Su imagen es única. Su cara es una de las más reconocibles de entre todos los secundarios de Hollywood. Steve Buscemi, sin duda uno de los secundarios de lujo de las últimas décadas del cine. En los noventa vivió su época dorada en la gran pantalla, pero ha seguido trabajado en proyectos muy interesantes, en su mayoría independientes. Atrás quedó una década en la que estuvo en varios de los mejores films de la década. Y siempre bordaba su papel. Un actorazo, un secundario de oro y un gran protagonista, como nos demostró Boardwalk Empire.

Le costó hacerse un nombre en Hollywood, pero cuando una vez logrado nunca ha salido de la rueda. Siempre ofreciendo la sensación de hacer los proyectos que le resultan apetecibles. Por una cosa u otra, como después veremos. Los primeros años son siempre difíciles para cualquier actor, con papeles secundarios en películas menores. A Steve Buscemi no debía importarle mucho. Había apostado por su carrera como actor, dejando atrás su trabajo de bombero. Sí, Steve Buscemi fue bombero -y sí, en el 11-S acudió a ayudar a sus ex compañeros-.

Fargo

Los 90: Steve Buscemi secundario de lujo

Apareció en films como Historias de Nueva York de Martin Scorsese, o Mystery Train. Fue Reservoir Dogs la que empezó a construir su carrera dentro de los márgenes del gran cine de Hollywood. Quentin Tarantino le ofreció el papel del Señor Rosa y Steve Buscemi empezó a demostrar todo lo que estaría por llegar. Sus líneas de diálogo en el film quejándose por su nombre han quedado en el recuerdo al nivel del momento oreja/’Stuck in the Middle With You’. Tarantino aún le haría un pequeño hueco en Pulp Fiction, como camarero.

Y aunque no volvió a rodar con el director que le lanzó a la fama, Steve Buscemi supo aprovechar el momento. Se subió a la senda de los Hermanos Coen, con la que quizá sea su mejor película -al menos sí una de las mejores-. En Fargo Buscemi aparecía como uno de los sicarios, en esa alocada e interesantísima película que construyeron los Coen. La sociedad con estos se alargaría por una película más. Una de esas que veneramos en Revancha. El Gran Lebowski. Quizá las dos mejores interpretaciones de Steve Buscemi, que ya estaba definido como secundario de lujo.

Puede que esa fuese la razón por la que el cine más comercial también quiso contar con él de manera recurrente. Ahí están dos grandes películas de Jerry Bruckheimer como Con Air y especialmente Armageddon. Quedémonos en esta última. Unos tipos tienen que salvar a la humanidad en el espacio y ahí se cuela nuestro buen amigo Steve Buscemi. Un tipo enjuto, con apariencia débil en comparación a otros que le acompañaban como Bruce Willis o Ben Affleck. Su presencia sumaba, hay carisma en sus actuaciones, en su persona.

Steve Buscemi

¿Y los Premios qué? Sin Oscar para Steve Buscemi

Los Premios son otro cantar. El fin de muchos artistas del cine, no parece haber sido algo que haya movido la carrera del actor. Aún así es de justicia señalar el sangrante y doloroso hecho de que Steve Buscemi no haya sido nominado ni una sola vez para los Oscar. La Academia no le ha puesto ojillos nunca, y oportunidades para ser nominado -ganar es otro cantar- las tuvo en los noventa. Especialmente en sus colaboraciones con los Coen.

Lo ocurrido con su papel en Fargo es una injusticia a todas luces. Y desde entonces ni siquiera una nominación a modo de recuerdo o premio. Una categoría, la de actores o actrices sin nominación, en la que no está solo. Se ha tenido que conformar con otros premios. La interesante y divertida Ghost World (2001) le dio buenos réditos en su momento, aunque de festivales de corte menor dentro del circuito americano.

Tuvo que ser su acercamiento a la televisión lo que le diera el reconocimiento total y absoluto de la crítica. El Nucky Thompson protagonista en la enorme Boardwalk Empire le dio los premios que merecía. Se hizo justicia porque su trabajo en la serie es monumental. Se llevó el Globo de Oro, pero, ojo, no el Emmy. ¿Qué hay en contra de Steve Buscemi? Fue la televisión el medio que le dio el papel protagonista que más le reconocemos a día de hoy.

Y parecía un personaje completamente opuesto a él. Ese mafioso que quiere estar en la cima de todo, con su imagen, generaba una interesante sensación contrapuesta. Pero fue su manera de adoptar a Nucky Thompson la que nos hizo creerle desde el primer minuto. Antes ya había formado parte de series como Los Soprano. Y atención a Miracle Workers, donde da vida a Dios en una divertida sitcom.

Quentin Tarantino

Steve Buscemi, secundario de lujo y… buen amigo

Si a todo lo dicho podemos añadir algo, es que a Steve Buscemi hay que reconocerle su capacidad para hacer cualquier cosa. Cuando el asunto es divertirse con amigos, no duda en unirse a un elenco o película disparatada. Por aparentemente floja que parezca. Y así, con esa mentalidad, le hemos visto en películas como Grown Ups (1 y 2), Billy Madison o Un Papá Genial.

¿Y qué tienen en común estas películas y otras como Yo os Declaro Marido y Marido? Que son films de Adam Sandler. Denostado por la crítica en la gran mayoría de sus películas, Adam Sandler sabe que no hay nada mejor que rodearse de los amigos para hacer un film. Especialmente cuando todo lo lleva tu productora y, suponemos, ayuda a ahorrar costes. Amigos desde los noventa, Steve Buscemi no duda en echar un cable a su amigo si la situación lo permite.

Mr. Deeds, The Ridiculous Six… La lista sigue y seguirá. Así Steve Buscemi demuestra que es un tipo que no teme a nada. Capaz de hacer películas de corte muy diferente. Y pase lo que pase con su carrera, si algo tenemos claro es que Steve Buscemi va a quedar en la historia del cine como uno de sus mejores actores secundarios.