Aprovechamos el maratón de películas de Marvel propuesto por La Buhardilla Marvel en Twitter –podéis verlo aquí-, para hacer una crítica de cada película. Será, eso sí, una crítica diferente a las habituales que podéis leer por aquí. Venimos de Iron Man 3. Continuamos con Thor: El Mundo Oscuro.

A cambio de no conocer nuevos personajes tras el final de la Fase 1 con Los Vengadores, seguimos comprobando como aquella película afectó a sus protagonistas. En este caso a un Thor que ha tenido que arreglar demasiadas cosas allí arriba. En Thor: El Mundo Oscuro, tenemos una película que, sinceramente, no destaca en el Universo Cinematográfico Marvel. Si lo hace, en todo caso, es para situarse más cerca de Hulk que de Los Vengadores. Con lo que eso supone negativamente hablando.

Con una trama demasiado sencilla y un enemigo con poco carisma, parece que la convicción de que el dúo Thor-Loki podían salvar la película es lo único que les movió a la hora de realizarla. Un tanto decepcionante esta Thor: El Mundo Oscuro, que se salva solo por, sí, esos momentos entre el dúo protagonista y el humor que nos propone el personaje de Thor. Además, a Thor no le vemos muy preocupado por lo ocurrido en Nueva York, solo por su relación con Jane Foster.

Crítica Thor: El Mundo Oscuro

Sinopsis (spoilers)

Esta película es bien sencilla. Thor: El Mundo Oscuro va de que Malekith, un Elfo Oscuro muy oscuro, quiere recuperar lo que perdió un día luchando contra el padre de Odín, abuelo de Thor, hijo de alguien. ¿Y por qué lo quiere recuperar? Porque quiere devolver al universo a la Oscuridad. Fíjate si es oscuro el tipo. Para ello necesitará el Éter, que custodian en Asgard supuestamente, pero en realidad esta escondido en un lugar remoto que pocos conocen.

Si esto ya es motivo para que Thor esté preocupado, porque se le acaba el chollo de ser Rey sin preocupaciones, imagina si además Jane Foster está metida en el meollo. ¿Cómo sucede esto? Muy fácil. La listilla de Foster se mete donde no le llaman, literalmente hablando, y tras aparecer en el Marte de Ridley Scott -pero oscuro, recuerda que aquí todo es oscuro-, toca lo que no debe. Un humillo rojo que se mueve mucho. Y claro, la muchacha, que no es de piedra y tiene más curiosidad que el gato que murió, va y lo toca… y el Éter, se mete en su cuerpo.

Poco hemos valorado a Heimdall. Si no es por él, se habría liado la de San Quintín. Porque este le dice a Thor que no ve a Jane Foster y el chiquillo se preocupa. Va a buscarla a la tierra, da un par de toñejas, recibe otras cuantas de Foster -recuerda que se fue a por tabaco hace dos años- y reconciliación más problema a la vista. Hay que sacarle el demonio a Foster. ¿Cómo? En Asgard, que ahí son más listos y modernos.

¿Y Loki? Se nos olvidaba el villano más dicharachero. Al principio está frente a Odín, con grilletes, así que ya vas viendo que bien, lo que se dice bien, no está. Acaba en prisión, con gente rara y enemigos del régimen. Aunque de cara a la galería da una imagen de que está bien, Thor le va a visitar y descubre que no es así. Son hermanos, estos dos se conocen bien. Thor le cuenta que tiene un plan para salvar Asgard y a Jane Foster. Y que le necesita. Loki le pone ojillos, dice si quiero y comieron perdices.

A partir de aquí tenemos de todo. Loki y Thor peleando con Malekith. Loki muriendo. Jane Foster en la Tierra con sus amiguitos científicos intentando solucionar el entuerto. ¿No te había contado que los Nueve Reinos se van a alinear y eso va a ser peor que Edward Norton como Hulk? Malekith y Thor acaban pegándose leches en la Tierra… un despiporre, vamos.

El superhéroe

Thor vuelve a demostrar que dentro de ese aura de tipo cachas y preocupado por el universo, es un tipo especialmente divertido. Genera humor con sus comentarios y situaciones, especialmente las que le ocurren en la Tierra. Como cuando necesita coger el metro londinense para llegar a Greenwich. Aunque el grueso de la película consiste en Thor intentando salvar una vez más Asgard y ese universo en el que es un semidios, volvemos a tenerle preocupado por lo que ocurre en la Tierra.

Chris Eccleston

El villano

Malekith, el jefe de los Elfos Oscuros que años atrás causaron buenos problemas al abuelo de Thor. Las motivaciones no van muy allá. Se limitan a querer recuperar ese poder que un día tuvo, vía volver a tener el éter. Lo más interesante es la facilidad y rapidez con la que suelta a todo su ejército para destruir Asgard camino del éter.

Los actores

Como decimos más adelante, es genial la química entre Chris Hemsworth y Tom Hiddleston. Ambos vuelven a estar muy bien en sus papeles. Y Natalie Portman se crece con respecto a la primera película de Thor. Gana presencia y ella mejora. Otra que destaca es Jaimie Alexander, con ese duelo -que no es tal- entre Sif y Jane Foster por el corazón de Thor. Anthony Hopkins merienda pantalla, Stellan Skarsgard le da el punto cómico necesario a su personaje y Rene Russo se muestra enorme. Y Christopher Eccleston como Malekith cumple sobradamente.

El cameo de Stan Lee

De repente encontramos a Erik Selvig dando lecciones sobre lo que está por ocurrir en cuanto a la alineación de planetas y universos. Y lo que esto puede ocasionar. Cuando la cámara gira, vemos que está en una especie de residencia o manicomio. De repente Stan Lee se gira y le pide que le devuelva su zapato.

Aparición de otros personajes de Marvel

El Capitán América nos da uno de los mejores momentos de Thor: El Mundo Oscuro. Le tenemos ahí gracias a Loki, que para molestar a su hermano decide adoptar el papel del héroe patriota americano durante un breve instante.

Thor: El Mundo Oscuro

Lo Mejor de Thor: El Mundo Oscuro

El humor y la comedia que aportan los personajes, especialmente Thor y también Loki. La química entre ambos actores es fantástica. Sus escenas juntos suben el nivel de la película. El hecho de que Jane Foster no sea un mero florero también es un punto a su favor. Esos tortazos…

Lo Peor de Thor: El Mundo Oscuro

Falta algo de emoción en el viaje que emprende Thor en esta aventura. Algo latente durante toda la película que le impide despegar a un lugar más… divertido o completo. Además, ¿soy el único que echa de menos un poco más de acción?

Escena Post Créditos de Thor: El Mundo Oscuro

Volvemos a tener dos. Por un lado vemos como El Coleccionista recibe el Éter para que lo cuide, de manos de Sif y Volstagg. Y de paso este último recuerda la importancia de las Gemas del Infinito. O más bien nos las pone en lugar y constancia.

Jane Foster está ensimismada desayunando con sus compañeros de proyecto científico. De repente, un haz de luz aparece en su terraza londinense. Todos se sorprenden menos ella, que sonríe y va en búsqueda de Thor. Aparece y se dan un apasionado beso. Y mientras tanto, un monstruo de Jotunheim está sembrando el caos por las calles de Londres.