Las películas de verano son un género en sí mismo. Si me preguntas a mí, en ellas se incluyen films de muy diversos géneros, tipos y estilos, sin aparente unión en algunos casos. Desde el terror hasta la comedia, pasando por el blockbuster veraniego a, cómo no, la aventura. Porque si tuviera que elegir un único género como veraniego per se, ese sería el de la aventura y, en especial, la que tiene a niños como protagonistas. Sin embargo en las siguientes líneas vas a ver una selección de magníficas películas de verano, para algunos las mejores, para otros no, sin orden ni concierto. Un popurrí muy variado con el que celebrar una época del año otrora menospreciada por la industria pero que hoy podemos decir alto y claro que nos ha dado muchas alegrías.

Las mejores películas de verano… o algo similar

Tiburón (1975, Steven Spielberg)

Mejores Películas Steven Spielberg

Si pensabas que esta lista de películas veraniegas iba a empezar con otro título que no fuese ‘Tiburón’, o bien nos conoces poco o bien no has visto el CLÁSICO en lo que a fresquito y playa se refiere. ‘Tiburón’ es la película de verano perfecta. Tiene playa, tiene mar, tiene terror y tiene tensión. Nos vamos a pasar media película con el corazón en un puño, mirando el agua con miedo por si vuelve a salir el tiburón, y tan contentos. Steven Spielberg hizo una maravilla con esta película, a base de solucionar problemas y de una inventiva obra de un genio. Y es que ‘Tiburón’ es, desde 1975, la película de verano definitiva. Nos hizo mirar al agua con recelo.

Los Goonies (1985, Richard Donner)

Películas de verano

Aventuras con niños como género principal del verano. Es así. Sobre todo si te criaste con el cine de los 80. Y dentro de ese estilo ‘Los Goonies’ es la película definitiva. Me atrevo a decir que todos los que la hemos visto antes de los 12 o 13 años la tenemos en un altar. Es maravillosa. Una película de un valor sentimental incalculable para muchos entre los que me incluyo. ‘Los Goonies’ es una de las mejores películas de verano por ser pura fantasía, pura infancia, pura imaginación. Todo lo que importa es la amistad, la generosidad, el compañerismo, el amor, etc. Valores que, según te los escribo y recuerdo la película, me ponen la piel de gallina. No van a medias tintas sino que están plasmados a la perfección.

Independence Day (1996, Roland Emmerich)

Independence Day

Que me gusta a mí Roland Emmerich. Es un hecho. Mira, entre tú y yo, seamos sinceros: ‘Independence Day’ tiene de verano lo que yo de futbolista profesional. Las ganas, el sueño, la ilusión. Esto es una película de catástrofes divertida, pero como película de verano está en esta lista representando a los grandes blockbusters que tienden a estrenarse en esta época del año. Principios de verano, primeros de julio, un estreno potente y las distribuidoras a rezar para que funcione y lleve la gente al cine. ‘Independence Day’ lo hizo y de qué manera. A mediados de los noventa hizo historia convirtiéndose en la segunda película más taquillera de la historia tras ‘Jurassic Park’ de Steven Spielberg. Y si una película lleva a la gente al cine en verano, honores para ella.

Little Miss Sunshine (2006, Valerie Faris y Jonathan Dayton)

Película de verano

Un género para mí muy veraniego es el de las road movies. Esas películas en las que vemos un viaje y las disparatas aventuras que suceden a sus protagonistas. Aquí podría haber incluido varias películas, pero me he decidido por ‘Little Miss Sunshine’ porque es, además de una comedia divertidísima, una de esas películas feel-good movie tan adecuadas para el verano. Te va a dar buen rollo, te va a enternecer y te vas a reír. Y mucho. Abigail Breslin llegó para quedarse en esta película que ni siquiera fue estrenada en verano. Da igual. Steve Carell, Toni Collette, el tío suicida y al abuelo que esnifa cocaína bien merecen estar en esta lista de mejores películas de verano.

