Quien se piense que la carrera hacia el Oscar comienza con las nominaciones está muy equivocado. La carrera hacia la dorada estatuilla comienza mucho antes, con los premios cada vez más masivos de la crítica de diferentes lugares. Cada lugar tiene la suya, y después están los medios online, los críticos a secas… en definitiva un porrón de premios de los cuales no todos son igual de importantes y que tienen dos labores, por un lado ubicar algunas películas que podían estar olvidadas o la gente no tenía en cuenta; y por el otro dilucidar quien está siendo el caballo ganador en la carrera. Pero de entre todos los premios de la crítica hay unos que destacan: los Globos de Oro.

Entregados por la prensa extranjera en Hollywood. No es lo mismo la prensa y críticos que la Academia, pero no hace mucho las coincidencias entre ambos eran muy altas. Suele haber alguna sorpresa final, pero generalmente los Globos de Oro son un buen punto de partida para separar el grano de la paja. Pues bien, este 11 de diciembre tuvo lugar en Los Ángeles la gala de nominados para estos premios, que se entregarán el 8 de enero, aún antes de que se sepa quienes serán los nominados a los Oscars.

Cuatro son los títulos importantes que ha dejado sobre la mesa los Globos de Oro: La Forma del Agua con 7 nominaciones, Los Archivos del Pentágono (6), Tres Anuncios a las Afueras (6) y Dunkerque (3). Las cuatro han logrado el doblete Mejor Film Dramático y Mejor Director -donde no se distingue entre drama y comedia-; por el lado de la comedia la según la crítica sensacional Lady Bird tiene 4 nominaciones, por únicamente dos de la otra gran película en boca de todos que huele a nominaciones al Oscar: Déjame Salir, film de terror -y racismo- que está arrasando en la temporada de premios de la crítica.

En el apartado de sorpresas destaca el ninguneo en categorias importantes a The Florida Project, si bien Willen Dafoe huele el Globo de Oro, el Oscar y lo que pille por el camino como Mejor Secundario, y no había hueco para todas. Pero por encima de todo la nominación a Ridley Scott un director capaz de aparecer y desaparecer de la temporada de premios y que ha salido absolutamente de la nada, siendo nominado a Mejor Director a pesar de que su Todo el Dinero del Mundo no ha logrado mención en film dramático.

La batalla está abierta, si bien son tres títulos los que sobre el papel deberían aspirar al premio gordo de la noche. Uno de ellos, Call Me By Your Name ha quedado algo renqueante tras la no nominación ni a su director, ni a su guión. Sigue siendo una de las apuestas fuertes cara a los Oscars pero es mala noticia quedar en un segundo plano en esta pelea tan importante, donde sí aparecen Christopher Nolan y Guillermo Del Toro, que posiblemente sean los rivales a batir, junto a sus films, en los Globos de Oro. ¿Los Oscars? Como decimos será otra historia donde el drama indie sobre la homosexualidad tiene muchas papeletas.

En cuanto a las interpretaciones de carácter dramático en boca de todos está Gary Oldman y su papel de Winston Churchill en El Instante más Oscuro, película que se ha desinflado por completo en el resto de categorías al no tener más nominaciones. Repasar el quinteto de actores tiene aroma a los años 90 con Daniel Day Lewis, Tom Hanks y Denzel Washington en el mismo. Solo una joven estrella que se postula como candidato nº1 a arrebatar la gloria a Oldman: Thimotee Chalamet, protagonista de Call Me By Your Name.

En el apartado de Mejor Actriz sin novedad en el frente. Las tres que aspiraban a esta nominación y al Oscar están presentes. La ganadora del Oscar Frances McDormand -Tres anuncios…-, Sally Hawkins -brillante según la crítica en La Forma del Agua- y la incombustible Meryl Streep -Los Archivos del Pentágono-. El resto de actrices en boca de todos no podían aspirar a esta categoría porque entraban en la categoría de comedia.

Comedia

Ahí están los nombres de Saoirse Ronan, adorada por crítica y Academia, la protagonista nominada al Oscar por Brooklin tiene en Lady Bird su caballo ganador, aunque no lo tendrá fácil ni siquiera en los Globos de Oro, donde Margot Robbie es una de las candidatas más serias de la carrera. Completan la categoría dos que están hasta en la sopa: Judi Dench y Helen Mirren y Emma Stone por La Batalla de los Sexos.

En actor comedia tenemos precisamente al compañero en ese peculiar partido de tenis. Steve Carell ya suma unas cuantas nominaciones importantes en su carrera gracias a ser uno de los mejores comediantes. Pero nada tendrá que hacer en una pelea cerrada entre dos púgiles. Por una banda James Franco por su papel cómico más serio: The Disaster Artist le podría otorgar su segunda nominación al Oscar y le podría ofrecer un Globo de Oro, siempre y cuando no lo impida Daniel Kaluuya por dejarse hipnotizar por ese largometraje que ha hipnotizado a la crítica: Déjame Salir. Sin apenas opciones Hugh Jackman por volver a mostrar sus dotes musicales y Ansel Elgort, única nominación de una película -Baby Driver- que bien merecía estar entre las candidatas a comedia.

En dicha categoría, como decimos, Lady Bird y Déjame Salir deberían ser los dos gallos, con permiso de un The Disaster Artist que parece un escalón por debajo. Las dos primeras parecen estar fuertes para entrar entre las 8 o 9 que acaben logrando entrar en los Premios de la Academia, mientras que la obra dirigida por James Franco sobre la peor película de la historia -ganadora de la Concha de Oro en San Sebastián– tiene difícil lograr ese puesto de honor.

Respecto a los secundarios, nadie duda a estas alturas que un hombre como Willem Dafoe merece ya un reconocimiento múltiple. Actor de gran nivel, camaleónico, y que no ha recibido muchos elogios pero por fin parece tener su recompensa. Richard Jenkins -La Forma del Agua- y Sam Rockwell -Tres Anuncios…- podrían ser las alternativas. En Mejor Actriz Secundaria. Laurie Metcalf -La Forma del Agua- es la máxima favorita.

Del resto de categorías cabe destacar que en Film de Animación todo lo que no sea premiar a Coco sería más que una sorpresa, practicamente un sacrilegio. En Banda Sonora un duelo entre Hans Zimmer -Dunkerque- y John Williams -Los Archivos del Pentágono- parece acaparar la atención, mientras que en guión podría tener su oportunidad Tres anuncios a las afueras, con permiso de Lady Bird o La Forma del Agua.