La segunda temporada de The Umbrella Academy llegaba a Netflix a mediados de 2020, tras el buen predicamento que dejó su estreno un año antes. Esta crítica puede resumirse de una manera rápida y sencilla: si te gustó la primera, te gustará esta segunda parte. ¿El motivo? Es más de lo mismo. Ni guionistas ni creador se han roto demasiado la cabeza y la evolución es mínima. Mismas pautas, mismo tipo de enemigos, mismos problemas para los superhéroes de The Umbrella Academy. Algo que no tiene porqué ser malo.

De un apocalipsis a otro pero con resolución diferente. Hasta aquí voy a leer. Nada va a romperte la cabeza y, visto el tráiler, no esperes maravillas sesenteras y hippies alocados. Diré que no había visto la serie y el tráiler de la segunda temporada de The Umbrella Academy llamó mi atención. Si sigues nuestra sección de música verás que los años 60 y 70 llaman mi atención. Si me pones un culto hippie me tienes ganado para la causa. Vistas ambas temporadas de una tacada insisto en la idea de que vista una, vistas dos.

La familia disfuncial de superhéroes debe volver a salvar al mundo del apocalipsis pero para ello primero deben encontrarse. Encontrar a sus hermanos y encontrarse a sí mismos. Un viaje entretenido porque de eso es lo que va The Umbrella Academy: pasar un buen rato, divertirse, disfrutar. Una serie perfecta para el verano porque no deja de ser como un buen rato en una terraza. Te tomas unas cervezas, quizá unas copas, hablas, arreglas el mundo, te ríes, y vuelta a casa. Para cuando has llegado a casa piensas que, oye, tampoco has hecho mucho pero te lo has pasado maravillosamente y hay que repetir. Tal cual.

Lee lo que te decíamos sobre la primera temporada de The Umbrella Academy, verás que no hay cambio.

Las virtudes y defectos de la segunda temporada de The Umbrella Academy son, oh vaya, las mismas que las de su predecesora. ¿Inesperado verdad? Nótese la nada fina ironía. Sigue siendo irregular, con altibajos, especialmente en todo lo que respecte a cualquier cosa que no tenga que ver con uno de los siete superhéroes. La trama de los suecos carece del carisma de Hazel y Cha-Cha y eso que esta ya iba justita. Lo de ‘The Handler’ es irregular tirando a flojo por ser amables, al menos Lila mejora el asunto. Y en esto añadimos la granja y Vanya, que por momentos nos saca de la serie y nos lleva a coger el móvil.

Por lo demás, correcta. Entretenidas escenas de acción e idas y venidas entre los hermanos, todo a ritmo y secuencia de videoclip, con una banda sonora acertadísima que consigue poner los puntos sobre las íes de todo lo que vemos en pantalla en todo momento. Los momentos en los que suenan ‘I was made for loving you’ de Kiss, ‘Hold on I’m coming’ de Sam and Dave y ‘Everybody’ de Backstreet Boys son pequeñas joyas que funcionan genial y animan a volver a ver ese tramo para saborearlo mejor.

Llegados al final de esta segunda temporada de The Umbrella Academy nos damos cuenta de que lo hemos pasado bien. Hemos disfrutado y dejamos sus momentos más flojos a un lado. Como ese rato en la terraza en el que has pensado irte a casa para después sorprenderte con un nuevo buen momento en la siguiente birra. Nos quedamos con el buen sabor de boca a sabiendas de que no estamos ante la serie de superhéroes disfuncionales definitiva, ahí tenemos The Boys sin ir más lejos que la mejora. No hablemos ya de Watchmen, que juega en otra liga. Incluso puede que dudemos sobre si ver o no la tercera temporada. Quizá en verano sea una buena idea, como una terraza.