Empezar a escribir sobre Emma Stone me lleva a querer decir eso de que es una de las actrices más talentosas de su generación. Algo que es ya casi un tópico, pero que personalmente considero una verdad como un templo. Si me permites la indiscreción, sí, considero a Emma Stone la actriz más talentosa de su generación. Creo que es la actriz del momento, gracias a una buena selección de papeles en los últimos años y, por supuesto, su gran trabajo ante las cámaras. Y ahora, dicho esto, puedo empezar a hablar de Emma Stone y su carrera.

Hay dos maneras de hacerlo. Nos vamos a sus inicios y tiramos de cronología, o nos vamos a La La Land. Escojo la segunda opción. Y es que fue su papel como Mia Dolan lo que la elevó de manera definitiva a los altares. Si había alguien despistado que no la tenía como una gran actriz, tuvo que rendirse ante una actriz que parecía perfecta para ese papel. La cara de Emma Stone va a estar eternamente en las mentes de aquellos y aquellas que nos sentimos identificados con la magia que desprende el film de Damien Chazelle.

En La La Land Emma Stone explota más que nunca su mirada, una mirada cautivadora. Sus ojos tienen un magnetismo especial. Nos dicen tantas cosas, sino más, como sus lineas de guion. Esos primeros planos que vimos en la película que le dio el Oscar a Mejor Actriz nos engancharon para siempre a Emma Stone. Pero esos primeros planos ya nos habían cautivado en Birdman, la película de 2014 que le valió la nominación al Oscar a Mejor Actriz de Reparto. En dos años primero rozó el Oscar y después se lo llevó. Llámalo talento, llámalo x, pero ahí estaba claro que algo había.

Películas Emma Stone

En Birdman, decía, había unos primeros planos de Emma Stone que estremecían. Hemos vuelto a disfrutarlo en Maniac, su primer trabajo en una serie. Quizá la serie no pase a la historia para nadie, pero su actuación, cada una de sus apariciones, mejora el resultado final. Se ha convertido en un seguro de vida para cualquier proyecto. Quizá una película no funcione comercialmente, pero si cuenta con Emma Stone en el reparto sabes que algo va a funcionar bien.

Quizá por eso la crítica le adora. Alejándonos de Birdman, La La Land o Maniac, y quedándonos en estos últimos años, basta con repasar lo que decían de ella en La Batalla de los Sexos. Una película bien hecha, interesante, pero que gracias a su trabajo -sin olvidar al gran Steve Carell- subía enteros y nos convencía de principio a fin. Claro que esto no fue siempre así. Emma Stone también ha tenido fiascos comerciales, de crítica o incluso de público. Aloha fue su 3 en 1. La película fue un fracaso en taquilla, una decepción para la crítica -normal- y el público se lanzó a por ella por el whitewashing realizado en el personaje de… Emma Stone, una asiático-americana.

Emma Stone

Fue con Zombieland cuando pusimos nuestros ojos en ella por primera vez. Sí, ya venía de Supersalidos, entre otras, pero en la comedia que le unió a nuestro ídolo Woody Harrelson dio muestras de que había actriz de futuro. Después llegaría Easy A Rumores y Mentiras– para dar validez a lo que ya venía prometiendo. Cuando firmó para hacer de Gwen Stacy en el reboot de Spiderman se hizo un hueco entre las actrices jóvenes más interesantes.

Habiendo echado la mirada atrás apreciamos lo bien que ha modelado su carrera Emma Stone. No ha habido demasiados pasos en falso. Ha sabido cuando acercarse al cine de bajo presupuesto o al blockbuster. Y además todo ello manteniendo la imagen de amiga perfecta, esa persona a la que le confiarías cualquier secreto. Que una de sus mejores amigas sea Jennifer Lawrence solo hace mejorar el asunto. Sus planes de televisión y manta son conocidos por medio mundo.

Un chaval llegó a invitarla a su baile de promoción. Esto no ocurre todos los días. No tuvo suerte -como es normal-, a diferencia de Ryan Gosling. Buen amigo de la actriz. Emma Stone asegura que no saber que habría sido de su carrera sin él. Hicieron juntos Crazy, Stupid, Love primero, Gangster Squad después, y remataron ambos con La La Land.

Queremos más de Emma Stone. Queremos más primeros planos, más papeles que nos hagan soñar, más trabajos desgarradores. Sí, es la actriz del momento. Y parece que ese momento va a durar eternamente. Ojalá.