Stanley Kubrick, uno de los maestros del cine, también uno de esos maníacos de la perfección, encabezonados en encuadrar de maneras muy concretas. Un virtuoso y visionario director que dio gloria a todo tipo de géneros. Pocos pueden presumir de haber hecho una gran obra en diferentes terrenos como la comedia, el drama, el cine bélico, la ciencia ficción o el terror. Le rendimos homenaje con 10 anécdotas del director.

 

1. Rodaje Senderos de Gloria:

En la secuencia final de la película protagonizada por Kirk Douglas, aparecía una actriz alemana cantando una emotiva canción delante de los soldados franceses. El nombre artístico de esta actriz cuando se realizó la película era el de Sussane Christian, pero apenas un año después su nombre cambiaría por el de Christiane Kubrick. Sería el tercer matrimonio del director, y el definitivo. Tras dos intentos que apenas duraron 3 años cada uno, con Christiane se mantuvo casado los siguientes 41 años de su vida, hasta fallecer en 1999.

 

2. Rodaje de Espartaco

Kirk Douglas, que había apoyado el proyecto de Senderos de Gloria hasta el punto de conseguir dinero para la película, pensó en Stanley Kubrick para sustituir a Anthony Mann, director que inició el proyecto a las órdenes de la superestrella, pero con la que acabó hasta las mismísimas narices. Kubrick acabó el proyecto, a pesar de acabar también hasta el gorro de Douglas. A pesar del éxito del film, de ser el proyecto que le consagraría definitivamente y de ser hoy en día uno de los mejores peplums de la historia, Kubrick no quedó contento con el resultado… y nunca más volvería a trabajar con Douglas.

 

Dr Strangelove

3. Teléfono Rojo: Volamos hacia Moscú

La productora Columbia Pictures puso como condición a Kubrick que el maestro del cine de humor Peter Sellers tuviera en la película, al menos, cuatro papeles diferentes. A fin de cuentas, esta ha sido la especialidad del camaleónico actor de El Guateque. El resultado está a la vista, sobretodo con el papel del Dr. Strangelove que da título en inglés a la desternillante película. Stanley Kubrick logró colarse en los Oscars por vez primera…  y Sellers, también.

 

4. ¿Rodó Stanley Kubrick en la luna?

Es un bulo tan extendido que hasta Iker Casillas se ha tragado. El brillante logro de Stanley Kubrick con 2001: Una Odisea en el Espacio fue tal que dotó de un realismo nunca visto a imágenes del espacio. Y eso que muchos de esos planos han quedado obsoletos a los pocos años debido a que el colorido empleado para algunas cosas no se asemeja al real -pero era algo que entonces no se sabía-. El caso es que en 1969 el hombre pisó la Luna, y se ha rumoreado desde entonces que todo fue un montaje y que el nombre de Kubrick estaba detrás de las cámaras de aquella llegada de Armstrong a la Luna.

 

Stanley Kubrick Blog

5. No estaba en el guión

Suele pasar que algunas de los momentos más soberbios de una película no estén en el guión. Y eso sucedió en La Naranja Mecánica, donde el personaje principal (Alex), interpretado por un Malcolm McDowell pasado de revoluciones, cantaba Singing in the Rain cuando éste ataca junto a sus drogos a un afamado escritor y su mujer. Kubrick le pidió que cantara y bailara, y McDowell lo hizo, con la primera cosa que le vino a la cabeza.

 

El especial carácter de Stanley Kubrick nos dejó anécdotas hasta su muerte, con el estreno póstumo de aquel capricho llamado Eyes Wide Shut.

 

6. Un iluminado

Así se le podría bautizar a Stanley Kubrick cuando tuvo la idea de rodar Barry Lindon con luz natural. En una de esas maniobras que cualquier productor le hubiera dicho que a ver donde pensaba que iba, Kubrick demostró su buen hacer. Para poder conseguirlo no solo se tuvo que esperar en ocasiones horas a que una nube de turno marchara, sino que también los encuadres debían ser muy concretos para poder conseguir que la imagen se viera y el juego de sombras pudiera quedar real. Al final, la película ha quedado como una de sus obras más personales, y ha pasado a la historia por ese detalle sobre la iluminación y la fotografía.

 

El Resplandor Rodaje

7. Un doblaje diferente

Asusta. Kubrick rodó El Resplandor, de Stephen King. Era manía del director escoger quien se encargaría del doblaje, y dejó en manos del director español Carlos Saura la tarea. Eso sí, las voces debían parecerse a las de los personajes originales: Jack Nicholson y Shelley Duvall. Los escogidos fueron Joaquín Hinojosa y Verónica Forqué. Las voces quedaron, tal y como exigía el director, lo más parecidas posibles al original. El problema es que uno escucha la película y suenan demasiado raras esas voces. No gustó en España el doblaje, y aún hoy en día da mucho de que hablar.

8. El día que los Razzies dejaron de tener sentido

Puede que El Resplandor no sea su película más aplaudida, pero el insulto y la pérdida de credibilidad de los Razzies, premios inventados para hacer sombra a los Oscars y echarse unas risas quedó patente cuando decidieron nominar a Kubrick por su dirección en esta película. ¿Una de las peores direcciones del año? Que se repasen plano a plano la película, y si no están contentos, que les anclen al asiento y les abran los ojos como a McDowell en La Naranja Mecánica si hace falta.

 

Stanley Kubrick Anécdotas

9. Sargento realista

Para La Chaqueta Metálica Kubrick no tenía pensado contar con R.L.Ermey. El ex instructor de marines, que había hecho sus pinitos en el mundo del cine estaba ahí para asesorar. Pero se grabó durante largos minutos soltando todo tipo de palabrotas una detrás de otra delante de la cámara y le pasó el vídeo a Stanley Kubrick. El director lo tuvo claro… había encontrado un personaje para la historia del cine bélico.

 

10. Proyecto inacabado / Sueño de vida

Stanley Kubrick se marchó sin haber podido ver estrenada su película con Tom Cruise y Nicole Kidman, Eyes Wide Shut; se marchó con el proyecto de A.I. (Inteligencia Artificial) en folletos nada más, obra que realizaría Spielberg a modo homenaje. Pero la mayor pena de todas es no haber podido ver el Napoleón que Kubrick pretendía hacer. Nunca hubo una productora que echara adelante el proyecto, en gran parte por la fama del director de gastar mucho dinero y fallar tanto en las fechas de rodajes/producción…