Si The Rolling Stones son considerados ‘la banda más grande del rock and roll’ no es por otra cosa que sus canciones. Mick Jagger y Keith Richards llevan construyendo temas atemporales desde mediados de los 60. Más de cincuenta años, sí. A diferencia de otras bandas que van y vienen, que se rompen para nunca más regresar, ellos han conseguido mantenerse fiel a su marca y unión. Cierto que en los años 80 pasaron por momentos críticos, pero los superaron para demostrar una vez más que son los más grandes. Aquí están las mejores canciones de The Rolling Stones. Bueno, no todas, pero no quería estar escribiendo hasta que mis hijos nonatos vayan a la universidad. Hay 20 canciones de los Stones y faltan, mínimo, otras 20. Realmente más. Así que perdona esa boutade de llamarlas ‘las mejores canciones de los Rolling Stones’.

Las mejores canciones de The Rolling Stones

(I Can’t Get No) Satisfaction

El primer gran pelotazo de The Rolling Stones en lo que a canciones propias se refiere. Una noche Keith Richards se despertó con un riff en la cabeza, lo apuntó y al día siguiente miró que era. Resultó ser esta magnífica ‘Satisfaction’ que es un disparo directo a tu cabeza. Una canción sencilla a más no poder, pero en la que todo encaja a la perfección. Y sin duda uno de esos temas pegadizos desde el minuto uno. Por supuesto fue número uno en todos lados. Excelente.

Under My Thumb

Una de las favoritas para muchos, aunque ‘Under My Thumb’ ha generado mucha polémica desde su lanzamiento dentro de ‘Aftermath’ –nunca fue lanzada como single, algo curioso viendo su calidad-. El tema habla de una dominación masculina sobre una mujer que antes le dominaba a él y esto no gustó al movimiento feminista en los 60, ni lo ha hecho desde entonces. Aunque Jagger y muchos críticos defienden la letra del tema diciendo que no es más que una caricatura. Polémicas al margen, la clave del éxito de ‘Under My Thumb’ es sin duda el trabajo de Brian Jones sobre la marimba.

Mother’s Little Helper

Otra canción de ‘Aftermath’, aunque esta sí fue lanzada como single, alcanzando el número 8 de las listas. Puede que tú saques esta canción de tu lista de mejores canciones de The Rolling Stones, sin embargo a mí me resulta maravillosa. Esto es especialmente debido al slide sobre las doce cuerdas de Brian Jones. También por la ironía que lanza Mick Jagger en su letra. Y es que en un momento en el que la opinión pública comenzaba a cargar contra la juventud por el uso de drogas, aquí Mick decide cargar contra todos por la hipocresía que mostraban cuando las amas de casa y hombres hinchaban su cerebro con diazepam y otros medicamentos legales, que les ayudaban a sobrevivir un día más.

Paint It, Black

Otro número uno de la banda, en este caso el primer número uno de las listas británicas y estadounidenses en contar con un sitar en sus instrumentos. Lanzada en mayo de 1966, en pleno cambio de era musical y experimentación, los Rolling Stones contaban para sus canciones con el arma secreta e infalible –hasta que falló– de Brian Jones. Multiinstrumentista natural, aquí se nota su influencia. Y todo eso con Jagger cantando una intimista canción sobre la desolación y depresión, utilizando los colores.

Let’s Spend The Night Together

Vale, aquí tenía mis dudas a la hora de confeccionar mi lista sobre las mejores canciones de The Rolling Stones. ‘Let’s Spend The Night Together’ es un temazo de cabo a rabo, pero se me antoja a un nivel similar al de otras de los Stones y no sabía qué hacer. Finalmente, dentro. ¿Por qué? La línea de bajo es una maravilla real, cautivadora, potente y profunda. Además el hecho de formar parte de un fantástico single de doble cara A con ‘Ruby Tuesday’ ayuda. La letra tiene demasiadas connotaciones sexuales y por eso el tema no fue muy reproducido en los Estados Unidos durante los 60.

