Pudieron ser la mejor banda de rock del mundo. Quizá lo fueron durante un breve, brevísimo, periodo de tiempo. The Beatles ya se habían descompuesto y tocaba nombrar a un nuevo rey. La revista Melody Maker les situó en el trono, diciendo que eran la más grande banda de rock del momento. Y ellos, en apenas un par de años siguieron el mismo camino que el grupo de Liverpool. En la cima de la montaña, cuando la fama se encontraba en su punto más álgido, Creedence Clearwater Revival firmaron su propia esquela.

Aquellos eran unos años, finales de los sesenta, donde los sonidos del rock parecían ‘hacerse más’, más duros, más potentes, más enrevesados, más psicodélicos. En ese paisaje apareció Creedence Clearwater Revival con un sonido más… sencillo. Cuatro tipos que decidieron abrazar sonidos como el rythm & blues, el rockabilly, lo que hacían los pioneros del rock. Es cierto que era fácil que en un escenario alargasen una canción con una sección instrumental que más bien parecía una jam session, un concierto dentro del concierto. Pero sus canciones eran puros hits que desde el oído llegaban al cerebro para quedarse.

Y así, a base de hits, de canciones llenas de vitalidad con ritmos aparentemente sencillos y que animaban a moverse, Creedence Clearwater Revival se metió entre los grandes. También gracias a un 1969 mágico, cuando publicaron hasta tres discos, todos ellos éxitos de ventas y crítica, que les hizo estrellas. La sucesión de nuevos discos iba unida a giras en Estados Unidos, Europa, y donde les llamasen. Sus conciertos eran una auténtica oda al rock and roll. Sonaban casi más sureños que nadie, ellos, que no habían salido de California hasta que la música les movió por el mundo.

Por que rompio la Creedence Clearwater Revival

Por tanto, ¿por qué rompió la Creedence Clearwater Revival tras solo seis años de carrera como grupo? Seguramente no hay una única respuesta, pero la Creedence parecía, era, un grupo cargado de tensiones. No es un trabajo sencillo lanzar siete discos en apenas cinco años. Discos a los que además les siguen las giras. Conciertos por todo el país con unas comunicaciones que en aquellos finales sesenta y principios de los setenta no eran nada cómodas y sencillas. Ahí está el ejemplo de Beatles for Sale, ese álbum de los de Liverpool de 1964 en los que se les ve cansados en la portada. Y el nombre es una declaración de intenciones.

Volviendo a la Creendence Clearwater Revival. A las propias tensiones surgidas por el alto volumen de trabajo que ellos mismos se generaban, está el hecho de que por simples que puedan parecer sus canciones, la creatividad no nace de los árboles. Quizá por ello John Fogerty decidió autoerigirse como una especie de dictador ante sus tres compañeros de grupo, quienes querían una vida más democrática. Deseaban tomar parte en las decisiones del negocio, querían poder meter mano en la parte creativa.

Sin embargo John Fogerty decidió unilateralmente que él debía ser quien llevase las riendas de la banda. Y lo hizo sin miramientos. Les sentó y se lo explicó a los demás miembros del grupo: sus compañeros de colegio Doug Clifford y Stu Cook, y su hermano Tom Fogerty. Creía que las mejores ideas y canciones eran suyas y, por tanto, debió pensar que también acertaría en lo que al negocio se refiere. El resto no estaba de acuerdo, pero el éxito comenzaba a sonreírles gracias a canciones iniciales como ‘Suzie Q’, y sus dos primeros grandes éxitos originales: ‘Proud Mary’ y ‘Bad Moon Rising’. Esto ayudó a aliviar tensiones.

Creedence Clearwater Revival

Nunca lograron un número uno en Estados Unidos. Sí en muchos otros países. La tiranía de John Fogerty terminó por cansar al resto de miembros de la Creedence Clearwater Revival. Empezando por su hermano Tom, que en 1971 decidió que estaba hartó y lo dejó. Venían, además, de una mala relación entre ambos. El grupo siguió como trío, John tiró de manga ancha y un disco coral como Mardi Grass fue un fracaso. En sus últimos meses los miembros del grupo ni siquiera se hablaban.

Salir al escenario, dar un concierto de enorme calidad, bajar, irse al autobús, no mirarse a la cara. Ni fueron los primeros ni la única banda que vivió algo así. ¿Por qué rompió la Creedence Clearwater Revival? Una pregunta de difícil respuesta, pero cuando la relación está rota, poco puede hacerse. Habían firmado uno de los peores contratos discográficos de la historia. Egos, luchas internas, ganas de explotar la propia creatividad, malas decisiones… La vida en un grupo no es sencilla y la historia de la Creedence lo demuestra.

Fueron la mejor banda de rock del mundo durante un breve periodo de tiempo. Pocos grupos pueden decir eso. Y aunque dejaron de existir como grupo en 1972, la influencia de la Creedence Clearwater Revival se extiende hasta nuestro días. Willy and The Poorboys are playin’, bring a nickel, tap your feet…