Aprovechamos el maratón de películas de Marvel propuesto por La Buhardilla Marvel en Twitter –podéis verlo aquí-, para hacer una crítica de cada película. Será, eso sí, una crítica diferente a las habituales que podéis leer por aquí. Venimos de Los Vengadores. Continuamos con Iron Man 3.

Terminada la Fase 1, toca ir construyendo el camino hacia la siguiente película de Avengers. Marvel decidió que dicho camino debía iniciarlo Iron Man, como ya ocurriera en 2008. En esta ocasión, el héroe ya no es ese golfo y pendenciero que nos habían mostrado cinco años atrás. Ahora todo ha cambiado, especialmente tras la batalla de Nueva York. No es el mismo y se nota incluso en el tono del film. Aunque sigue siendo gamberro y desenfadado, no parece tan alegre. Y eso se nota en la película.

Gwyneth Paltrow gana presencia en la trama de Iron Man 3 y película. El villano está encarnado por un Guy Pearce interesante aunque un tanto paródico. Sin embargo el problema del film es lo poco o nada que se aprovecha a un actorazo como Ben Kingsley. Aunque no nos cabe duda de que se lo pasó bien en su papel. Por lo demás, tenemos una película cargadísima de acción, con un fino toque de humor y un secundario, el chaval que ayuda a Tony Stark, muy salado.

Iron Man 3

Sinopsis (spoilers)

Nochevieja de 1999. El golfillo de Tony Stark está en modo fiesta tras una conferencia. Por ahí le molesta un tipo con pinta rarilla, de estos que tiene melena pero sabes que se va a quedar calvo. Stark le dice que le espere en la azotea, subirá en cinco minutos. El tipo resulta ser Aldrich Killian y no espera cinco minutos, espera horas sin que Stark aparezca. Eso le sienta regular a Killian. Pero claro, Stark se ha liado un poco con una tal Maya Hansen y se le ha ido la noción del tiempo. Volvemos a 2013 y vemos a un Tony Stark traumatizado por lo que ocurrió en Los Vengadores, que se ha puesto a hacer armaduras como quien hace tortillas. Y claro, Pepper Potts contenta no está, pero es que su chico está con una ansiedad de caballo y claro, pasa lo que pasa.

De repente nos enteramos de que El Mandarín amenaza a los Estados Unidos. Stark en principio pasa del tema, sí, pero cuando atacan a su querido Happy, amenaza a lo barriobajero a su enemigo. Se le va la mano, da la dirección de su casa y claro, El Mandarín tonto no es. La destruye con unos helicópteros muy molones. Stark salva a Potts y a Hansen, que pasaba por allí de casualidad, se pone la armadura y se carga 2 de los 3 helicópteros. Cuando escapa, sin casa ni nada, queda inconsciente y su amigo J.A.R.V.I.S. le despierta en Tennessee. A ver como vuelve el hombre hasta California.

Conoce a un chiquillo muy majo al que vacilan en el colegio. Se hacen BFF’s y se ayudan mutuamente. Y Stark se da cuenta de lo que ha hecho Maya Hansen y lo que era el plan Extremis, que él incluso ayudó al principio. Toca dejar sus miedos atrás y ser el tipo duro que conocemos. Aunque le cueste. Va dando mamporros a diestro y siniestro hasta que descubre donde se esconde El Mandarín. Al llegar allí, se encuentra a un actorucho de tercera, que le gusta más el bebercio y el sexo que hacer el mal. Resulta que El Mandarín es una creación de Killian y Stark ata cabos. Y encima va el malo y secuestra a Potts. Se va a liar una que no sabe ni dónde se ha metido.

Resulta que todo era un plan de Killian para cargarse al presidente de Estados Unidos y poner a un títere manejado por él. Tony Stark hace equipo con James Rhodes (War Machine) y comienza la fiesta de verdad, no como la de 1999 que no le importaba a nadie. Hay varios objetivos: salvar al presidente, salvar a Pepper Potts, acabar con Aldrich Killian. Iron Man y War Machine se ponen manos a la obra. La batalla final está servida.

El superhéroe

Después de todo lo que pasó en Los Vengadores, Tony Stark parece querer alejarse un poco de lo que implica ser Iron Man. Está traumatizado, dolorido, incluso podemos decir un tanto temeroso de lo que supone ser un superhéroe. Así, durante Iron Man 3 recorremos un camino interesante con Tony Stark, que debe recuperarse y volver a ser el Iron Man que conocemos. Por el bien de la humanidad. Además, le vemos más unido que nunca a Pepper Potts, algo que nos gusta porque esa relación le hace muy bien. Visto el viaje que ha realizado Iron Man/Tony Stark durante cuatro películas, parece preparado para todo lo que vendrá a continuación.

Guy Pearce

El villano

El Mandarín. El gran enemigo de Iron Man. El problema es que le dan una vuelta al personaje y queda un tanto alejado de lo que es en los cómics. Cuando creemos que Ben Kingsley va a lucirse como El Mandarín, llega Guy Pearce y nos lo quita de los labios. Nos quedamos a medias, con una idea que cinematográficamente funciona bien, pero que, sinceramente, esperábamos más. Además Guy Pearce no está muy convincente que digamos. Parece un malo sin más, no el gran villano de Iron Man.

Los actores

Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle y compañía están en la buena línea habitual. Rebecca Hall cumple como la ayudante de Aldrich Killian, sin sobresalir como acostumbra. Guy Pearce parecía una opción ideal como un posible villano, pero le falta carisma. Y desaprovechar a Ben Kingsley de la manera en la que lo hacen debería estar considerado como falta grave. Quien sí convence entre los malos es James Badge Dale, como esa especie de robot humano en el que le ha convertido Killian.

El cameo de Stan Lee

Con Iron Man metido en harina, la acción se mueve durante unos segundos y nos vamos al concurso navideño de Miss Chattanooga. A una participante se le pregunta que desea por Navidad ese año. Volvemos a Tony Stark, que se introduce en una furgoneta de una cadena de televisión y ahí, en una pantalla, vemos a Stan Lee darle efusivamente un diez a la mujer.

Aparición de otros personajes de Marvel

Vuelve War Machine al lado de Iron Man, aunque al principio parecen tener ciertas diferencias. Por lo demás, y exceptuando a los habituales ayudantes o compañeros de Tony Stark/Iron Man, no hay noticias de nadie.

Harley

Lo Mejor de Iron Man 3

El tono sombrío que rodea a Tony Stark tras los sucesos de Los Vengadores. El superhéroe sufre tribulaciones sobre lo ocurrido. Tiene un trauma que le genera ansiedad y necesita superar. Es humano. También las diferentes armaduras y cómo funcionan incluso de manera remota. Y el mayor papel de Pepper Potts.

Lo Peor de Iron Man 3

El desarrollo y dibujo del villano que realiza Guy Pearce y su ayudante Rebecca Hall son un tanto pobres. O simples, si lo prefieres. La mullet de Happy es un sí pero no. No sabemos bien donde meterla.

Escena Post Créditos de Iron Man 3

Tony Stark arranca la película hablando en off. La termina de igual manera y, por lo que vemos en la escena post créditos de Iron Man 3, resulta que estaba en una especie de psicólogo. ‘Especie de’, porque ese supuesto doctor es Bruce Banner, que sí, es doctor pero no psicólogo. Y claro, el pobre Banner se queda dormido ante lo que le cuenta Stark. Normal.