La ley del silencio

Director: Elia Kazan

Año: 1954

Reparto: Marlon Brando, Eva Marie Saint, Karl Malden, Lee J. Cobb, Pat Henning, James Westerfield, Rod Steiger, Leif Erickson.

Sinopsis: El muelle de Nueva York se encuentra controlado por la mafia de cabo a rabo, una mafia que no duda en utilizar todo tipo de métodos ilegales, duros e incluso asesinatos para salirse con la suya y mantener el orden. Sin embargo, un perdedor de nombre Terry Malloy pondrá todo ese universo patas arriba al no tener miedo a denunciar a sus jefes.

Clásicos Revancha
  1. El acorazado Potemkin, Serguei Eisenstein (1925)
  2. Ciudadano Kane, Orson Wells (1941)
  3. Testigo de cargo, Billy Wilder (1957)
  4. El gran dictador, Charles Chaplin (1940)
  5. Sucedió una noche, Frank Capra (1934)
  6. Casablanca, Michael Curtiz (1942)
  7. La ventana indiscreta, Alfred Hitchcock (1954)
  8. Días de vino y rosas, Blake Edwards (1962)
  9. Espartaco, Stanley Kubrick (1960)
  10. El tercer hombre, Carol Reed (1949)
  11. Los siete samuráis, Akira Kurosawa (1954)

Resulta imposible separar a ‘La ley del silencio’, obra cumbre de Elia Kazan, de los actos y traiciones realizados por el director durante la caza de brujas desarrollada en Hollywood en los años 50. Máxime teniendo muy presente que esta enorme película que es ‘La ley del silencio’ no parece más que el autolavado de cara realizado por el propio Elia Kazan. Explicándose desde el primer minuto, poniendo excusas, llámalo como quieras. Uno puede estar de acuerdo o no con si lo realizado por Kazan al soltar los nombres de los que fueron una vez sus amigos como miembros del Partido Comunista de Estados Unidos es loable o no. Seguramente dependa de tu ideología política.

Dicho esto, centrémonos en la película. ‘La ley del silencio’ es una obra mayúscula, un magnífico drama sobre la delación y las emociones humanas. Situándonos en los muelles de Nueva York, un joven llamado Terry Malloy vivirá por diferentes estados y situaciones debido a su participación dentro de las actividades que realiza la mafia que lidera el trabajo en dichos muelles. Ese Terry Malloy es lo mejor de la película, ya que un tal Marlon Brando dio aquí una lección de actuación. Para muchos ‘La ley del silencio’ tiene el mejor trabajo como actor de Marlon Brando, aunque no sería nada extraño que tú prefieras alguna de sus otras actuaciones. Las cosas de ser una leyenda de Hollywood.

Ese personaje de Brando vive perdido en la vida, sin saber no ya cuál es su destino sino siquiera ver un camino que seguir. Fue engañado en su época como boxeador y las cicatrices anímicas que guarda de eso le persiguen día a día. Hace lo que cree correcto, hasta que siente que se equivoca. Ese viaje que disfrutamos con Terry Malloy es de una brillantez que acongoja. Es un constante golpe al espectador, uno que deja sin aliento y que no cesa durante los 108 minutos de su metraje. Este drama clásico no puede dejar indiferente a nadie. La película, de hecho, no ha envejecido ni un ápice, como sentimos en toda película que no solo es un clásico sino que queda convertida en leyenda e historia del cine.

El trabajo de Elia Kazan junto a Marlon Brando y la construcción de su personaje es maravilloso, pero Brando no está solo. Kazan tenía una buena unión con él, sí, pero aquí lo rodea de actores y actrices geniales, en especial destacando las figuras de la debutante -sí, lees bien- en cine Eva Marie Saint, y el párroco realizado por Karl Malden. Este trío rinde a un nivel espectacular, y cada una de las escenas que comparten sus actores son una delicia para nuestros ojos. La escena de las palomas muertas, la conversación previa a la declaración de Malloy a Edie, o la misma escena de la reunión en la iglesia ven crecer su nivel gracias al realismo aportado por sus actores.

La ley del silencio crítica

En la parte técnica hemos de destacar su soberbia fotografía en blanco y negro. Sutil y cruda a la vez, como la excelsa banda sonora que acompaña el desarrollo de los acontecimientos. Los escenarios que vamos viendo resultan claves para entender todo lo que rodea a estos personajes, así como los aspectos que definen su vida y su día a día. Kazan acertó de pleno al plasmar ante los ojos de las cámaras el magnífico guion desarrollado a partir de una serie de artículos publicados en el New York Times durante el año 1948. Eso sí, hay que destacar que el guion de Budd Schulberg parece encaminado a, como decía en el inicio de este #ClásicosRevancha dedicado a ‘La ley del silencio’, limpiar la imagen de Elia Kazan.

‘La ley del silencio’ resulta por tanto un drama magnífico, siendo sus ocho Oscars un buen premio y muestra de que la Academia sabe ser justa. Siendo además una película de Kazan en la época en la que se publica y sobre la temática en cuestión, ganó puntos para ello. Claro que si nos quitamos los posibles prejuicios que podamos tener sobre la figura de Elia Kazan, la realidad dicta que ‘La ley del silencio’ es una auténtica joya del cine. Solo la actuación de Marlon Brando bien merece su visionado.

La ley del silencio clásico

La escena de ‘La ley del silencio’

Aunque ya hemos mencionado varias escenas y podría enumerar otras tantas, aquí mi decisión es clara. Y no, no voy a ir a ese final redentor para Kazan, con la paliza y posterior levantamiento de Terry Malloy aka Marlon Brando. Su entrada en la fábrica es sobrecogedora, sí, pero quiero quedarme con otra escena. Nada más y nada menos que la excelente escena en la que Terry comparte paseo en coche con su hermano Charley.

Un momento igualmente sobrecogedor en la película, por las implicaciones que a posteriori tendrá y por lo que en ese momento sentimos como una situación desgarradora y cruel para con los hermanos. Ambos son conscientes del destino que les espera según avanza el diálogo, y nos hacen a nosotros partícipes de ello. Aquí Brando explota en una actuación sideral. Una escena maravillosa.

¿Por qué seleccionamos ‘La ley del silencio’?

No puedo negar que hay motivos extra cinematográficos al proponer ‘La ley del silencio’ como película a repasar dentro de este fantástico ciclo que es #ClásicosRevancha. Porque, sí, la delación de Elia Kazan es historia de Hollywood y define la propia película. Intentar entender sus motivos, o cómo se defiende, es algo interesante. Uno puede no estar de acuerdo con el hecho de delatar a personas que han sido tus amigos. Yo no voy a esconderme y me sitúo ahí, pareciéndome un acto deleznable lo realizado por el director. Pero no por eso voy a dejar de acercarme a su obra.

Claro que la película se defiende sola en lo cinematográfico. Es tan enorme su influencia, tan bueno su resultado que antes o después iba a acabar pasando por este ciclo de cine clásico. Y tampoco voy a negar algo que es un hecho personal: quería poder hablar de una vez de Marlon Brando en esta sección. Deuda personal cumplida. Y es que el trabajo de Marlon Brando en ‘La ley del silencio’ es de lo mejor que uno puede ver en el cine

Hay otro motivo por el que se ha seleccionado ‘La ley del silencio’: así lo han querido los mecenas en Patreon. Sus votos mandan y de las propuestas sobre la mesa esta fue una de las ganadoras. Y aquí está el resultado. ¿Quieres poder decidir? Hazte mecenas y apoya el crecimiento del fantástico proyecto que es Revancha.