Ruby Tuesday

Cuarto número uno de la banda en Estados Unidos, siendo ‘solo’ tres en el Reino Unido. Aunque la autoría es, como siempre, ‘Jagger/Richards’, la realidad nos dice que aquí Mick compuso poco. Y no lo ha negado. Aún así dice que es una canción que le encanta interpretar y no me extraña. Una melodía maravillosa y una letra realmente preciosa son el resultado de una genial canción.

She’s A Rainbow

La época más psicodélica y experimental de los Rolling Stones alcanzaba su cénit y final con las canciones de ‘Their Majestic Satanic Request’. Un disco en la onda de aquellos años, que a diferencia de otras bandas que juguetearon con la psicodelia con éxito –como The Beatles-, en el caso de los Stones no funcionó. Una canción especialmente bonita, quizá la más bonita de la banda. No la mejor, pero sí un tema de armonías, sonidos y melodías preciosas, inesperado en ellos.

Jumpin’ Jack Flash

La época psicodélica de los Stones duró poco. No les gustaba el rollo, no se sentían cómodos y no les funcionaba. Así que tras el fracaso previo terminaron de golpe y porrazo con esa etapa. ¿Cómo? Con el trallazo rockero y bluesero que es ‘Jumpin’ Jack Flash’. Una de sus canciones más populares, es directa, dura y contundente. Como un buen tema hardrockero. En este territorio los Rolling Stones sí sabían lo que se hacían y, por tanto, la vuelta a sus raíces fue rápida, sencilla y exitosa.

Street Fighting Man

‘Street Fighting Man’ no es solo una de las mejores canciones de The Rolling Stones sino también una de sus canciones más políticas. El verano del 68 había terminado y empezaban los tiempos de cambio y revolución, con ese mayo del 68 francés por ejemplo. Las visiones de las manifestaciones y luchas marcaron a Mick Jagger que le dedicó una canción, fijándose en especial en el activista Tariq Ali. El tema sigue la sintonía marcada por ‘Jumpin’ Jack Flash’: contundente, directa, potente.

Sympathy For The Devil

Algunos consideran esta ‘Sympathy For The Devil’ como la obra cumbre de los Rolling Stones. Si estás entre estas personas, déjanos un comentario. Quiero saber. Esta canción no ayudó a que los Stones mejorasen esa imagen de chicos malos. Al contrario. Pero quedémonos con la canción y dejemos a las mentes mojigatas al margen. Simpatía por el diablo es fantástica, desde esos ritmos latinos que tan bien le sientan como los coros, las guitarras y, por supuesto, la genial interpretación de Mick Jagger. Rabia al cuadrado.

You Can’t Always Get What You Want

Otra de esas canciones que exceden a cualquier banda. Esta, como alguna más de la lista de mejores canciones de The Rolling Stones, bien le valdría un lugar en el Olimpo del rock al grupo. El optimismo inicial de cada estrofa, así como el resultante pesimismo es una buena del espíritu con el que se cerraban los sesenta. Jagger le canta al amor, a las drogas y a la política con una actitud que deviene en pesadumbre y decepción, en una canción que resulta brillante desde el coro inicial hasta su último acorde.

Honky Tonk Woman

Una canción de curiosa historia. Primero por tener su inspiración inicial en un viaje vacacional que realizaron a Brasil Mick Jagger y Keith Richards. Segundo por ser la última participación de Brian Jones en estudio con The Rolling Stones. Y tercero por ser una canción con dos versiones diferentes y diferenciadas. Si ‘Honky Tonk Woman’ fue lanzada como single, alcanzando un nuevo número uno en Estados Unidos y el Reino Unido, en el disco ‘Let It Bleed’ puede escucharse ‘Country Honk’.

Gimme Shelter

Esta no puede fallar en cualquier top 5 de mejores canciones de The Rolling Stones. Así de simple. Luego tú añades las que quieras, pero ‘Gimme Shelter’ es infalible. Un tema perfecto, crudo y delicado a la vez, Keith Richards lanza un homenaje a las seis cuerdas de principio a fin. Sus letras hacen justicia a una canción que desprende rabia por los cuatro costados. Pegadiza, bailable, lo tiene todo. No fue lanzada como single, ¿tú te crees?

