempos convulsos. Ahí está el caso de ‘Street Fighting Man’, que versa sobre las protestas de 1968 y el escritor, director y activista Tariq Ali. Canciones polémicas que reforzaron el aura de grupo peligroso que ya tenía The Rolling Stones.

'Beggars Banquet' en datos
  • Fue lanzado el 6 de diciembre de 1968.
  • Grabado del 17 de marzo al 25 de julio del mismo año.
  • Llegó al número 3 de las listas británicas y al número 5 del Billboard estadounidense.
  • Disco de oro en el Reino Unido
  • Disco de platino en Estados Unidos al vender más de un 1 millón de copias.as.

‘Let It Bleed’: más pólvora y fuego para el rock and roll

The Rolling Stones llegaron a ‘Let It Bleed’ sabiendo que su propuesta de volver a las raíces del rock gustaba y tenía éxito, por lo que decidieron seguir apostando por este estilo en sus discos. Con acierto. En ‘Let It Bleed’ escuchamos sonidos muy variados y que volverían a repetirse hasta el ‘Exile on Main St.’ como el gospel, el blues de chicago o diferentes ramas del country, country blues y country rock. Para los críticos es uno de los discos que dio comienzo al hard rock. Una ventaja que les dio la psicodelia fue el hecho de abrirse a la experimentación, que ayudó a que The Rolling Stones buscasen en sus discos nuevos arreglos, diferentes, cosas que iban más allá de lo habitual. Contaban a su lado con un hombre que apostaba al cien por cien por esas mismas ideas que mostran Mick, Keith y compañía: su productor Jimmy Miller.

Let It Bleed

Brian Jones sería despedido a mitad de grabación, con sus compañeros definitivamente hartos de su actitud, para morir apenas un mes después. Le dio tiempo a participar en dos canciones: poniendo la citara en ‘You Got The Silver’, la primera muesca de Keith Richards en la voz principal; y la percusión en ‘Midnight Rambler’, un tema del que el propio Richards diría que era la quintaesencia del sonido Stone. Su sustituto fue Mick Taylor aunque apenas pondría su guitarra a disposición de ‘Let It Bleed’. Lo haría en ‘Country Honk’ y ‘Live With Me’.

Este ‘Let It Bleed’ lanzado en 1969 por The Rolling Stones’ fue hijo de tiempos convulsos, de una época de inquietud en todos los aspectos: culturales, sociales y políticos. Eso se nota en su música, con sonidos sucios, tensos y sexys, así como en unas letras en las que Mick Jagger canta el adiós a la era del amor, la bienvenida de la sordidez. ¿Quieres canciones? Las tienes apuñados: ‘Gimme Shelter’, ‘You Can’t Always Get What You Want’ -en la que no toca Charlie Watts por no ser capaz de darle a la canción lo que necesitaba-, ‘Let It Bleed’ o las ya mencionadas. Nivel.

'Let It Bleed' en datos
  • Fue lanzado el 5 de diciembre de 1969.
  • Grabado de noviembre de 1968 a noviembre de 1969.
  • Llegó al número 1 de las listas británicas y al número 3 del Billboard estadounidense.
  • Disco de platino en el Reino Unido al vender más de 300.000 copias.
  • Dos veces disco de platino en Estados Unidos al vender más de 2 millones de copias.as.as

‘Sticky Fingers’: mucho más que una portada polémica

En ‘Sticky Fingers’ The Rolling Stones pudieron al fin publicar sus discos como querían en lo que a diseños y arte se refiere. Musicalmente ya venían haciéndolo. Habían terminado su relación con Decca, a quienes les dieron ‘Cocksucker Blues’ como último single tras pedirlo la discográfica. Eran libres y tenían su propia discográfica. No lo publicaron, lógicamente. Con un par de acuerdos de distribución los Stones sentían que todo saldría a pedir de Milhouse. Esto les llevó a publicar un disco con la icónica portada de la cremallera del pantalón, toda una rebelión en su momento. Hubo quienes pusieron el grito en el cielo. Aunque tuvieron que corregirla con el tiempo porque la cremallera destrozaba el vinilo, con las correspondientes y normales quejas de los consumidores. Pero ojo, porque ‘Sticky Fingers’ es muchísimo más que una portada molona -y polémica, sí-. Tiene canciones y música para volver loco a cualquiera. A nosotros ya lo hace.

The Rolling Stones discos

Además ‘Sticky Fingers’ sería el primer disco en el que aparecería la lengua de The Rolling Stones, el mejor y más reconocible logo de la historia del rock and roll. Así que tenemos el primer disco que publican con su arte tal y como desean, el primero bajo su propia discográfica y el primero en el que aparece la lengua. ¿Algo más? Sí. ‘Sticky Fingers’ es también el primer disco de The Rolling Stones en llegar al número uno tanto en Estados Unidos como el Reino Unido.

