Los Oscars son una manera de medir el nivel artístico de cada año, si bien no es una ciencia cierta. Cada temporada de premios encontramos grandes películas olvidadas de los Oscars, películas que con el tiempo pasan a ser historia viva del cine. Incluso mucho más importantes que algunas -o todas- las películas nominadas.

En Revancha hemos puesto sobre la mesa 10 títulos algunos de los cuales probablemente más de un lector piense que ganaron el Oscar a la Mejor Película y, sin embargo, no fueron nominados en ninguna de las dos categorías más importantes de la noche: Film y Director. He aquí  una pequeña dosis -habrá muchos más títulos- de películas que son de lo mejor de la historia del celuloide, y que fueron ignoradas por la Academia.

Películas olvidadas de los Oscars

Tiempos Modernos (1936)

Que Charles Chaplin no era muy academicista es de sobra sabido. Ninguneado hasta que le reconocerían con un Oscar honorífico, únicamente lograría entrar en los Premios con El Gran Dictador -cuando no lograría el premio al Mejor Actor vaya usted a saber por qué-. Pero cuatro años antes esta Tiempos Modernos, una de las películas míticas del cine mudo logró la friolera de cero nominaciones a los Oscars. En una edición donde se nominaban hasta diez películas en la categoría reina y ganaría El Gran Ziegfield. No fue la única ocasión donde la Academia pasó olímpicamente de Chaplin, ya que en 1931 Luces en la Ciudad corrió idéntica suerte -aunque entonces se nominaban tres títulos-.

Ser o No Ser (1942)

De sobra es sabido que la Academia suele evitar las comedias a lo grande. Otro asunto son las comedias románticas o dramáticas. Si a eso le unimos estar en plena Segunda Guerra Mundial y ser dirigida por un director alemán, quizá ahí encontremos el porqué de que uno de los hitos de la comedia, dirigido por Ernst Lubitsch se hiciera únicamente con una mísera nominación a la Mejor Banda Sonora en un año donde, además, el cine sobre la Segunda Guerra Mundial colocó hasta cinco nominadas de las diez. Venció un drama bélico y por ahí pululan dos títulos olvidables como Wake Island o The Pied Piper. Mientras una de las mejores comedias de la historia fue evitada.

Cantando Bajo La Lluvia Película

Cantando Bajo La Lluvia (1953)

Hace escasas ediciones de los Oscars La La Land fue la más galardonada con 6 estatuillas. Merecía vencer en Mejor Película, pero ya sabemos qué sucedió. El caso es que este musical bebe muchísimo de Cantando Bajo La Lluvia, un clásico de Gene Kelly que es todo un mito de cine. Y una de las películas olvidadas de los Oscars. Dos nominaciones a los premios: Actriz Secundaria y Banda Sonora en un año donde nos topamos con El Mayor Espectáculo del Mundo como la ganadora a Mejor Película y títulos interesantes pero a todas luces más olvidados como Moulin Rouge o Ivanhoe entre las nominadas.

Centauros del Desierto (1956)

La Vuelta al Mundo en 80 Días -sí, esa que protagonizó Cantinflas- se hizo con el premio grande de la noche. Una interesante y entretenida película, sí, pero venciendo en los años del esplendor de Hollywood, casi nada. La simpatía de esta cinta o de El Rey y Yo pasó por encima de uno de los mitos del western: John Ford. A pesar de contar con 4 Oscars como director, el bueno de Ford únicamente logró colocar uno de sus Westerns en los Oscars: La Diligencia. A Centauros del Desierto ni le mencionaron en el que es, para mucha gente, el mejor papel de la carrera de John Wayne. Seis años después otro clásico de Ford, El Hombre que Mató a Liberty Valance, considerado otro gran western se conformó con una mención, siendo nominada a Mejor Vestuario. Ese año había grandes films en liza como Lawrence de Arabia, Matar a un Ruiseñor… pero ¿Vivir de Ilusión o Rebelión a Bordo?, por favor, académicos.

Película Senderos de Gloria

Senderos de gloria (1957)

La edición de aquel año, sin duda alguna, es de las más sobresalientes de la historia del cine. Todo un mito como El Puente Sobre el Río Kwai venció a dos pesos pesados del cine judicial como Testigo de Cargo y Doce Hombres Sin Piedad. Un trío de ases del cine en toda regla. Pero por el camino incluyeron Vidas Borrascosas y Sayonara, mientras que se olvidaron de la que es considerada la mejor película antimilitarista de la historia. Que Stanley Kubrick fuera nuevo y el proyecto fuera de bajo presupuesto quizá influiría. El caso es que visto con el tiempo es desesperante como no la mencionaran en ninguna categoría. Al menos está en nuestra lista de películas olvidadas de los Oscars.