¡Mamma Mía! La película (2008, Phyllida Lloyd)

Los musicales también son bastante veraniegos, especialmente si como esta ‘¡Mamma Mía!’ parecen vivir en un verano constante. Otra que tal baila es ‘Grease’. El caso es que el estelar reparto de ‘¡Mamma Mía!’, con Meryl Streep, Pierce Brosnan, Colin Firth o Stellan Skarsgard nos enamora y nos invita a irnos a las islas griegas a vivir, bailar, bañarnos y cantar. Aunque lo hagamos mal. Bueno rollo por los cuatro costados y las pegadizas y maravillosas canciones de ABBA para compensar el título de la película. Y es que si un film necesita la coletilla de ‘La película’, algo está haciendo regular. Una teoría que desarrollamos a fondo en este podcast.

Call Me By Your Name (2017, Luca Guadagnino)

Una historia sobre el despertar sexual, el amanecer del amor, la adolescencia, la pasión, el deseo, el amor prohibido… y el verano, ese verano del norte de Italia que aquí parece eterno. ¿No has tenido un amor de verano? Y para más inri, ¿uno imposible? Pues eso es ‘Call Me By Your Name’. Mira, yo te voy a ser sincero, a mí no me llamó la atención cuando la vi. Nada. A diferencia de otras películas similares en esto que viene a ser el subgénero que los americanos llaman el coming of age como ‘Clueless’ o ‘Booksmart’ que bien podrían estar en esta lista. Sin embargo un par de amigos más sabios que yo me insistieron en que la película de Luca Guadagnino debía aparecer con el resto de las grandes películas de verano y les compré el razonamiento.

American Graffiti (1973, George Lucas)

Tras la estela de ‘Call Me By Your Name’ aparece ‘American Graffiti’, una de las pocas películas dirigidas por George Lucas. Otra historia que podemos incluir dentro del coming of age y es que el subgénero va de la mano con el verano. Una trama sencilla y mil veces vista en la que un grupo de jóvenes pasa una noche de lo que sienten como vivencias adolescentes antes de sufrir la vida adulta y los engaños que conlleva. ¿Engaños? Claro, todo es más bonito con el color y aroma de un verano adolescente. Y poner a George Lucas en una lista de películas de verano siempre da caché, no vamos a engañarnos.

Wet Hot American Summer (2001, David Wain)

Está película es extraña y disfrutona, inesperada y adorable. Una comedia que muchos calificarán de estúpida, ‘Wet Hot American Summer’ nos ofrece una mirada particular a la vida en los clásicos campamentos de verano. Quizá no conozcas la película y no te culpo, tal es su rareza a este lado del charco. En lo que a comedias disparatadas veraniegas se refiere, esta tiene un huequito especial en mi corazón y por eso aparece en esta lista ante otras más conocidas. Y, bueno, porque además de ser una película divertidísima tiene un reparto espectacular que no vas a creerte: Bradley Cooper, Paul Rudd, Amy Poehler, Elizabeth Banks… Por cierto, no pases por Filmaffinity si te he creado curiosidad.

Cazafantasmas (1984, Ivan Reitman)

Fantasmas con pinta graciosa, fantasmas con pinta chunga, y unos cazadores de fantasmas molones. Más molones que nadie. ‘Cazafantasmas’ puede no parecerte una película de verano, pero piénsalo bien: es graciosa, divertida, tiene aventuras, cuenta con Bill Murray y Dan Aykroyd, hay fantasmas, efectos especiales chulos… Si todo eso no te sirve te diré que es ochentera, lo cual suma puntos de cara a verano. Y como dato extra, que sepas que fue estrenada un 8 de junio, que aún es primavera, pero hizo buena parte de su éxito en el verano del 84. Ah, los blockbusters de verano. Qué maravilla para pasar un rato fresquito ante los calores típicos de estas fechas.

Adventureland (2009, Greg Mottola)

Un chaval recién salido del instituto -el estadounidense, que por lo que sea es diferente- quiere irse a Europa de viaje. Aquí ya tienes tu película de verano, pero ‘Adventureland’ va de otra cosa. Va de que ese chaval no puede irse y a cambio le toca trabajar. ¿No has trabajado un verano para sacar un dinero extra? Te felicito por tu suerte de, seguramente, haber nacido en una familia con posibles. El resto de humanos hemos tenido que echar nuestras horas en bares, chiringuitos, repartiendo, almacenes o supermercados varios que nos servían tanto para sacar uno de nuestros primeros sueldos como para conocer el mundo laboral. ‘Adventureland’ además nos ofrece una bonita historia, sobre ese último verano adolescente antes de pasar a la vida adulta, uno que, además, suele ser el mejor verano de nuestras vidas… hasta ese momento.