El cine genera en nosotros expectativas enormes en muchos ámbitos de la vida. Fíjate, hay quien quiere dedicarse a estafar y/o ser un tiburón de la bolsa solo por lo mucho que mola ‘El lobo de Wall Street‘. No entendieron nada. Si hay un género que lleva nuestras expectativas al cielo ese es el de las películas románticas y si son sobre amores de verano ni te digo. Porque sí, el cine ha sabido explorar en sus películas la belleza de un amor de verano, la belleza de ese romance veraniego que más jóvenes o más mayores alguna vez vivimos. Es hora de celebrar ese amor, esa pasión, con once películas románticas de verano.

El amor de verano y sus películas perfectas

Grease (1978)

‘Grease’ no cuenta un romance veraniego y en cambio si buscas películas que nos den amores de verano en Google, vas a encontrar muchas páginas que sitúan este magnífico musical en su lista. Porque ‘Grease’ y la historia de Sandy y Danny es puro amor adolescente de verano. De hecho todo empieza con ambos contándonos su maravillosa historia de amor, vivida en un verano entre años de instituto. Y sí, todo ocurre durante un año de colegio, pero qué más da. Permíteme esta licencia porque mira, amigo o amiga, no hay nada más bonito que ese amor de verano terminado, pensando que nunca volveréis a veros, para descubrir que hay una nueva oportunidad aunque sea en las películas de cine.

Dirty Dancing (1987)

‘Dirty Dancing’ ha pasado de ser una película romántica un tanto casposa hace no mucho a convertirse en un film adorado por muchos. A estas alturas su consideración ha cambiado tanto que ya nadie esconde que le gusta. Y ‘Dirty Dancing’ es una de esas películas que es puro amor de verano. La historia de Baby y Johnny Castle es tan clásica y típica que uno a veces puede preguntarse cómo funcionó. Chica conoce a chico, sí, y les gusta bailar, vale, el caso es que son de clases sociales diferentes y esto, como siempre, crea problemas. No siempre, claro, porque bailar les encanta a ambos y eso es lo que les une dentro de este romance veraniego en forma de película que es ‘Dirty Dancing’.

Un gran amor (1989)

Cameron Crowe, otrora director adorado por joyas como ‘Casi famosos’, hoy un tanto olvidado por no haber conseguido mantener ese interesante nivel de sus comienzos, consiguió establecer una película en apariencia sencilla como esta en un clásico de las películas románticas… de verano. Sí, ‘Un gran amor’ -también conocida como ‘Say Anything’-, nos sitúa en la antesala del verano y nos dirige hacia este para ver cómo una pareja no puede formarse. La historia sencilla y clásica de ‘chico-conoce-a-chica-pero-al-padre-no-le-gusta-el-chico’ es aquí elevada a la altura de maestría gracias al buen hacer de Crowe… y un John Cusack que, oye, enestos papeles no había quien le hiciera sombra.

Mi chica (1991)

Si esta película no te dice nada es porque generacionalmente no te pilló en el momento exacto. Yo, nacido en 1986 y criado en los 90, disfruté viendo esta película una y otra vez. Una película romántica que pasaban en la sobremesa de los fines de semana de verano, en ocasiones incluso a la noche. Daba igual la hora, el caso es que ‘Mi chica’ enamora por dos encantadores niños encarnados por Anna Chlumsky y Macaulay Culkin. ‘Mi chica’ es una película cien por cien verano, y es que este amor infantil y veraniego transcurre única y exclusivamente durante este magnífico periodo en el que todo romance es más bonito. Y entrañable.

Antes del amanecer (1995)

Bueno, a ver, paremos un segundo. Nos vamos a quedar con la primera película de la trilogía ‘Antes de…’ (‘Before…’). ¿Por qué? Por ser la primera. Porque las tres transcurren en verano y las tres nos enamoran. ‘Antes del amanecer’ situó en el mapa una historia de la que no nos desharíamos hasta 2013. En este caso es una noche de verano, unas horas, en las que no vemos nada más que a nuestros protagonistas caminando, conociéndose y cayendo rendidos el uno en los brazos del otro. Sencilla, pero preciosa. Como un buen amor de verano, estas tres películas no buscan complicarse demasiado y sí enamorarnos por sí mismas, por el amor, por la vida, por sus protagonistas.