Con la Muerte en los Talones (1959)

Tres nominaciones a los Oscars, las impepinables de Guión, Montaje y Dirección Artística, lucen en el palmarés -a cero- de este clásico de Alfred Hitchcock. Ni mención a su director siquiera. Compremos que fue un buen año con Ben Hur o Anatomía de un Asesinato, ¿pero son Historia de una Monja o El Diario de Anna Frank -buenas películas ambas- mejores para el gran público y la historia que la historia de espionaje que nos contó el maestro del suspense? Podemos decir que no. Ese año no sería lo único sangrante, puesto que Con Faldas y a lo Loco no conseguiría entrar en la categoría reina, al menos al bueno de Billy Wilder le recompensaron con la nominación y un año después lograría vencer en los premios de la Academia con El Apartamento, una comedia más amable.

Espartaco Película

Espartaco (1960)

Otra dolorosa adición a la lista de películas olvidadas de los Oscars. Ese año, como he comentado, ganó El Apartamento. Ningún pero al maestro Wilder, como que un film como Espartaco que concluyó -pero no inició- Kubrick podría ser obviado en la categoría de Dirección al ser aún un amateur de la vida. Cuatro premios -secundario para Peter Ustinov y tres categorías técnicas- lucen la carátula del DVD de este mito del péplum. Pero que en plena grandeza de este género, tras los 11 Oscars de Ben-Hur la Academia borrara del mapa en la categoría de Mejor Película a uno de los grandes del género es un atropello en toda regla. A cambio nominaron a la patriótica, buena -pero que no llega a tal altura- El Álamo y a las ya olvidadas Hijos y Amantes y Tres Vidas Errantes. Ver para creer.

Erase Una Vez en América (1984):

Que Sergio Leone al ser italiano y darse a conocer con cine rodado en España pasó a la historia pero no tenía cabida su cine en la Academia es un hecho. Incluido que una de las bandas sonoras más alucinantes de la historia -El Bueno, el Feo y el Malo- no llegó a ser ni nominada. Pero aquí ya era una historia americana, con los gángsters y el cine negro que había resucitado la saga de El Padrino, de por medio. Todos los ingredientes para reconocer, al menos en forma de nominación a un mito del cine. Para que no entrase en esta lista de películas olvidadas de los Oscars. Los Globos de Oro llegarían a incluirla en una edición posterior -debido a fechas de estreno- a Director y Banda Sonora. ¿Los Oscars? Esta no era su guerra, por lo visto.

Películas de detectives

Seven (1995)

David Fincher revolucionó el cine de los noventa -con permiso de Tarantino- con esta joya del cine policíaco y de asesinos en serie que es, indudablemente, una de las piedras angulares del cine de finales del siglo XX. Pero, la Academia, fiel a su estilo de las películas simpáticas prefirió nominar a Babe: El Cerdito Valiente. Ni Fincher, ni Guión, ni un Morgan Freeman en estado de gracia, ni a Brad Pitt que en la secuencia final realiza uno de sus momentos estelares de su carrera llegaron a ser tenidos en cuenta. Tampoco el secundario -que no spoilearemos por si no la habéis visto-. Una única mención, la nominación a Mejor Montaje luce en el ninguneo de la Academia a una película que podría haber roto con todo.

American History X (1998)

Compramos la idea de que esta película, por su carácter independiente, no tenía cabida en aquellos Oscars, y sí los tendría hoy en día. Pero es que hablamos de una película que para crítica y público probablemente sea mejor que la gran mayoría del cine premiado en estos últimos 20 años en los Oscars. Historia viva del cine que se ha agrandado con el paso de los años. La Academia al menos no cometió el atropello de no nominar a Edward Norton, si bien podría haber merecido el Oscar antes que Roberto Benigni. Ese año había canela fina con La Vida es Bella o Salvar al Soldado Ryan, pero la Academia premió a Shakespeare in Love, film que hoy en día hubiera sido olvidado si no fuera porque ha pasado a la historia como una de las ganadoras más sangrantes -visto el nivel de sus rivales- de la historia de los premios. En el tintero también ningunearon a otro merecedor del Oscar como Jim Carrey por El Show de Truman, que tampoco entró en la categoría reina, si bien sí entró su director: Peter Weir.

Escucha nuestro podcast sobre los Oscars 2019