El 11 de noviembre de 1918, hace ya 100 años, a las 11 de la mañana -así de chisposos eran-, terminaron las hostilidades de la que era la guerra que iba a acabar con todas las guerras. Por entonces se le conocía como la Gran Guerra. Poco más de 2 décadas después sería reconocida como la Primera Guerra Mundial, al haber fallado en la previsión. En Revancha os proponemos una serie de títulos que aúna lo más reconocido sobre el cine bélico de esa Primera Guerra Mundial.

Un cine de la Primera Guerra Mundial aún en pañales

El cine aún era mudo, y no tenía ni dos décadas de vida cuando estalló la guerra. Poco se puede recuperar de aquellos años de la guerra, si bien hubo numerosos documentales, cortometrajes, y algún que otro largo. Tenemos que plantarnos en 1918 para hablar de los dos primeros títulos reconocidos sobre la Primera Guerra Mundial: Armas al Hombro, ese mediometraje de Charles Chaplin vestido con el uniforme militar, donde después de unos cuantos sketches sobre la vida en las trincheras nos lanza a una misión donde acabará siendo el héroe de turno; por otro lado, D. W. Griffith hacía Corazones del Mundo, película interesante pero lejos de sus grandes obras como El Nacimiento de una Nación o Intolerancia.

El cine americano se aprovecharía de las ruinas en Europa para acabar apoderándose del mundo del cine. Y en los años posteriores llegarían obras como Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, basada en la obra de Vicente Blasco Ibáñez, o el gran clásico de King Vidor El Gran Desfile, probablemente la primera gran película bélica de gran éxito que nos hablaba un poco de las penurias de una guerra tan reciente.

Sin embargo, el cine sobre la Primera Guerra Mundial tuvo su aire de grandeza y su gran aureola gracias al éxito de Alas (1927) de Willian Wellman, aún cine mudo, que se convertiría en la primera película ganadora del Oscar al mejor film. Un clásico del cine de aviación muy conseguido basado en hilvanar una historia de amistad de dos jóvenes pilotos y sus posibles flirteos amorosos. Incluyendo a la actriz de turno -enfermera- enamorada de uno de ellos.

Película La Escuadrilla del Amanecer

El éxito del cine de aviación de la Primera Guerra Mundial

A partir del éxito de Alas, llegaría una oleada de cine de aviación. Entre 1927 y pongamos 1934 cada año llegaban en plural las películas sobre la contienda bélica aérea. Entre todo ese ramal de cine, destacar 1930, con los otros dos grandes éxitos aéreos de la época. Por un lado La Escuadrilla del Amanecer, de Howard Hawks, que tendría un remake en 1938 con Errol Flynn de protagonista principal. También Los Ángeles del Infierno, película que os puede sonar si habéis visto El Aviador (Martin Scorsese). En el inicio de la película el personaje de Di Caprio (Howard Hughes), era un multimillonario joven empeñado en hacer un gran film aéreo.

La película tardaría tres años en terminarse, tras haber de rodar nuevamente las secuencias debido a que cuando por fin tras tanto despilfarro se iba a estrenar, irrumpió el cine sonoro y Howard Hughes decidió que tenía que ser sonora la película, llegando a cambiar a la actriz principal debido a la voz que tenía. A pesar de que Hughes hizo un exitazo, la película gastó tanto que únicamente pudo subsanar lo invertido. Pero, realmente, los dos grandes directores de cine aéreo serían Wellman y Hawks.

Alas no sería, no obstante, el único film que tapó para la historia al film de Hughes. Ese 1930 donde se estrenó, una película bélica -antibélica, mejor dicho- que pasaría a la historia. Un inmigrante ucraniano, Lewis Milestone -sí, el nombre se lo cambió- dirigiría la versión cinematográfica de Sin Novedad en el Frente. La película, a pesar de tener por protagonista al bando alemán -como la obra de Erich Maria Remarque en la que estaba basada- fue un éxito de crítica y taquilla. Acabaría alzándose con los dos Oscars importantes: Film y Director. En Alemania Pabst realizaba Cuatro de Infantería (Westfront 1918), film de mismo estilo y crítico pero eclipsado para la historia por la película de Milestone.