Brown Sugar

Nos adentramos en los setenta, una década en la que los Stones hicieron mucho y bueno. Sí, todo lo visto hasta ahora es solo de los sesenta. Single promocional de ‘Sticky Fingers’, sus aires boogies no eran nuevos en el grupo, pero anticipaban lo que estaría por llegar en ‘Exile On Main St.’, el disco que cerraba la ‘Santísima Cuatrinidad’ de los Rolling Stones. ‘Brown Sugar’ es la inmediatez hecha canción. ¿Su letra? Drogas y mujeres. Rock and Roll. Esclavitud. Sexo. Mick Jagger soltó todo lo que tenía dentro y no se cortó un pelo.

Wild Horses

Un country rock que muestra a la perfección la capacidad de los Stones de hacer diferentes géneros, mezclarlos y salir de todo con éxito. En ‘Wild Horses’ Jagger canta a no querer salir de gira, a no querer alejarse de la persona con la que quiere estar. Sutil, dulce, demostrando que también sabían ponerse tiernos. No todo era rabia y rock and roll crudo. Recomendable escucharla con auriculares, aislado del mundo, y fijarse en cada sutil arreglo, en las guitarras bailando una sobre la otra.

Tumbling Dice

Si leíste esto, o escuchaste esto, sabrás que mi disco favorito de The Rolling Stones es el ‘Exile On Main St.’. Quizá mi disco favorito, a secas. Me parece perfecto. Por eso me extraña al ver que de dicho álbum solo metía esta ‘Tumbling Dice’ entre las mejores canciones de los Rolling Stones. El disco cuenta con más brillantes canciones, y el cómputo global es, para mí, superior a cualquier otra cosa que hicieran los Stones, pero parece que iba escaso de grandes hits. Claro que esto se cae solo al pensar en ‘Happy’, ‘Sweet Virginia’, ‘Shine A Light’, ‘Rocks Off’, etc…

Angie

La canción de la polémica. ¿Sobre quién trata? Se dijo que esa ‘Angie’ era Angela, la mujer de David Bowie. Pero también que versaba sobre Dandelion Angela, hija de Keith, o la actriz Angie Dickinson. Keith Richards dijo en su biografía que no iba sobre nadie en particular y que la elección del nombre fue casual. La sutileza de la voz de Jagger, que en ocasiones solo susurra, en la canción envuelve un tema que vive de la maravillosa conjunción entre guitarra y piano.

It’s Only Rock And Roll (But I Like It)

Volvemos al boogie rock, volvemos a la alegría, la fiesta y la chanza. ‘It’s Only Rock And Roll (But I Like It)’ es pura festividad. Y solo por el título bien merece ser celebrada porque, al fin y al cabo, todo esto es solo rock and roll pero nos encanta. No podemos vivir sin él. Los Stones supieron poner ese sentimiento en letra y música. Y ojo, que la canción versa sobre algo diferente, pero qué más da. Para nosotros es rock and roll. Punto. Aunque no fue un éxito en las listas –no llegó al diez- la canción es un clásico de la banda.

Beast Of Burden

Incluida dentro del exitoso y fantástico ‘Some Girls’, disco lanzado por el grupo en 1978, ‘Beat of Burden’ es el contrapunto perfecto a un disco rápido y veloz. Sus aires calmados son la enésima muestra de lo bien que The Rolling Stones se movían en los medios tiempos y las baladas, por eso esta es una de sus mejores canciones sin dudarlo. Los aires soul le sientan genial aquí a los Stones y a un Mick Jagger que hace una muy buena rendición al tema.

Start Me Up

Porque no todo van a ser años sesenta y setenta, ‘Start Me Up’ es la mejor muestra de que los Rolling Stones no han parado de lanzar grandes canciones. Dentro ya de los años ochenta, con todo el punk, el disco, el post punk, etc, etc, etc, aún presentes, vivos y coleados, The Rolling Stones pasaron de todo eso y decidieron retomar sus raíces con este buen tema hardrockero. Uno de esos que te anima a levantar el culo y bailar, estés donde estés.