Un actor exagerado. Histriónico. Excesivo. De Nicolas Cage se ha dicho de todo en los últimos años. Hay más, sí. Fuera de onda; tiene demasiados tics; es mal actor. Sí, de Nic se ha dicho directamente que es mal actor. Lo cual suena un poco duro pero, eh, todos tenemos nuestras filias y fobias. Todos. Sin embargo, quizá lo que no entendamos al 100%, especialmente aquellos que no toleran al tótem que nos ocupa, es que Nicolas Cage ha creado un estilo interpretativo llamado ‘shamanic nouveau’ y que pretende si no revolucionar, sí al menos remover algo entre los actores y el séptimo arte en general. Si lo consigue o no solo el tiempo lo dirá.

Hay tantas maneras de encarar una interpretación en una película, serie u obra de teatro como actores y actrices hay en el mundo. No me cabe ninguna duda. Cada cual tendrá sus manías y costumbres, unos realizarán una aproximación más inmersiva al personaje, otros buscarán entender su pasado, otros tendrán un talento innata, entrando y saliendo del trabajo sin problemas. Sin embargo, y como decía aquí, se impone un trabajo pegado al realismo, sin estridencias, que los personajes muestren un rango de emociones estables en cuanto a que el espectador pueda sentirlo como verdaderos.

Incluso las películas de fantasía, ciencia ficción o de superhéroes apuestan por este tipo de trabajos. No lo critico, aunque tengo cierta curiosidad por ver un poco de despelote en un cine menos… realista. Por ejemplo, que un actor exagere un poco su trabajo en una saga como el Universo Cinematográfico Marvel debiera verse como algo normal. Es por eso que trabajos como los de Jim Carrey o el propio Nicolas Cage –y otros tantos y tantas que quedan fuera de los principales focos- son tan revitalizadores y refrescantes. Necesarios, incluso.

Una técnica imposible de aprender

Nicolas Cage entiende su trabajo como una continua forma de experimentación. Asegura que su labor número uno es darle a su director lo que desea, y que si hay algo en su actuación que al ‘jefe’ no le convence, lo cambiará para que todo salga correcto. El fin último es la película. Pone su ‘shamanic nouveau’ al servicio de la obra. ¿Y qué es eso de ‘shamanic nouveau’? El nombre que le ha dado Cage a esa experimentación constante como actor. Ojo, porque Nicolas Cage avisa: ‘shamanic nouveau’ no es algo que se pueda aprender, es algo que se encuentra. Si no eres capaz de experimentar sin miedo, jamás lo encontrarás. Interesante.

Al actor no le gusta sentir que miente con su trabajo. De ahí dicha experimentación hasta que encuentra algo que le sirva para entender al personaje. Quizá este sea el motivo de esas exageraciones que muchos ven en sus actuaciones. Afirma que hay algo que mueve a ese ‘shamanic nouveau’, normalmente una emoción generada o motivada por algo: un objeto raro, una antigüedad, un escrito, una experiencia. Algo que incluso puedas meter en el bolsillo de tu pantalón, tocarlo y sentir la experiencia de la experimentación.

Nicolas Cage shamanic nouveau

Sentir, imaginar, viajar. No actuar. Ese es el leitmotiv de Nicolas Cage y del ‘shamanic nouveau’. ¿Y de dónde viene ese nombre? No podía tener otro entendiendo que Cage llega a referir a los chamanes antiguos y su labor como actores e interpretadores de aspectos extrasensoriales. Para Nic la actuación no es algo creado hace 100 años, ni siquiera en su forma actual, sino que se va cientos de años atrás, milenios atrás, y para él ese es un lugar que explorar y conocer. Por tanto no hace nada realmente nuevo, sino que podríamos afirmar que su trabajo es la extensión del hecho por actores medievales, clásicos o esos chamanes que él mismo menciona. Suena un poco enrevesado, quizá, alocado, seguro, pero no podemos olvidar el amor que siente Nicolas Cage por el cine y el trabajo de actor.

Quizá llegados a este punto estés pensando que esto de Cage y su ‘shamanic nouveau’ es imposible. ¿Por qué? Al fin y al cabo Stanislavski o El método de Adler, Strasberg y Meisner solo tiene 100 años. Y ni siquiera ellos dicen que solo hay una manera de enfocar un trabajo como actor. Ninguna de ellas es LA correcta. Por eso el ‘shamanic nouveau’ puede ser tan interesante como aquellas.

‘Shamanic Nouveau’ como la respuesta de Nicolas Cage a su amor por el cine

La actuación de Nicolas Cage llega a esos ‘exagerados’ momentos en situaciones críticas para sus personajes. ¿Extraño? No. No son más que una extensión de nosotros mismos en esas mismas vivencias. Tienes que romper algo lleno de ira y lo haces delicadamente… lo siento, no cuela. Sacas todo lo que hay en ti y sin desearlo exageras tus acciones. ‘Besos de vampiro’ (‘Vampire’s Kiss’) es una de esas actuaciones que ha convertido a Nicolas Cage en un meme de Internet. Lleva su trabajo al extremo. ¿Por qué? Le dejaron experimentar y lo disfrutó.

Algo que puede verse también en ‘Peggy Sue Se Casó’. Hay algo en su trabajo en esa película que me exaspera en los primeros minutos, lo admito. Pero pronto compro ese ticket, la entrada a ese mundo de imaginación. Y lo disfruto. Porque Nicolas Cage no es solo un actor, es un artista, uno de esos que no trabaja, hace ‘performances’. O como quiera que se diga. Investiga, explora, experimenta, innova. Esas son las guías que sigue Nicolas Cage con su ‘shamanic nouveau’. ¿No se lo compras y prefieres un trabajo más realista? ¿Más normal? Perfecto.

Él no te lo va a reprochar. Porque ante todo sois dos personas que compartís una cosa en común: el amor por el cine. Y eso es lo que ante todo mueve a Nicolas Cage y su trabajo. Todo esto que te he contado sobre el ‘shamanic nouveau’ no me lo invento yo. De hecho ya lo avisó Cage en su discurso de aceptación del Oscar, cuando esperaba que “hubiera más películas donde pudiéramos experimentar y movernos adelante al futuro de la actuación”. Palabra de dios, te alabamos señor.

Ahora no te pierdas estos 30 datos alucinantes de Nicolas Cage en nuestro canal de Youtube