¿Es Steven Spielberg uno de los grandes directores del cine en su historia? Interesante dilema. Unos, gustosos de un cine más carnétfilo, dirán que no. Otros, fans de la palomita y el despelote, dirán que sin duda. A los cinéfilos nos gusta hacer listas y esa de los ‘grandes directores’ del cine es una de ellas. Pero creo que debería estar fuera de toda duda el hecho de que en los últimos 25 años del siglo XX hay pocos que mantengan el nivel y éxito que sostuvo el Rey Midas de Hollywood. Y ojo, que su trabajo del 2000 en adelante mantiene cuanto menos el interés, quizá no tanto la relevancia excepto casos puntuales. La de Spielberg es una carrera forjada a pulso década a década.

De aquel joven chaval descarado que abandonó su carrera universitaria en la California State University para perseguir su sueño de convertirse en director de cine, al hombre que llegó a tener a la industria bajo sus pies y que aún hoy consigue llevarnos al cine en volandas, queda mucho. Pero sobre todas las cosas Steven Spielberg ha pasado y vivido mucho, dejándonos por el camino algunas de esas películas inolvidables. Salvar al Soldado Ryan, ET, la trilogía de Indiana Jones, Tiburón, Jurassic Park, La lista de Schindler… un sinfín de títulos y nombres. Pero vayamos paso a paso en el recorrido por el éxito a través de las décadas de Steven Spielberg.

Sigue leyendo: Ranking con todas las películas de Steven Spielberg

Años 70: los comienzos de Steven Spielberg

Mejores Películas Steven Spielberg

El inicio del éxito en la carrera de Steven Spielberg. La década de los 70 solo vio cinco películas del director. Y una de ellas, ‘El diablo sobre ruedas’, bien podemos catalogarla como obra menor al ser una película hecha para televisión. Aún así tiene aspectos apreciables como para ir viendo las capacidades que harían de Spielberg el director de éxito que es. Grabar una película de persecución de dos vehículos, de calidad y con un presupuesto ínfimo llamó la atención de los productores. ¿Quién es este chaval y qué más tiene que enseñarnos?  Así que le dejaron hacer ‘Loca Evasión’ (‘The Sugarland Express’), un drama normalito pero que logró ser un éxito al recaudar 23 veces lo presupuesta (1,2 millones de dólares).

Tras esta toma de contacto, Steven Spielberg se convirtió en historia del cine. De no sonar, de no ser nadie, a ser el hombre de moda en una película. Es 1975, es ‘Tiburón’, y desde entonces ir a una playa y pensar en Amity Island o las posibilidades de ser atacado por un escualo son automáticas. Una película que no solo fue un éxito en la carrera de Spielberg, no solo lo fue en 1975, sino que durante décadas y aún hoy sigue marcando a generaciones de cinéfilos que, desde jóvenes, debutan en esto del suspense y el terror con esta magnífica obra. Terrorífica, por ser además otra muestra de las capacidades de Spielberg para solucionar problemas presupuestarios a base de inventiva. Un film que debía mostrar de manera casi insistente a un tiburón se convirtió, por esos problemas económicos de un presupuesto que se fue de madre por retrasos y problemas, en una película que hubiera podido filmar Hitchcock en muchas de sus escenas.

Si esto no es el mejor piropo posible para un chaval de 26 años que apenas dirige su segunda película en Hollywood, me lo expliquen. A Steven Spielberg le habían prometido que hecha ‘Tiburón’ podría hacer como director las películas que quisiera. Si además de esa promesa le dio al estudio la película más taquillera de la historia, el chaval tenía carta blanca. Turno de ‘Encuentros en la tercera fase’. Ciencia ficción y un tono completamente diferente al de ‘Tiburón’. En esta ocasión el guion volvería a ser suyo y contaba con cierta carta blanca para hacer lo que quisiera. Al fin y al cabo Spielberg era ya la niña bonita de la industria. El presupuesto era de 20 millones. ‘Haz lo que quieras, chico’. Y lo hizo, vaya si lo hizo. Extraterrestres, una película más calmada de lo que vimos en ‘Tiburón’, pero un suspense constante, una perenne sensación de querer saber qué va a pasar a continuación mientras empatizas con sus protagonistas.

De repente te das cuenta de que ya está, has caído al embrujo del Steven Spielberg director. Que después fracasase con ‘1941’ es lo de menos. Ahí se permitió el lujo de darse un gustazo con una comedia bélica que pocos entendieron. Sin embargo desde aquí te hago llegar la recomendación de verla. Divertidísima.