Otros títulos previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial pero muy recomendables son: La Patrulla Perdida (John Ford, 1934) sobre una patrulla asaltada por beduinos en Mesopotamia; La Gran Ilusión (Jean Renoir, 1937) primer gran film sobre prisioneros de guerra y canto contra la paz en los instantes previos a que un hombre con bigote la liara parda. Antes de que EEUU entrara en la guerratenemos El Sargento York (Howard Hawks, 1941). Película patriótica que invita a alistarse, contando la vida de Alvin York, cabo que en la Primera Guerra Mundial se convertiría en héroe americano.

Película Senderos de Gloria

Cine Crítico post IIGM

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo novedad, lo cual hizo que durante años se dejara de rodar cine sobre la Gran Guerra. El problema es que tras la contienda, el cine bélico siguió y ha seguido ligado a aquella contienda. La diversidad -Guerra del Pacífico, Nazis, Frente del Este…- en las temáticas -aviación, submarinos, comandos, hazañas bélicas…- ha llevado al abandono del cine sobre la Primera Guerra Mundial.

El cine sobre la contienda tuvo que coger la bandera del cine antimilitarista y antibelicista. Y de ahí saldría esa joya titulada Senderos de Gloria (Stanley Kubrick, 1957). Film que narra en su primera mitad las penurias de la guerra de trincheras y los zotes que daban las órdenes, para, en la segunda mitad, lanzarse a una dura crítica al militarismo y a los altos estamentos -en este caso franceses- que eran capaces de mandar al paredón a soldados propios por simple capricho. El cine anglosajón tendría en Rey y Patria (1964) su variante sobre el tema de mandar fusilar soldados por cobardía.

En esa década de los 60 llegaría el gran éxito de taquilla y crítica de la Primera Guerra Mundial: Lawrence de Arabia. Muchos ni la ubicarán en la Primera Guerra Mundial al no haber guerra de trincheras. Ser tildada siempre como una de las mejores cintas de aventuras de la historia ha hecho que no se considere clásico del cine bélico. La realidad es que es una película sobre la Primera Guerra Mundial con todas las letras. Narra lo que sucedería en Mesopotamia, donde el Teniente Lawrence unió a las tribus árabes para echar a los turcos de sus tierras. Una vez acabada la guerra y a pesar de las promesas de ingleses y franceses ¿sabéis lo que sucedió? Que los que manejaban el cotarro hicieron lo que les dio la gana.

Película Largo Domingo de Noviazgo

Pero poco más ha habido en los últimos 75 años sobre esta contienda que realmente haya sido de renombre por parte de Hollywood. Caballo de Batalla, de Steven Spielberg ha sido la única película algo conocida que Hollywood ha dedicado a la contienda no ya en este siglo XXI, sino desde los años 60 o 70. Entonces hubo un pequeño resurgimiento del cine sobre aviación. Este estaba comandado por Las Águilas Azules (John Guillermin, 1965) con George Peppard de protagonista, y El Barón Rojo (Roger Corman, 1971). Curiosamente en ambas los protagonistas eran alemanes.

El cine de la Gran Guerra ha subsistido gracias al cine europeo, sobretodo al francés, que con Bernard Tavernier de director protagonista con una trilogía donde destacamos Capitán Conan, ha seguido la estela del conflicto en films como Largo Domingo de Noviazgo o Feliz Navidad. El hecho de que allí se viviera la dureza de la guerra durante cuatro años ha tenido mucho que ver en que sean los principales exportadores de cine sobre la Primera Guerra Mundial.

El cine crítico sobre la guerra tuvo dos clásicos italianos como La Gran Guerra (Mario Moniccelli, 1959) u Hombres Contra la Guerra (Francesco Rosi, 1962). El primero con un tono claramente humorístico que contrasta con la tragedia de la guerra. El segundo con un humor indirecto, las situaciones que suceden nos parecen graciosas pero son realmente la pura realidad de cosas que sucedieron en el frente. En habla inglesa tenemos Johnny Cogió su Fusil, sobre un soldado que queda hecho trizas, pero vivo, y su agonía en el hospital militar. Mientras que no podemos olvidarnos de mencionar de la crítica australiana a los altos mandos británicos en esa joya de Peter Weir sobre Gallipoli, con Mel Gibson de protagonista.