Peter Jackson vino desde Nueva Zelanda para quedarse; ahora Taika Waititi intenta hacer lo mismo. Talento le sobra.

A finales de los años 80 en Nueva Zelanda, un orondo aprendiz de director de cine realizó una película modesta, hecha con cuatro duros y unos amigos, bajo el título de Bad Taste. Dos años después hizo su versión de los teleñecos con Meet the Feebles, una película donde las marionetas de animales se drogaban, usaban metralleta y actuaban en un recital musical freak donde los haya. Pero sería en 1992, cinco años después de su estreno cuando hizo su obra cumbre: Braindead, subtitulada en España como Tu Madre se ha Comido a mi Perro.

Algunos ya habréis adivinado de quien hablamos. Del mismísimo Peter Jackson, que daría el salto a Hollywood y el cine americano con Criaturas Celestiales, pero siempre tuvo entre ceja y ceja una idea: llevar a cabo la trilogía de El Señor de los Anillos como debía hacerse, rodada del tirón y con las tres películas que desprendieran puro cine épico. Ayudó mucho el éxito de títulos como Braveheart o posteriormente Gladiator. Pero finalmente entre 2001 y 2003 vio su trilogía materializada.

Y así se gestó la carrera de un director de cine neozelandés modesto, que empezó con cine fantástico/terror y con un nivel de frikismo espectacular, y que acabó logrando el éxito de taquilla, haciendo lo que él quisiera como productor y rodando cintas como King Kong o la trilogía de El Hobbit.

Taika Waititi

Desde el debut de aquella joven estrella de la dirección han pasado casi 30 años. Y un nuevo director neozelandés, con cierto toque irreverente, ha dado el salto a Hollywood calcando algunos de los pasos de Jackson. Apunten su nombre, por si en el futuro da mucho de que hablar: Taika Waititi. El nombre ya es bastante exótico.

Fue nominado al Oscar por un cortometraje en 2004: Two Cars, One night. Sus inicios en el cine con la rareza Eagle Vs Shark y Boy fueron aplaudidos. Y dio el salto a Hollywood con alguna serie, pero sin hacerse un hueco. De vuelta a Nueva Zelanda apostó por alargar un cortometraje de 2005: What we do in the shadows: Interviews with some vampires. Tanto el cortometraje como el largometraje rodado nueve años después (2014), compartía dirección con Jemaine Clement.

¿De qué iba la película? Pues eso, de tres vampiros que compartían piso. Rodado como si de un falso documental se tratara, la película nos puede recordar a un celebrities de Muchachada Nui hecho película. El nivel de frikismo es de nivel. Y sus dos directores se lanzaban a la interpretación sin ningún tipo de tapujos. El éxito del proyecto fue tremendo, dando de qué hablar en certámenes de cine fantástico y de terror, logrando un premio en Toronto y el Premio del Público en Sitges.

Thor: Ragnarok Crítica

A partir de ahí todo sería más fácil. Taika Waititi se lanzaba a rodar Hunt for the Wilderpeople, con Sam Neill de protagonista principal y un irreverente y orondo niño: Julian Dennison -apunten también este nombre-. En España la película se tituló: A la caza de los ñumanos, y se puede ver actualmente en la plataforma Netflix. Una road movie en un bosque con un punto de gamberrismo propio del director, y donde el malhablado niño de turno y el cascarrabias señor mayor acaban viviendo una aventura con moraleja.

El niño ha sido el fichaje estrella de Deadpool 2, y como de superhéroes va el asunto, el triple salto mortal con tirabuzón de Taika Waititi fue… fichar por Marvel para un proyecto especial: Thor Ragnarok. Sin duda alguna, se desmarcó de lo que hasta entonces se entendía por el cine de superhéroes y realizó un cómic, con todas sus letras, y con una música discotequera, pegadiza, y un colorido un tanto freak.

Una apuesta arriesgada que puede que no contentara a todos los fans, pero que dejó a Thor como el personaje más gracioso y autoparódico del universo Marvel. Ni Ironman con sus chistes continuos alcanzaba esta gloria… no digamos ya el sosete Capitán América. El caso es que tanto Thor como Hulk han salido ganando con la operación y Thor: Ragnarok fue una película diferente de superhéroes y toda una carta de presentación en Hollywood para su director.

Taika Waititi Hitler

¿Y ahora, qué? Buena pregunta, Taika Waititi no se ha parado a dormir debajo de un arbol y ya ha iniciado el rodaje de su siguiente proyecto. Y abróchense que vienen curvas. Se meterá de lleno en plena II Guerra Mundial para contarnos en clave de comedia la vida de un niño de las Juventudes Hitlerianas que vive con su madre… la cual esconde un judío en casa.

Y en medio de toda esa vorágine… Hitler. O al menos un Hitler imaginario que es el mejor amigo del niño protagonista. Para el papel de madre Scarlett Johansson; y en un reparto que incluye al oscarizado Sam Rockwell (Tres Anuncios en las Afueras) destaca, en el papel de Hitler, ¡el propio Taika Waititi!, sin duda la cosa promete. Para que le cojan la matrícula al proyecto: Jojo Rabbit es su título y si todo va bien llegará a cines a lo largo de 2019.