Mel Gibson fue héroe de acción en la época en que estas películas gozaban de más éxito y difusión que nunca. Los ochenta y noventa fueron los años dorados del cine de acción y las películas de tiros, como aún muchos gustan de llamarlas. Fueron muchos los nombres protagonistas de una época en la que ser héroe de acción suponía ser una estrella planetaria. Ser héroe de acción en aquellos años significaba algo. Ahí están los ejemplos claros y recientes de las películas de ‘Los mercenarios’, donde celebramos más la aparición de los Stallone, Schwarzenegger, Rourke, Willis o el propio Gibson, que los más jóvenes y hoy establecidos como Jason Statham, The Rock o Gerard Butler.

Volviendo a nuestro protagonista, parece innegable que lo tuvo más fácil que otros. En primer lugar por un hecho obvio: en su segunda película Mel Gibson consiguió el éxito mundial con ‘Mad Max’. El molde quedaba hecho desde muy pronto. Aunque tonteaba con películas variadas, como la interesante ‘Gallipoli’, o los dramas ‘Cuando el río crece’ o la británica ‘The bounty’, la realidad era traicionera para un Mel Gibson que parecía querer explorar todo tipo de cine. Sus mayores éxitos en la década los firmaba con las dos secuelas de ‘Mad Max’. Si él no lo tenía del todo claro, el destino le estaba poniendo flechas, subrayado, comillas y exclamaciones, “lo tuyo es el cine de acción, Mel Gibson”.

No diga Mel Gibson, diga héroe de acción

No se diga más. En 1987 estrena ‘Arma Letal’ y con ella Mel Gibson asciende al altar definitivo de héroe de acción. Para seguir ahí solo debía alimentar la fama cada poco tiempo, no desviarse mucho del camino sin miedo a hacer otras cosas, y tener un éxito de vez en cuando. Lo último lo tenía fácil, solo necesitó las tres secuelas de esa ‘Arma Letal’ en la que ya dejaba algunas señas de identidad de qué tipo de papeles se le ajustaban como un guante. No es difícil verlo, ya que ese Martin Riggs al que Mel Gibson da vida en la saga ‘Arma Letal’ parecen escritos para que no tenga que actuar, máxime tras ver todas las polémicas, exabruptos y declaraciones fuera de lugar en las que se ha visto inmerso el actor y director australiano.

El Mel Gibson héroe de acción tiene unos ojos que ya desde muy joven nos parecen decir que algo no funciona muy bien en la sala de máquinas. En la azotea. El ático. La cabeza. Y eso lo explota la saga ‘Arma Letal’ hasta la extenuación, con un personaje que parece capaz de hacer una estupidez en cualquier momento. Un veterano de Vietnam neurótico, un tanto ido, solitario, deprimido. Un carácter que irían modelando en las secuelas porque lo de llenar los bolsillos a manos llenas a veces resulta estar contra los personajes un tanto traumados. O eso debían pensar los productores de la saga, qué se yo, las cosas de Hollywood.

Las capacidades de Mel Gibson como héroe de acción se irían viendo, explorando y desarrollando en esas películas que hacía cuando no estaba en una saga, otra o ‘Braveheart’. En una aparente comedia romántica como ‘Dos pájaros a tiro’, con Goldie Hawn, no pueden evitar explotar la idea de Mel Gibson haciendo de héroe de acción, yendo de un lado para otro pegando tiros, luchando por sobrevivir un día más. Las comedias de acción se le daban especialmente bien, ahí está ‘Air América’, donde hace una extraña pero curiosamente efectiva pareja con Robert Downey Jr

Mel Gibson Danny Glover

Aquí ya nos queda claro que a Mel Gibson le das comedia, acción y aventuras y funciona. Pues le juntas con Jodie Foster y montas un western como ‘Maverick’, con resultado regular pero que un buen rato te hace pasar. No lo dudes. En ‘Conspiración’ vuelve a estar un tanto loco, quizá calentando para lo que nos contaría en los 2000 sin parar. Ahí hace una extraña pareja escénica con Julia Roberts en un film que a la historia, lo que se dice a la historia, no va a pasar, pero que como con ‘Maverick’ el rato hechas. Una sensación que nos deja gran parte de la filmografía de un Mel Gibson que héroe de acción sí, pero carrera top no.

En ‘Rescate’ se monta un repartazo con Mel, Rene Russo, Gary Sinise, Donnie Wahlberg, Liev Schreiber o Lili Taylor, una película cargada de un muy buen suspense, auténtica tensión que te mantiene en vilo y te hace pasarlo genial. Sin descanso. No, no va a pasar a la historia tampoco, pero ¿quién quiere eso? Nosotros hemos venido a pasarlo bien y vaya si lo estamos haciendo en este repaso de Mel Gibson como héroe de acción. Y nos queda alguna como ‘Payback’, una historia de venganza que como decíamos en la lista con las mejores películas de Mel Gibson es una película que te protagoniza Liam Neeson sin problemas.

Esta ‘Payback’ es cine de acción clásico… moderno. Respeta ese ritmo del cine clásico de acción, con aroma a otras décadas, sin desparrame loco y un Mel Gibson más sobrio que nunca, en un papel correcto y acertado. Y llámame locuelo pero esta película mola mucho. Está genial, una de mis favoritas de Mel fuera de sus tops. Esa fue la época dorada de Mel Gibson como héroe de acción. Comenzando la tercera década del presente milenio, el actor bastante tiene con no abrir la boca para no meterse en otro charco que le saque definitivamente de Hollywood y la industria del cine. Nos dio ‘Hasta el último hombre’, una bélica muy buena, pero fuera de ese trabajo sus papeles son menores. Aunque no vamos a negar que ‘Matar a Santa’ nos ha gustado. Y bastante.