En la carrera de Guns N’ Roses como banda las baladas han jugado un papel crucial. No en vano su canción más reconocida mundialmente y la que les dio ese estrellato por todo el globo es una balada: Sweet Child O’Mine. Aunque la seña de identidad de su sonido pasar por ese blues acelerado y pesado que va más allá de otros grandes como AC/DC, es innegable la influencia de sus baladas en el gran público. Por tanto nos hemos propuesto encontrar las mejores baladas de Guns N’ Roses.

Ocho magníficas canciones que entran sin duda entre los grandes éxitos de Guns N’ Roses. Pueden parecerte pocas, pero lo de Guns N’ Roses y la extensión de sus baladas da para tesis. Ocho, nueve minutos, casi como base. No nos quejamos, nos gustan ese tipo de canciones y más si vienen de una bandaza tan grande, buena e histórica como esta.

Las mejores baladas de Guns N’ Roses

Patience

Arrancamos este repaso a las mejores baladas de Guns N’ Roses con uno de sus grandes clásicos. Patience es una canción que supera todas nuestras expectativas. Partiendo de tres guitarras acústicas y una inconmensurable interpretación de Axl Rose, crece y va poco a poco a más contándonos una historia, en la que el cantante nos habla de los problemas que rodeaban su relación con Erin Everly, quien terminaría siendo su mujer durante todo un mes. Acabarían reconciliándose. Claro que otra teoría nos dice que realmente Patience fue escrita por Izzy Stradlin sobre una ex. El caso, en definitiva, es que en Patience Guns N’ Roses nos regalan una de esas baladas que dejan poso y llegan dentro. Ay, el silbidito. Y un videoclip con Slash con seis mujeres en un hotel… luego verás por qué.

Don’t Cry

En Don’t Cry de Guns N’ Roses encontramos una de esas baladas que crecen mucho, muchísimo, en su viaje de apenas unos minutos. Partimos de una dulce nana en la que Axl Rose canta al amor que se va, siendo irónicamente él al que en realidad dejaban atrás. Para más inri una ex de su compañero Izzy Stradlin -con mensaje incluido para su entonces ya ex compañero-. Fue escrita por ambos antes del éxito y del lanzamiento de ‘Appetite for Destruction’. El caso es que Don’t Cry nos va meciendo en nuestro dolor y soledad, durante dos minutos y medio, para después desatarse como una magnífica balada hard rockera. Si me permites un apunte, el eco final de la voz de Axl me sobra. Pero aún así la canción es magnífica.

Escucha en Revolución Sonora nuestro podcast sobre ‘Appetite for Destruction

Since I Don’t Have You

Guns N’ Roses eran capaces de hacer maravillas al mando de una versión. Ahí están los ejemplos de ‘Live and Let Die’ de Wings, o del ‘Knockin’ On Heaven’s Door’ de Bob Dylan. Con Since I Don’t Have You se superan al realizar una maravillosa balada hard rockera de un doo-wop de finales de los 50 grabado por The Skyliners. Escuchas la original y ves que los chicos de Los Angeles se han limitado a llevar a su terreno una bella tonada. La cuestión es de qué manera consiguen hacerlo, convirtiendo una canción que cambia poco, a priori, en algo completamente diferente y aparentemente original. Una joya, como su videoclip, en el que vemos todos los miembros del grupo con una mujer… excepto a Slash, que tiene a su guitarra. Ahora vuelve a ‘Patience’. ¿Ves cómo llegábamos a esto? ¿Fue casual?

November Rain

November Rain no solo es una de las grandes baladas de Guns N’ Roses sino que también es una de las más grandes baladas del rock. Y la tercera canción más larga de la discografía de Guns N’ Roses. El amor no correspondido en una de sus mejores versiones rockeras. Toda la canción es una bella metáfora sobre lo duro que resulta tener que sobrevivir a un amor no correspondido. En el videoclip, uno de los más caros de la historia –casi 3 millones de dólares hoy- vemos primero a Axl Rose casarse con su novia de entonces (Stephanie Seymour) y después en el funeral de ella. Entre medias uno de los momentos más míticos de los videoclips del rock –y de la música, diría-, con Slash tocando fuera de la iglesia –llevada allí ex profeso para el video-, solo, en la nada. Dicho esto, añadir que en ese solo de Slash hay más calidad y nivel que en carreras musicales enteras.

Used To Love Her

Una canción que nos gusta. Mucho. Una canción diferente a lo que veníamos encontrando en el catálogo de baladas de Guns N’ Roses. La banda se va al country, se vuelve muy acústica, para hablarnos de una mujer a la que amaban pero terminaron enterrando en el jardín trasero. Siempre han mantenido que no es una canción literal y solo es una broma. Esto podéis escucharlo por ejemplo en el disco en directo de la banda ‘Live Era’. Misógina hasta el extremo si nos quedamos con la letra literal, sin duda, pero pensemos, como dice Slash, que la canción sobre una perra que tuvo Axl Rose. Las afiladas guitarras y la interpretación del cantante lo hacen todo para esta Used To Love Her.

Civil War

Canción protesta de Guns N’ Roses en forma de magnífica balada. Aquí el grupo nos da un tema más pesado de lo que en apariencia parece. En ella Axl Rose, Slash, Duff y compañía retratan un sentimiento más común de lo que gobiernos y medios de comunicación intentan mostrarnos: que toda guerra es una guerra civil y que solo sirven para enriquecer aún más a los ricos y empobrecer más a los pobres. La historia de la humanidad. La letra no tiene desperdicio ni da puntada sin hilo. Ahí radica su mayor fuerza aunque, instrumental y vocalmente, es otra joya dentro del catálogo de canciones de Guns N’ Roses.

Sigue leyendo: ¿por qué rompieron Guns N’ Roses?

Estranged

Esta Estranged es la canción con el videoclip más caro de la carrera de Guns N’ Roses. Pero eso da igual. Lo relevante es un tema desgarrador, profundo, con una carga emocional intensa. Uno que vive, danza y se mueve durante casi diez minutos sin pisar algo que se parezca remotamente a un estribillo. Adiós a las pautas clásicas y casi obligatorias del pop y del rock. Y la canción funciona como un tiro. No decae, mantiene su intensidad, su presencia, reforzada por una sección instrumental que llena cada hueco que encuentra, con un Axl Rose desatado. Maravillosa, magnífica balada esta Estranged.

Sweet Child O’Mine

Llegamos a la joya de la corona… al menos en lo que a aceptación del público se refiere. La única canción de Guns N’ Roses que llegó el número uno de las listas de Estados Unidos y sin duda la balada que les marcó el camino. El videoclip con el eterno baile de serpiente de Axl Rose es un momento icónico de los 80 y del rock en general. La letra una bella canción de amor, basada en cómo no Erin Everly. La guitarra… una broma de Slash que acabó convertida en una de las más grandes baladas de Guns N’ Roses y del rock. Qué decir del solo de Slash que es por méritos propios uno de los más recordados de la historia.