Octavo duelo de #PelículasGemelas, la sección donde enfrentamos a películas similares estrenadas más o menos en el mismo tiempo. Turno de una petición: ‘La Carretera’ y ‘El libro de Eli’, dos films que nos sitúan en un planeta post apocalíptico. Sobrevivir no será fácil.

#PelículasGemelas: 'La carretera' vs 'El libro de Eli'

ARGUMENTO:

El planeta tal y como lo conocemos ya no existe. En un mundo post apocalíptico sobrevivir no es tarea fácil y nuestros protagonistas deberán hacer frente a diferentes adversidades para defender su bien más preciado.

FECHA DE ESTRENO:

La carretera – 20 de noviembre de 2009
El libro de Eli – 15 de enero de 2010

TAQUILLA:

Presupuestos muy diferentes en ambos casos y las taquillas también lo fueron. ‘La carretera’ apostó por un perfil más bajo, casi de autor, con un descarado interés para posicionarse de cara a los Oscars -al menos así lo deseaban sus productores, los Weinstein- y se llevó 27 millones de euros, 7 por encima del presupuesto. ‘El libro de Eli’ busca el entretenimiento puro y duro, sin dejar de lado el mensaje a leer durante todo el film, y el público respondió en consonancia. Sobre 80 millones de presupuesto recaudó casi el doble: 157. Hay vencedor claro y es que Denzel es mucho Denzel.

La carretera
El libro de Eli

La Intrahistoria

Con ‘La carretera’ y ‘El libro de Eli’ casi no hablamos ni de películas gemelas en el sentido en el que lo hacemos en Revancha. El estreno de ‘La carretera’ estaba previsto para noviembre de 2008, momento en el que el rodaje de ‘El libro de Eli’ ni siquiera había comenzado. No podemos decir además que ambas películas tuvieran mucha relación en un principio, aunque habría que preguntar al guionista Gary Whitta si cogió influencias del libro ‘The Road’ de Cormac McCarthy publicado en 2006. Más allá de eso, parece que en esta ocasión hablamos de una de esas casualidades que se dan en Hollywood, cuando dos productos similares llegan a la vez casi por ciencia infusa.

¿O no? Si echamos una mirada a aquellos años vemos una curiosa coincidencia de títulos apocalípticos o de supervivencia con un presupuesto alto: ‘Soy leyenda’, ‘La guerra de los mundos’, ‘El día de mañana’, ‘Moon’, ‘Zombieland’ o incluso en televisión ‘The Walking Dead’. Quizá ambas películas solo sean hijas de su tiempo. Nos ofrecen aspectos diferenciados de las mencionadas y, además, una lectura que va más allá de la experiencia cinematográfica.

Las dos películas cuentan con repartos de primerísimo nivel. Ganadores del Oscar incluidos, como Denzel Washington, Gary Oldman, Charlize Theron y Robert Duvall. Y Don Viggo Mortensen, que Oscar no tiene –aunque sí tres nominaciones– pero fue Aragorn. Y con eso ya tiene nuestro respeto, cariño y amor eterno.

El análisis de… La carretera

La carretera

Entre las diferencias que encontramos entre ambas películas, una llega muy obvia y muy rápidamente: la experiencia que nos ofrece ‘La carretera’ es muy pausada y reflexiva, con apenas unos momentos de sobresalto en forma de acción. Lo que más importa al visionar ‘La carretera’ es entender los procesos que pasan ambos protagonistas, padre e hijo, en su viaje al intentar encontrar un lugar menos inhóspito para intentar sobrevivir. El viaje, en este caso, es más interno e introspectivo con respecto a su rival.

Uno de los aspectos más poderosos y relevantes en el desarrollo del film es su fotografía. La apuesta por unos tonos grises y apagados sueltan una fuerza abrumadora en el espectador. En este caso sentimos de primera mano cuán moribundo está el planeta, así como su agresividad para con nuestros protagonistas. No solo combaten contra el enemigo que acecha, el ser humano, o el propio, la deriva mental, sino también contra un entorno que les es hostil sin remisión. Esto solo cambia en el pequeño tramo de tranquilidad y felicidad que disfrutamos, dentro de un búnker que establece un cambio en el personaje que realiza Viggo Mortensen.

