Cuando Chad Stahelski y David Leitch crearon al personaje de John Wick es muy probable que nunca visionaran un panorama tan alentador como el que están viviendo Keanu Reeves y su personaje. Lo que fue una primera producción con un presupuesto bastante modesto para los estándares del cine americano, apenas 20 millones de dólares, creó las bases para una saga que va camino de convertirse en algo de culto gracias a su sencillez y atracción en el noble arte de la acción.

La primera entrega de John Wick dejó el listón bien alto al presentar un producto fresco y muy sorprendente por el impacto visual que ofrecían las andanzas de un sicario ya retirado que se volvió al lado oscuro de su profesión tras una desgracia personal. Ese punto de partida hacía que John Wick: Capítulo 2, en España titulada John Wick 2: Pacto de Sangre –la enésima traducción que tampoco viene a cuento-, tuviese una dura tarea para no quedar en evidencia ante su hermano mayor. El reto era importante, pero se puede decir que lo salvó más que sobradamente.

Es evidente que la propuesta de este segundo film no tiene la frescura del primer envite, algo lógico si se tiene en cuenta que este tipo de películas de acción tampoco tienen muchas salidas a la hora de tener una historia que revolucione lo ya existente, pero los pequeños detalles que van apareciendo, y que no están en la primera, más centrada en presentar y poner las bases de un contexto general, hacen que este segundo capítulo merezca la pena.

Película John Wick 2

El gran activo que tiene John Wick 2 sigue siendo la más que cuidada interpretación de un Keanu Reeves que sigue demostrando que el papel del mejor sicario del mundo le viene como anillo al dedo. Todos los matices que puede llegar a tener una persona de este ámbito criminal los desarrolla de un modo magistral. Y no sólo estamos hablando del tema de repartir mamporros y usar las armas como si de un SEAL se tratase. Con el mero hecho de la pose y esa mirada decidida, y al mismo aterradora, Reeves tiene más que contento a este nicho de mercado que son los amantes de la acción.

Sólo con la mera presencia del actor norteamericano sería suficiente para sostener la película, algo que es básico en una producción donde el personaje principal atrae tanto los focos y resulta tan magnético. Pero en los actores secundarios también hay sensaciones muy positivas porque los papeles que desempeñan Lance Reddick e Ian McShane, el británico es una debilidad personal, a la hora de desarrollar un poco más todo lo que le rodea al Hotel Continental son claves para entender esta película.

John Wick 2

Teniendo en cuenta que la historia principal no puede tener la atracción de la primera entrega al ser un poco su extensión, buena parte queda centrada en la explicación de ese mundo tan fantástico que es este Hotel Continental que regenta con mano de hierro Ian McShane usando a partes iguales la faceta de galán y la de consejero espiritual de altos vuelos.

Puede parecer demasiado sencillo si se quiere ser muy exigente, cosa que tampoco tendría mucho sentido porque esta producción no tiene aires de grandeza ni busca mandar mensajes ocultos, pero aún así el que la historia de John Wick 2 orbite en torno a algo tan simple como la aplicación a raja tabla de unas normas y unas pautas de conducta es más que efectivo.

El dilema moral que ofrece a los personajes crea el caldo de cultivo para completar una propuesta atractiva para el espectador que disfrutó con la primera entrega del sicario más mortífero de los que se recuerdan en la gran pantalla. Y lo mejor de todo esto es que nos deja con los dientes largos para una tercera entrega, el tráiler de la misma no hace más que aumentar el ‘hype’, donde hay una autopista sin barreras ni peajes para que la saga se asiente definitivamente entre una de las más atractivas de los últimos años. Baba Yagá ha venido para quedarse.