Años 80: Indy y ET, la fama interplanetaria

ET Steven Spielberg

Si los 70 fueron buenos, los 80 fueron una locura para Steven Spielberg. Estos años tienen dos nombres propios escritos con mayúscula, sangre, fuego, negrita. Lo que quieras. Esos son los de Indiana Jones y ET. Un arqueólogo de sonrisa picarona y un extraterrestre más bien feúcho que solo quería volver a su casa y llamar por teléfono. Tanto la saga de Indy como la película familiar que es ‘ET’ dejaron soberanamente claro que pocos como Steven Spielberg para entender el blockbuster para todos los públicos. ‘ET’ es en apariencia una película para niños, una que marcó millones de infancias en los ochenta y noventa, pero esconde muchos más y la disfrutan pequeños y mayores.

Cuando en 1981 ‘Indiana Jones en busca del Arca Perdida’ era estrenada ninguno de sus dos precursores esperaba el éxito que tuvo. Era imposible soñar con eso. La sociedad que formaron George Lucas y Steven Spielberg pasó a la historia junto a ese Indy del que muchos son acérrimos seguidores. No es para menos. Las locas aventuras del arqueólogo venían acompañadas de acertada acción y un humor y comedia que nos daban en global un personaje icónico para el cine. Que solo en los años ochenta se completase una trilogía del personaje habla más allá del éxito, si cabe teniendo en cuenta que fue un proyecto que costó vender. Y mucho. Historia cierta, amigas y amigos.

Entre ET e Indiana Jones se le fueron los 80 a Steven Spielberg como director. Aunque le dio tiempo a dirigir otro tipo de películas que definirían su cine: los dramas con toques históricos. ‘El color púrpura’ y ‘El imperio del sol’ forman parte de esta época. La segunda es una magnífica obra que  nos muestra a la perfección como Spielberg no solo sirve para el blockbuster, sino que hay mucho más ahí dentro. Y, para cerrar la década, ese hombre que hace no mucho era un chaval en un negocio de mayores se permitió el lujo de poner en pantalla por última vez a Audrey Hepburn en ‘Always’. No está nada mal, querido Steven.

Años 90: el Rey Midas de Hollywood y los Oscars

Si los ochenta fueron una locura y la escenificación de que como director había pocos más trascendentes que Steven Spielberg, los noventa directamente fueron suyos. Bueno, vale, hay otros directores que tienen mucho que decir al respecto como, por ejemplo, Quentin Tarantino. Pero veamos los méritos del Rey Midas de Hollywood para poder declarar los noventa como SU década: hizo historia en 1993 con dos películas inolvidables y perfectas, cada una en lo suyo, tan diferentes como el cine de su director. Rescató el género bélico del ostracismo al que le había mandado la industria de Hollywood. Ah, también hizo ‘Hook’. Un regalo que nos dio.

Son tres películas las que me animan a decir que los noventa fueron de Spielberg. Como lo fueron de Tom Hanks. Ese mágico año 1993 en el que estrenó dos clásicos del cine ya parecen motivo suficiente. Claro que lanzar dos peliculones como ‘Jurassic Park’ –el mayor taquillazo hasta ese momento- y ‘La lista de Schindler’ en un mismo año está al alcance de muy pocos, si solo hubiera hecho eso en toda la década no podría ponerme tan contundente. Es así. Sin embargo a estas dos joyas hay que sumarle otra: ‘Salvar al soldado Ryan’, esa película que recuperó al género bélico –que en esta santa casa tanto gusta-.

Lo de su 1993 fue una cosa de otro planeta. ¿’ET el extraterrestre’? No, no, Spielberg el extraterrestre. Trabajar a la vez en dos proyectos de semejante calibre, tan diferentes y tan importantes, poniendo en riesgo su salud, no es moco de pavo. Que ambos fuesen éxitos de crítica, público y taquilla, dice todo del director. Con ‘Jurassic Park’ volvió loco al planeta. Dinosaurios, miedo, comedia, suspense, acción, aventuras… todo en una sola película. Definió cómo hacer el blockbuster para los siguientes 40 o 50 años. Y qué decir de ‘La lista de Schindler’, una obra que trasciende cualquier medio, que marca, que nos muestra el Holocausto judío con una firmeza, dolor y emotividad que pocos son capaces de hacer.

