Llega a las salas españolas el superhéroe nacional más famoso del mundo mundial. Uno de los tebeos más famosos del panorama literario español tiene, por fin, su película: Superlópez, demostrando así que los cómics españoles y el cine también pueden ir de la mano y estar bien avenidos.

No, no es Marvel, ni hace falta. Pero está bien que en España se apueste por que los cómics españoles tengan su hueco en la gran pantalla. Si anteriormente se le tuvo que agradecer a Javier Fesser su empeño con aquellos agentes de la T.I.A., ahora toca hablar de Javier Ruiz Caldera, director que con esta aventura de otro planeta hace su particular doblete con el tebeo español, ya que hace tres años se encargó de dirigir Anacleto: Agente Secreto.

El proyecto de Superlópez llevaba años sobre las mesas de productoras españolas. Desde hace más de una década, que triunfara en cuanto a taquilla la primera aventura de carne y hueso de Mortadelo y Filemón, se comenzó a hablar de llevar a cabo esta idea. Ahora, por fin, ha llegado la hora de anunciarla. Y tras pasar el papel por diversas manos durante los años, al final ha sido Dani Rovira el encargado de dar vida al superhéroe. Uno de los actores/humoristas del momento, sin duda alguna. Desde el boom de Ocho Apellidos Vascos, se ha hecho un nombre en esto del cine español, Goya incluido.

Pero volvamos al proyecto. Superlópez, para quienes no le conozcan, vino del planeta Chitón, con bigote incorporado desde bien pequeño. Sus superpoderes se hicieron notar desde su juventud. Pero ¿está España preparada para un superhéroe de este nivel? Sin duda esa es una pregunta que tendrá respuesta con su estreno. Lo de periodista con superpoderes, capa, vuela… esa historia nos la sabemos de sobra. Y los amantes de los cómics españoles tendrán ganas de ver como se desenvuelve en el mundo del celuloide.

Superhéroes españoles

Otros cómics españoles y el cine

El mundo del tebeo español no ha solido ser llevado al cine con asiduidad. En el Siglo XX hubo unos flirteos con llevar a Zipi y Zape. Los hermanísimos que coleccionaban calabazas y eran castigados al cuarto de los ratones. Las aventuras de Zipi y Zape fue cine infantil de los años 80, con sus lagunas y chapuzas típicas de mucho cine de la época. Protagonizada por Francisco Javier Valtuille y Luis María Valtuille. Sí, habéis leido bien, se escogieron a hermanos de verdad para hacer los papeles, para dotar de mayor realismo a una obra que supuso un grave desliz en cuanto a calidad intentando llevar a cines la obra de José Escobar.

Fue el único intento de carne y hueso de unir cómics españoles y el cine en el Siglo XX. Eso sí, en el mundo de la televisión tuvo en 1969 (en TVE) y en 1994 (Antena 3) dos versiones de animación de Mortadelo y Filemón, los agentes de la T.I.A. que tanta gloria han llevado al tebeo español (y al cine).

Llegó el Siglo XXI y Javier Fesser, visionario director encargado de esa joya titulada El Milagro de P.Tinto se aventuró a convertirlos en personajes de carne y hueso. De momento una de las mejores relaciones entre cómics españoles y el cine Las aventuras de Mortadelo y Filemón (2003) fue un éxito de taquilla, aunque la crítica no acabó de estar del todo con la película. Fue protagonizada por Benito Pocino (Mortadelo) y Pepe Viyuela (Filemón).

La película tuvo una secuela con Fesser desmarcado de la misma y con un Mortadelo diferente. A fin de cuentas, Benito Pocino era, en realidad, un cartero que fue contratado por su parecido físico con Mortadelo más que por sus dotes artísticas. Esa secuela: Mortadelo y Filemón. Misión Salvar la Tierra, tuvo al Neng de Castefa (Eduard Soto) como Mortadelo, mientras Pepe Viyuela repitió personaje. En esta ocasión la taquilla no fue tan buena, y la película era claramente inferior a la original.

Cómics españoles y el cine

Javier Fesser volvería a repescar los personajes para llevarlos a la gran pantalla de nuevo, aunque en esta ocasión sabiendo que eso de “carne y hueso” tenía sus limitaciones, y proponiendo un film de animación bajo el título de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo. Aquí sí, la crítica aplaudió más unánimemente la propuesta, y se alzó con el Goya al mejor largometraje de animación. Si esto no es un aviso de que los cómics españoles y el cine pueden darnos alegrías…

Dejado de un lado a Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape volvieron a la gran pantalla en la segunda oportunidad que recibían dentro de los cómics españoles y el cine, tras su paso como serie de dibujos animados para televisión. Zipi y Zape y el Club de la Canica fue la primera de las dos películas dedicadas a esos hermanos, con Oskar Santos de director y Raúl Rivas y Daniel Cerezo por protagonistas.

El film no se basaba en los cómics. Básicamente cogía a los personajes y les enviaba a una película de aventuras infantiles. Aún así tuvo cierto éxito como para ganarse el crédito para una secuela. Zipi y Zape y la Isla del Capitán repetía director, pero no repetía ninguno de los dos protagonistas. En esta ocasión Teo Planell y Toni Gómez eran los dos actores. En ninguno de los dos casos las actuaciones de los protagonistas principales estaba muy conseguida. Vale que aún son jóvenes, pero no parece que en el casting atinaran demasiado.

Por último en esto de los comics españoles y el cine toca mencionar al Agento Secreto Anacleto. Ese spanish 007 que fue interpretado por Imanol Arias -sensacional en el papel- en la película que en 2015 realizó Javier Ruíz Caldera. Probablemente el film de carne y hueso -junto al primero de Mortadelo y Filemón- más conseguido basado en el tebeo español. Se basaba en el personaje, pero aquí nos mostraba su vida años después y la de su hijo (Quim Gutiérrez). Cine de acción con el cómic como excusa pero con cierto toque de comedia típico del cine español. Teniendo en cuenta este precedente de Ruíz Caldera, hay confianza en que pueda llevar a buen puerto esa aventura de Superlópez.