Hace unos años solía llevar a mi hermano pequeño a la biblioteca. Yo escogía un par de películas y le dejaba escoger una a él. Como es lógico, y salvo que mediara recomendación por mi parte, solía ir hacia los dibujos animados, donde no había gran variedad. Dentro de esa escasa variedad, había unos cuantos DVD´s de una serie sobre superhéroes: La Liga de la Justicia.

Fue ahí donde, dado mi escaso conocimiento sobre cómics, descubrí que DC Comics tenía su propia versión de Los Vengadores, en los que Superman y Batman eran las estrellas. Han pasado unos cuantos años y tras aquel Batman Vs Superman: Dawn of Justice que servía de preludio, he aquí la primera versión cinematográfica de la Liga de la Justicia.

Te recomendamos: Marvel contra DC Comics, una lucha de cine

El plantel escogido para la causa es el siguiente: Ben Affleck como Batman, Henry Cavill es Superman, Gal Gadot como Wonder Woman, Jason Momoa es Aquaman, Ray Fisher será Cyborg y Ezra Miller es Flash -no confundir con Flash Gordon-. Esto es así porque han sido escogidos para el papel en el momento adecuado, pero ¿Cómo hubiera sido el plantel de esta liga si lo hubieran interpretado otros actores?

Superman

En los años 70 Christopher Reeve saltaría a la fama por ser el primer Superman del cine. No solo eso, el film fue un pelotazo y le seguirían unas cuantas secuelas. Durante largos años, fue el único superhéroe de la gran pantalla. Y hasta comienzos de este siglo, uno de los dos importantes.

Pero en el tintero hay otros nombres. Desde un Bud Collyer que fue quien le puso voz allá por los años 40 en los primeros films animados, hasta Channing Tatum que le puso voz en la reciente Lego Batman. Pero centrándonos en carne y hueso tras Reeve hubo otro Superman cinematográfico del que nadie se acordará el día de mañana debido a que ni tuvo el éxito de Reeve, ni fue el primero, ni ha tenido la suerte de servir de base -como sí ha sido Cavill- para una Saga. Su nombre: Brandon Routh, escogido para la gloria y acabado en el olvido en aquella Superman Returns dirigida por Bryan Singer –Sospechosos habituales-. Otros nombres a tener en cuenta, en este caso en versión serie, son los de Dean Cain –Lois y Clarke: Las nuevas aventuras de Superman– y Tom Welling –Smallville-.

Batman

Sin duda alguna, Batman es y seguirá siendo el mejor superhéroe llevado a la gran pantalla. Y no por La Liga de la Justicia, si no por varias películas. Desde el Batman original en el cine: Michael Keaton, hasta la trilogía interpretada por Christian Bale, van cinco films -los dos de Tim Burton y, sobretodo, los tres dirigidos por Christopher Nolan– que sin duda podrían estar todos ellos copando el podio del cine de superhéroes e incluidos en un hipotético Top 10. Sería difícil decantarse por uno de los dos, pero ambos están en el Olimpo de los superhéroes por méritos propios.

Olimpo donde merece un hueco de honor Adam West, que en 1966 encarnaría al personaje en la serie donde Burt Ward era Robin. Una serie que emitiría en España Antena 3 y que nos hizo pasar entretenidas no pocas mañanas, con su ambiente de comic y unos decorados que hoy en día serían más acordes al cine pornográfico, aquella serie tenía un aura de encanto. Y no podemos olvidarnos de mencionar, sin duda alguna, a George Clooney y Val Kilmer. No solo son los dos peores Batman de la historia del cine -Affleck se salva ante ellos dos-, si no que los dos films de Joel Schumacher se cargaron por completo el gran trabajo de Burton, haciendo que el cine se olvidara de hacer films de Batman hasta que Nolan lo resucitase.

El resto de la Liga de la Justicia

El resto de actores están de suerte. Ninguno de sus personajes ha sido llevado al cine hasta el momento. Únicamente Wonder Woman ha tenido su film, a la espera de que Aquaman, The Flash y Cyborg lo tengan -e imaginamos que, si el invento sigue su curso, se incorporen nuevos personajes a la Saga-.

Pero hurgando en el baúl de las películas olvidables, de esas a las que posiblemente sea mejor echar gasolina y prender fuego, uno se tropieza para su desgracia con un telefilm de 1974 titulado Wonder Woman y que fue interpretado por Cathy Lee Crosby. Y también buceando en la filmoteca de los setenta encontramos la serie que protagonizó Lynda Carter y que tuvo 60 capítulos divididos en tres temporadas, y que hace unos años fue repuesta en Cuatro.

The Flash es quizás el más reconocido en el mundillo del cine y TV gracias a la reciente serie donde Grant Gustin interpreta al personaje. Aunque no es la primera vez que el mundillo de la TV le dedicaba su parcela. En 1990 se estrenó una serie también con título homónimo donde John Wesley Shipp encarnaba el papel. Y respecto a Cyborg… ¿Este quién es?.

Por su parte, Aquaman no fue más allá de tener su serie de dibujos -al igual que la mayoría de personajes de DC o Marvel tendrían en un momento u otro-, en este caso en 1968. En 2006 se intentó dar luz verde a una serie a modo de spin-off de Smallville. No se pasó del episodio piloto, quedándose Justin Hartley con las ganas de ser la superestrella que fuese recordada como el Dios del agua. Entourage -El Séquito- nos regaló a Vincent Chase como el Aquaman de una supuesta entrega dirigida por James Cameron, con Mandy Moore, Ray Liotta y Sharon Stone en papeles secundarios. Casi nada. Pero en 2018, y tras perder la virginidad como miembro de la Liga de la Justicia, Momoa será el encargado de ser el primer Aquaman con película propia.