13 de marzo de 1978. El actor John Cazale fallece por cáncer de pulmón a la edad de 42 años. Solo había aparecido en 5 películas, las cinco nominadas a los Oscar. Conocido quizá por su papel como Fredo Corleone en la saga ‘El Padrino’ de Francis Ford Coppola, en esas últimas horas a su lado se encontraba su pareja, una joven Meryl Streep que veía como, de repente, su mundo se derrumbaba ante sus ojos. Destrozada, hizo del dolor virtud. En el rodaje de su siguiente película se levantó como el tótem de la interpretación que hoy conocemos. Era ‘Kramer contra Kramer’ y con esa actuación Meryl Streep ganó su primer Oscar.

Desde entonces las películas de Meryl Streep nos acompañan como nuestros propios cumpleaños. No puede faltarnos una, cada poco, para disfrutar del excelente trabajo que realiza siempre esta magnífica actriz. Decir Meryl Streep es decir una de las mejores actrices no solo de su generación, esa frase tan manida, sino de la historia del cine. Probablemente peleando el primer puesto con una tal Katharine Hepburn. Superlativa en todos sus trabajos, las películas de Meryl Streep pueden ser malas a rabiar que su presencia es de esas que mejora cualquier mal guion. Al estilo, salvando las distancias, de lo que decíamos sobre Woody Harrelson o Steve Buscemi.

La carrera de Meryl Streep tuvo desde aquel 1978 hasta mediados de los noventa varios momentos clave que le auparon a su posición de gran actriz. Películas como esa ‘Kramer contra Kramer’ o ‘La decisión de Sophie‘ le reportaron sendos Oscars, pero además hizo otras como ‘Memorias de África‘ o ‘Los puentes de Madison‘ que le llevaron el cariño del público. Teniendo ganados al público y a la crítica, ¿qué te queda por hacer? Más y más películas, disfrutar con tu trabajo y seguir cosechando nominaciones a los premios como churros. Se le caen de las manos.

Ese amor del público lo remató en la década de los 2000 con dos películas que fueron exitazos de taquilla, pelotazos de los que salen pocos al año. Hablo de, cómo no, ‘El diablo viste de Prada’ y ‘Mamma Mia’. En ‘El diablo viste de Prada‘ Meryl Streep nos regala una actuación icónica en una película menor en su filmografía, que no deja de ser una comedia entretenidilla y ya, pero en la que su particular Anna Wintour devora pantalla y metraje. Excelente dúo con una Anne Hathaway divertidísima. Qué decir de Meryl Streep en ‘Mamma Mia‘, la película que llevó al cine la obra teatral con las canciones de Abba. La vimos cantar y sobretodo la vimos divertirse. Una película que desprende buen rollo, como su secuela, y en la que vimos una actriz festivamente deliciosa.

Meryl Streep joven

Meryl Streep mantiene un sempiterno idilio con los premios y los Oscars principalmente. Han sido ya tres estatuillas y uno se pregunta cuándo llegará la próxima. Porque en total son 21 nominaciones a los premios más importantes del cine. Por ‘El diablo viste de Prada’ se llevó nominación, sí, como también resultó extraño que lo ganase por ‘La Dama de Hierro’, una obra menor en la que solo destacaba su trabajo como Margaret Thatcher. Insuficiente para un Oscar, máxime teniendo por ahí a una excelente Michelle Williams como Marilyn Monroe. Sí tenemos la sensación de que Meryl Streep es nominada por cualquier cosa, un año con rivales de menos enjundia -perdón, Glenn Close- hizo que se llevase su tercera estatuilla a casa.

Sus duelos colaborativos con grandes actores de Hollywood quedarán en el recuerdo. Mencionaba anteriormente esa ‘Memorias de África’ en la que comparte pantalla con el gran Robert Redford. Magníficos. Y qué decir de Clint Eastwood y la memorable ‘Los puentes de Madison’, una película que marcó a una generación de espectadores. Pero la lista sigue. A un enorme Dustin Hoffman podemos decir que se lo come en ‘Kramer contra Kramer’, con Tom Hanks nos regaló recientemente esa pequeña joya que es ‘Los archivos del Pentágono‘, interesante largometraje siendo ellos dos lo mejor del mismo. O ‘Agosto’, donde comparte escena con otra de las grandes damas de Hollywood, una tal Julia Roberts.

Sí, Meryl Streep es historia del cine e historia de Hollywood. Quien se lo hubiera dicho a aquella Meryl Streep joven, la que agarraba la mano de su pareja, entre lágrimas, intentando comprender porqué la vida podía ser así de cruel tan pronto. Su trabajo en el cine le ayudó a superar los baches, aunque el fallecimiento de John Cazale le afectó de por vida. Después llegaría su matrimonio con Don Gummer y cuatro hijos, de las cuales dos, Mamie Gummer y Grace Gummer, siguen los pasos de Meryl Streep. Los siguen de lejos, porque el camino marcado por esta magnífica actriz es imposible de igualar.