La fórmula musical seguía lo visto en los anteriores discos de los Rolling Stones. Una ligera diferencia se nota en que aquí hay menos arreglos e instrumentización, en ‘Sticky Fingers’ los Stones apostaron todo a los instrumentos clásicos de una banda de rock and roll: guitarras, bajo y batería. Hay más cositas, sí, pero resultan menores. El saxo de Bobby Keys, una trompeta, algunos arreglos de cuerdas y piano y órgano. Hasta ahí. El sonido insistía en ser crudo, directo, rockero y valiente. Canciones como ‘Brown Sugar’, ‘Wild Horses’ o ‘Can’t Your Hear Me Knocking’ pasaron a la historia del grupo y de la música.

'Sticky Fingers' en datos
  • Fue lanzado el 23 de abril de 1971.
  • Grabado en diferentes sesiones: en marzo y diciembre del 69, y también de febrero a octubre del 70.
  • Por primera vez un disco de los Stones llegaba al número 1 de las listas británicas y al número 1 del Billboard estadounidense.
  • Disco de platino en el Reino Unido al vender más de 300.000 copias.
  • Tres veces disco de platino en Estados Unidos al vender más de 3 millones de copias.as.as

‘Exile On Main St.’: el broche perfecto a la ‘Santísima Cuatrinidad’ de discos de The Rolling Stones

Yo no puedo poner una coma, un defecto, nada negativo a ‘Exile On Main St.’. Es no solo mi álbum favorito de los Stones sino, quizá, mi disco favorito de todos los tiempos. Seguro que de un top 3 no saldría jamás, donde muy posiblemente pelearía el primer lugar con el ‘Wildflowers’ de Tom Petty. Las ventajas de tener un lugar como Revancha donde puedo expresarme con libertad y dar claramente mis gustos tienen momentos álgidos como este. Este disco me gusta tanto que le hice un podcast de ‘Revolución Sonora’, que puedes escuchar aquí. El podcast cuenta todas las interioridades del disco, análisis de sus canciones, historia de la grabación… una maravilla de episodio y de álbum. No tengo abuela, parece. Contado esto y llegados a este punto, estas líneas bien podrían resultar algo redundantes si ya has escuchado ese podcast, así que intentaré hacer algo diferente.

Exile On Main Street Rolling Stones

Por ejemplo hablándote de la sexta pata del banco de The Rolling Stones en estos cuatro discos. Y es que en este periodo que va de 1968 a 1972 la banda contó con una pieza más en el estudio: el productor Jimmy Miller. Su presencia llegaría hasta ‘Goats Head Soup’ y resultaría clave para dar ese aire de estandarización de lo que hoy conocemos como el sonido ‘Rolling Stones’. Ese que se formó aquí, en estos años, y que es la estructura básica de la banda. Mismo productor, mismas ideas, mismos buenos músicos, mismas buenas canciones. Todo ello es igual a éxito.

‘Exile On Main St.’ fue grabado en 1971, en una villa francesa que alquiló Keith Richards durante el exilio francés de The Rolling Stones. El motivo eran los impuestos y sus problemas económicos, de todo eso te hablo aquí. La grabación del, para mí, gran disco de los Stones se hizo entre cantidades ingentes de droga, especialmente heroína, camellos de poca monta, mafiosos y amigos de fiesta. Porque eso fue ‘Exile On Main St.’, una continua fiesta que puedes escuchar en clave Stone. Aquí esa música de raíces toca su máxima expresión, convirtiéndose en una joya atemporal. Volvemos a escuchar esos sonidos country, gospel, rockabilly o boogie rock.

Durante cuatro discos no abandonan esas señas de identidad y el público respondió con creces. Curiosamente este ‘Exile On Main St.’ recibió una respuesta pobre de los críticos pero, claro, no está hecha la miel para la boca del asno. Un total de 18 canciones, cuatro caras de álbum doble, conforman una joya musical sin parangón. ‘All Down The Line’, ‘Happy’, ‘Sweet Virginia’, ‘Shine A Line’, ‘Let It Loose’… ya paro, ya paro.

'Exile On Main St.' en datos
  • Fue lanzado el 12 de mayo de 1972.
  • Grabado en diferentes sesiones: junio de 1971 a marzo de 1972.
  • Repetía los números de ‘Sticky Fingers’ y llegaba al número 1 de las listas británicas y al número 1 del Billboard estadounidense.
  • Disco de platino en el Reino Unido al vender más de 300.000 copias.
  • Disco de platino en Estados Unidos al vender más de 1 millón de copias.as.as