Sucedió una noche
Director: Frank Capra

Año: 1934

Reparto: Clark Gable, Claudette Colbert, Walter Connolly, Roscoe Karns, Jameson Thomas

Sinopsis: una joven mujer escapa de su padre para casarse con quien éste no desea. Lo que no se espera es la aventura que vivirá de la mano de un joven periodista que ve en ella el reportaje de su vida.

En ‘Sucedió una noche’ tenemos una de las obras cumbre de la comedia de los años 30 y, quizá, del cine clásico. Una desternillante película donde lo ingenioso de sus diálogos nos engancha tras unos minutos iniciales donde nos mostramos un tanto dubitativos. Contamos con los ingredientes ideales para disfrutar de una buena película: Frank Capra, Clark Gable y un guion magnífico. Ganadora de los cinco Oscars principales, el largometraje conseguirá sacarte más de una sonrisa. Se trata de una de las grandes obras de la screwball comedy y quizá la que más popularizó el género en la temprana década de los 30.

La trama es sencilla. Una joven mujer evade las garras de su temible padre para poder casarse con el hombre que desea, a quien su padre aborrece. En su huida se topa con un encantador galán, para más inri periodista que ve en ella una oportunidad de oro. Se juntan el hambre y las ganas de comer. Porque eso es precisamente la screwball comedy, la unión de dos personajes muy diferentes entre sí y los hechos y vivencias que deben superar. En ‘Sucedió una noche’ Frank Capra consigue una magnífica película ofreciendo una mirada optimista del amor, de la confianza y de la generosidad entre otros aspectos. En eso Capra parecía único, como veríamos después en ‘Qué bello es vivir’.

Un guion de ritmo vertiginoso, ingenioso y que no da respiro es una de las grandes claves de este clásico del cine que es ‘Sucedió una noche’. La constante tensión entre los dos protagonistas y sus diferentes caracteres darán pie a escenas alocadas y momentos inesperados. Una de las claves de la película es el ritmo que Capra consigue imprimirle. Su mano para funcionar en una clave casi teatral, su delicado montaje, su excelente fotografía, todo ello va en pos de lograr un resultado que deje al espectador con la constante sensación de querer más y más para, al final, no darse cuenta de que la película ha llegado a su final.

Casi 100 años después ‘Sucedió una noche’ sigue resultando una película divertidísima. Una que no ha perdido un ápice de su excelencia, una que no ha pasado de moda. Sus sutiles críticas a la clase más rica o la defensa de esa picaresca con la que el común de los mortales debemos sobrellevar nuestra existencia le añaden matices interesantes a un film totalmente recomendable. Uno de esos que no podemos dejar de ver una vez tras otra. Por no olvidar la excelente química entre los dos actores protagonistas. Clark Gable está magnífico, en un papel de galán arrebatador, con un personaje ingenioso que cuenta con salidas para todo, mientras que Claudette Colbert muestra ser algo más que una cara angelical. Nos lanza un don para la comedia y ambos actores, contrapuestas, forman una pareja magnífica en pantalla.

Sucedio una noche

La escena de ‘Sucedió una noche’

Cuesta quedarse con una. Haremos trampa y seleccionaremos dos. En primer lugar la primera noche que Peter y Ellen pasan juntos bajo el techo de una habitación. Los detectives, el desayuno, el no levantarse pero sobre todo las murallas de Jericó. Una delicia de escena en la que Capra nos ofrece un endiablado ritmo en una única escena, apenas un par de planos, y unos diálogos vertiginosos y fantásticos. Y sí, bueno, lo de las murallas de Jericó es sin duda una genialidad.

Además también queremos quedarnos con la escena del autostop. ¿Cómo se para un coche? Nos lo explica un Clark Gable arrebatador, en una escena ingeniosa que solo puede terminar de una manera. Aunque lo esperamos, no podemos evitar reírnos ante lo que ven nuestros ojos. De nuevo la sencillez de dos actores en estado de gracia, un director con una mano única y un guion genial. No necesitamos más.

¿Por qué seleccionamos ‘Sucedió una noche’?

Motivos variados. Empezamos por Frank Capra, un genio bajo las cámaras, uno de los mejores directores de Hollywood que nos dio obras magníficas en las que nos ofrecía una mirada única y optimista sobre el mundo, el amor y las relaciones humanas. Seguimos con Clark Gable, uno de los más grandes actores del cine clásico y sin duda un referente de la actuación a lo largo de su historia. Su papel como galán en esta película no tiene nada que envidiar a otros realizados por gente como Cary Grant.

Por ser la primera película en ganar los cinco premios principales de los Oscar: Película, Dirección, Guion, Actor y Actriz. Casi nada. O por ser uno de los principales referentes –y casi precursora- de un género que nos ha dado muchas alegrías como la screwball comedy. Un tipo de comedia en el que se enfrentan dos personas muy diferentes que vivirán todo tipo de situaciones y aventuras por tener que pasar demasiado tiempo juntos.