Un Oscar por la segunda y el amor eterno de los fans por la saga de dinosaurios. Llegaría 1998 y aunque los Oscars le robaron el de Mejor Película –aunque se llevase uno a Mejor Director-, Spielberg firma ‘Salvar al soldado Ryan’. El arranque del film en la playa de Omaha es sencillamente una de las mejores escenas del cine bélico. Angustiosa de principio a fin, veteranos que combatieron en aquella carnicería no pudieron con las imágenes, tan reales, y necesitaron salir de la sala de cine. Dejaré que sea Imanol López, en su blog todosobremicinebélico, el encargado de poner todos los honores a una película que es pura historia del cine.

Años 2000: ¿un paso atrás para Steven Spielberg?

AI Inteligencia Artificial Spielberg

Seamos claros y honestos: mantener el nivel mostrado desde 1975 era difícil. Steven Spielberg no ha perdido mano, quizá sí sus proyectos. De ahí que la sensación que podamos tener de su trabajo desde el año 2000 sea de uno inferior a los 25 años previos. Ojo, que su arranque de milenio fue especial e incluso espectacular. El nivel se mantenía inalterable hasta 2002: ‘AI, Inteligencia Artificial’, un proyecto que le cede Kubrick; ‘Minority Report’, una buenísima obra de ciencia ficción; y ‘Atrápame si puedes’, maravillosa de principio a fin.

Después llegarían ‘La Terminal’, donde el director saca al Tom Hanks más bonachón y encantador en una obra blanca que siempre te sacará una sonrisa. ‘Munich’ le generó problemas por mostrar una obra neutral, que no se echaba a uno de los lados del conflicto árabe-israelí. Interesante y quizá una película que ha quedado como secundaria en su filmografía, algo normal viendo el nivel del resto. Este largometraje define lo que estaría por llegar: dramas de toque histórico con un sentido del gusto especial, un buen tacto para realizarlo.

Con ‘La guerra de los mundos’ da un buen blockbuster pero que no llega a sus obras cumbres de este ‘subgénero’. Entretenida, no pasará a la historia pero desde luego te hace pasar un buen rato. Llegados a mitad de la década, Steven Spielberg llevaba 7 años sin darnos un clásico, desde ese viaje buscando al soldado Ryan. Algo había cambiado. Algo pasaba. Pero no nos importa porque él sigue queriendo hacer cine y siempre, siempre es de calidad. Aún nos queda una década de Steven Spielberg por repasar.

Ah, y sí, esta es la década de ‘Indiana Jones y la calavera de cristal’. Sigamos adelante.

Años 2010: la década del drama histórico y la templanza

El puente de los espias Steven Spielberg

Deberíamos hacer algo para llamar a esta década. ‘Los diez’ no queda muy allá, ‘los 2010’ regular. Como los de Spielberg, pero en el mejor sentido de la palabra. Regulares, con pocas espectacularidades y notas altas pero dando películas de nivel casi cada año. Comenzó con ‘Tintín’ y ‘War Horse’. No es la mejor manera de arrancar pero, eh, él ya no necesita demostrar nada. Hace cine por diversión, y eso puede apreciarse en la primera de las dos mencionadas. Steven Spielberg es fan de Tintín y poder hacer una película del personaje, como director, fue algo especial e inolvidable para él.

En lo personal, el gran momento de esta década de Spielberg fue ‘Ready Player One’. Una nueva muestra de que pocos, o nadie, maneja los códigos del blockbuster como él. Divertida, tierna, aventurera, con guiños al momento. Un imperdible en su filmografía, como tantas otras. Steven Spielberg nos hizo recordar al director de ‘Jurassic Park’, ‘ET’, ‘Tiburón’ o ‘Indiana Jones’. Pero para llegar hasta ahí recorrió un camino cargado de dramas históricos que, de nuevo en lo personal y perdón por repetirme, me resulta muy interesante.

Comenzando por ‘Lincoln’, que si bien no parece cumplir con la magnitud que nos han mostrado del personaje la propaganda estadounidense a lo largo de los años, es sin duda un largometraje reseñable. Como ‘Los archivos del Pentágono’, donde disfruta de nuevo con Tom Hanks –y Meryl Streep- con una historia interesante. Entre medias ‘El puente de los espías’, la que es quizá su mejor drama desde ‘Munich’. Una película tensa, con un Tom Hanks –sí, de nuevo- espectacular, un film calmado y a la par lleno de suspense, que recuerda a cine de otra época. Y así llegamos al presente. Uno en el que quizá Steven Spielberg no vuelva a ser ese director tocado por una varita que fue en los 70, 80 y 90, pero sin duda queremos volver al cine de su mano. Porque sus historias y la manera que tiene de mostrarlas siempre