El diario de Noa (2004)

Si pensaba que en una lista con películas que nos muestran amores de verano no iba a aparecer ‘El diario de Noa’, algo falla. En nosotros o en ti, pero algo falla. Porque ‘El diario de Noa’ es precisamente eso, verano. Es, además, una historia que ha conseguido establecerse como una magnífica película romántica, una que resulta inolvidable desde hace dos décadas. Ryan Gosling y Rachel McAdams son durante muchos minutos todo lo que deseamos en nuestras relaciones. Y sí, a muchos el simple hecho de escuchar el nombre de la película les produce urticaria, pero no por eso esta es peor película. Al contrario. En cine dame más amores de verano como este.

500 días juntos (2006)

Estrictamente podríamos tomarla como película anti romántica, ya que parte de su trabajo consiste en echar por tierra lo que conocemos de este tipo de films. Y estrictamente su historia no sucede en verano. Pero una película romántica coprotagonizada por Zooey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt solo puede sentirse como veraniega. Además el personaje de ella se llama Summer. ¿Qué más necesitas? Mira, aquí él se enamora perdidamente de ella pero esta no le corresponde. Se arrejuntan, pero ella está más de que no. Y al final es un no. Mientras tanto él repasa la relación de pe a pa.

Mamma Mía! (2008)

Podría pegarte lo que puse sobre ‘¡Mamma Mía! La película’ en este texto sobre películas que son puro verano y quedarme tan ancho, pero no voy a hacerlo. Tentación toda, pero esto va sobre amores de verano y películas que nos llevan a vivir esos romances, no sobre películas veraniegas. Y es que ‘¡Mamma Mía!’ es una pequeña joya en eso. Tenemos dos amores veraniegos en uno, aunque si nos ponemos son cuatro. Por un lado la relación entre los dos jóvenes que quieren casarse y, por otro, esa maravillosa Meryl Streep, la historia que destapa su hija y los tres pretendientes. Entre medias a tope de canciones de ABBA porque todo amor de verano y sus películas suenan mejor con su banda sonora.

Primos (2011)

La única incursión española en la lista de películas románticas y con amores de verano lo hace por todo lo alto. Y es que ‘Primos’ es fabulosa. Divertida y entrañable, son varias las historias y los romances de verano que surgen en ella. Nos quedamos lógicamente con el de sus protagonistas: Quim Gutiérrez e Inma Cuesta. Bonita, divertida y evocando los amores adolescentes de verano. Además, tenemos a Clara Lago y Raúl Arévalo dándonos desparrame veraniego junto a Antonio de la Torre. Una preciosa historia sobre volver al pueblo, a esos tiempos mejores donde nuestra única preocupación era divertirnos bajo unos rayos de sol. Pocas como ‘Primos’ para volver allí.

Moonrise Kingdom (2012)

El último verano. Ese en el que todo cambia. Ese que ocurre varias veces. Porque tenemos un último verano antes de la adolescencia, y otro durante esta y al pasar a la vida adulta. ‘Moonrise Kingdom’ nos lleva al verano de la infancia, a un campamento de niños donde nos uniremos a Sam y Suzy, dos jovencitos enamorados. Nos meteremos de lleno en el maravilloso universo de Wes Anderson, esta vez en plenos años sesenta, con sus colores, sus simetrías y su personalísimo estilo. Disfrutaremos con una sonrisa en la cara de esta historia bonita, tan infantil como adulta a la vez.

Call Me By Your Name (2017)

Otra de la que, como ‘¡Mamma Mía! La película’, podría hacer un copia-pega del texto sobre las películas con sabor a verano. ‘Call Me By Your Name’ nos lleva a un verano italiano y, como siempre me gusta decir, no hay nada más bonito que un verano italiano. Bueno, sí, muchas cosas, pero entendedme. Aquí todo es bonito, aquí todo va de descubrir, y aquí todo va de nuevos y primeros amores. Una delicia con un inigualable sabor a romance de verano, una película que te llevará a evocar la pasión que viviste en aquel verano en Salou.