Sus aires más pausados quedan reforzados por apariciones poderosas, como la de un Robert Duvall que nos regala uno de los grandes momentos de la cinta. ‘La carretera’ exige al espectador, pero a su vez da mucho a cambio. Una pura historia de supervivencia, de lucha con el entorno y consigo mismo, donde la solidaridad y la bondad quedan muy olvidadas ante lo que es una pelea diaria por volver a abrir los ojos una vez más. Aunque los inocentes ojos del niño protagonista quieran mostrarnos lo contrario.

El análisis de… El libro de Eli

El libro de Eli

La propuesta de ‘El libro de Eli’ es muy diferente a la de ‘La carretera’. Ni peor, ni mejor, diferente. La película protagonizada por Denzel Washington se lanza sin reparos ni temores al entretenimiento puro y duro. Hay lecturas, y hay reflexión, sí, pero esta queda a un lado ante lo que realmente importa: nuestro querido Denzel pegando tiros, soltando mandobles y puñetazos a todo lo que se le ponga delante. Y esto funciona, vaya sí funciona. Nos deja con ganas de más, sin duda, aunque el final nos quite lo más valioso de las manos.

Aunque parte tranquila, cada vez que sentimos la presencia de un posible ‘enemigo’ sabemos que se va a liar. Aquí no hay conversaciones que valgan, la cosa es que Denzel Washington suelte hostias como panes. La presencia de Gary Oldman refuerza un reparto ciertamente de lujo. La fotografía apuesta por atosigarnos la visión y los ojos, como sienten los propios personajes en un planeta que hace de la luz solar el principal enemigo del hombre. Todo es un yermo, todo es un páramo seco en el que el agua es el bien más preciado.

¿El más preciado? No. Hay un libro, el libro de Eli, que vale más que cualquier gota de agua. Que sea la Biblia y la relevancia que parece dar el film al mensaje de las escrituras puede gustar más o menos. Pero lo cierto es que el mensaje final da en el clavo, ese en el que nos dice claramente que sí, las hostias como panes están bien… por ahora. Tú, yo, todos lo hemos pasado genial viendo a Denzel hacer de las suyas, pero a la hora de la verdad, cuando la tormenta amaine, necesitas crear una nueva sociedad, nuevos valores, y estos se consiguen con las letras, con los recuerdos.

¿Cuál es nuestra favorita?

Ha costado mucho decidir. Si bien son diferentes, ambas son buenas en lo suyo y consiguen convencernos de su propuesta. Tanto ‘El libro de Eli’ como ‘La carretera’ nos parecen buenas películas, de esas que recomendar para un domingo por la tarde. Bueno, quizá una es más de sábado noche y la otra de domingo tarde. Se me entiende, ¿verdad? El caso es que teniendo presente que la acción despelotada nos vuelve locos, y que esta acción en un mundo post apocalíptico nos parece lo más, sentimos que ‘El libro de Eli’ es algo inferior a ‘La carretera’.

Sí, nuestra favorita es ‘La carretera’. Una película que alcanza aspectos tanto en lo audiovisual como en lo reflexivo a donde ‘El libro de Eli’ parece querer llegar sin conseguirlo. El viaje de los dos protagonistas de ‘La carretera’ es una pequeña joya dentro de un género que muchas veces parece enclaustrado en la acción, la aventura y el ritmo frenético. Que alguien se pare a pensar y contarnos cómo podría ser un mundo en esa tesitura, sin la testosterona habitual de Hollywood, se agradece. Es más, le sienta genial al género post apocalíptico.

Quiero dejar muy claro que ‘El libro de Eli’ me gusta. Nos gusta, al equipo Revancha. Simplemente debo elegir y en este caso me quedo con la experiencia y el viaje introspectivo, lleno de suspense y emotividad que nos ofrece ‘La carretera’. Disfruto con ambas, pero solo puede ganar una.

Vuestra favorita es…

Como siempre, queremos saber cuál es vuestra favorita en este duelo de películas gemelas. ¡Anímate y deja tu elección en los comentarios!