Dicen que cuando algo funciona no tiene porqué tocarse. Que si un actor o director está cómodo y es reconocido en unos registros es arriesgado cambiarlos radicalmente. Pero también se dice que hacer el mismo tipo de películas puede conllevar un estancamiento creativo y pasar factura. Si uno menciona el nombre de Christopher Nolan lo primero que aparece en mente es la trilogía de Batman, sin duda alguna la mejor saga basada en comics de la historia, lo siguiente que aparece en mente sería Origen o Interestellar y, si acaso, Memento la obra que le hizo un nombre en Hollywood.

Todas las primeras comparten entre sí un mismo género, el de la ciencia ficción. Las cosas imposibles que pueden realizarse, efectos especiales cada cual más logrado y, ante todo, buenas historias -a pesar de las críticas hacia algunas lagunas de su último film-. Memento quizás, sea la excepción a la regla, pero hablamos de los inicios del director. Aún así, no deja de ser una obra de ficción.

¿Os imagináis qué pasaría si ese director que ha ido encaminando su carrera hacia la ciencia ficción cambiara de tercio? Pues bien, el rey de los blockbusters de calidad de este siglo XXI cambia completamente de registro en su último film: Dunkirk -que será, obviamente, Dunkerque en los países de habla castellana-. Se tratará de su primer film que estará basado en una historia real y, por lo tanto, en el que la libertad narrativa se verá cribada por hechos que no pueden trastocarse si pretende ser serio.

Lee más: Repasamos la carrera de Christopher Nolan

No hace falta decir que si un director de su envergadura tras su ¿egocéntrica? última película donde demostró que puede hacer lo que quiera y cómo quiera decide tomar este camino se debe, sin ningún tipo de dudas, a un sueño que perseguiría desde hace años, el de realizar un film sobre la Operación Dynamo, que se conocería para la historia como El Milagro de Dunkerque.

Y ese tipo de caprichos, al final, suelen salir rana a muchos directores. Por ello la pregunta que uno se debe hacer es ¿Qué cabe esperar de lo próximo de Nolan? Sin duda, no tendrá nada fácil contentar a su público, ni al público en general, ya que la jugada parece un tanto complicada.

Hemos comentado que tiene cierto apego por la ciencia ficción que tanto le ha dado a él -y viceversa-, por lo que Dunkerque será una prueba de fuego donde demostrar si está capacitado para hacer algo más. Ya en Interestellar a pesar de ser un film donde caminaba por su terreno, mezclaba altas dosis de cine dramático en la primera parte del film. Ahora se verá si está capacitado para dotar a una obra completa de un dramatismo constante donde no habrá margen para las fantasías.

Escenario poco cinematográfico

Y es que precisamente Dunkerque tiene el inconveniente de no ser uno de los escenarios bélicos más recomendables para hacer las delicias de los espectadores. A uno le vienen a la cabeza las grandes batallas de la II Guerra Mundial y todas ellas ya tienen al menos un film de amplio presupuesto que narra los hechos. Desde Pearl Harbor a Normandía, de Stalingrado a Iwo Jima. Dunkerque es, quizás, el escenario bélico más reconocido sin un film propio de envergadura.

En ese aspecto la apuesta parecería sencilla y sin riesgos. Tratar como se debe y con los medios necesarios una batalla que no ha sido apenas narrada en el cine. Pero la Operación Dynamo no fue una batalla en sí, fue una evacuación de Francia por parte de las tropas británicas y francesas. Es decir, a diferencia de otros films donde se suceden los combates, aquí solo golpeaba un bando. Por este motivo no ha sido muy cinematográfica la historia -además de no haber rastro de ejército norteamericano de por medio-.

Lee también: Crítica de Dunkerque

Es por ello que Nolan deberá sacar a relucir, y aun mejorar, sus aspectos dramáticos de su anterior film si quiere salir airoso de la encrucijada. No hay margen para grandes batallitas y aunque es obvio que los efectos especiales y sonoros de los ininterrumpidos ataques de los Stukas harán las delicias del público -ya en el trailer se ve la amenaza de los mismos-, el film debe tener algo más de fuerza en otros aspectos.

Por si acaso, Nolan se ha cubierto las espaldas. Uno de los actores del momento con quien ya ha trabajado en dos de sus anteriores films: Tom Hardy, y el mejor actor secundario de la pasada edición de los Oscars: Mark Rylance encabezan el cartel del film.

Precedente peligroso

A pesar de parecer estar explorando territorios inexplorados, hace 10 años que llegó a los cines Expiación film dramático que tenía al menos tres cuartos de hora donde las arenas de la localidad francesa eran 100% protagonistas. No solo eso, el film contaba con uno de los planos secuencia más bellos y logrados que se recuerdan donde se acababa viendo en todo su esplendor las arenas de Dunkerque en plena destrucción. Así que Nolan tendrá difícil, ya de por sí, superar las imágenes de aquel film que llegó a alzarse con el Globo de Oro a la Mejor Película Dramática.

Queda una última duda, y es saber si Nolan quiere contarnos en este proyecto lo que sucedió en las arenas de Dunkerque, de una manera más documental como harían en su día films como El día más largo o Tora, Tora, Tora, o si por el contrario aprovechará la historia para montar su historia de ficción y su propia película de los hechos.

Las dudas, por desgracia, aun quedará tiempo para despejarlas, ya que Dunkerque no llegará a las pantallas hasta el próximo verano. Pero sin duda algunas un film con la etiqueta de su director siempre promete ser uno de los platos fuertes del año. Esperemos que se le dé bien la apuesta personal y veamos si el bueno de Nolan puede abarcar más terrenos que los que había marcado hasta el momento.

Sólo para curiosos

Dunkerque fue llevada al cine en 1958 por Leslie Norman en un film de título homónimo (El mismo que empleará Nolan). Se trata de un film que manejó no poco presupuesto en su día y fue vendido como un gran proyecto del cine británico. Sin embargo la historia lo ha dejado aparcado y no es un film reconocido dentro del género bélico.

Tampoco lo fue "Fin de semana en Dunkerque" a pesar de contar con Jean Paul Belmondo en su reparto, quizás el film más reconocido sobre lo acontecido hasta la llegada de "Expiación", unas líneas más arriba mencionada y, aunque no se centra toda su acción en Dunkerque la parte bélica del film es su punto más fuerte y logrado. Sin duda, el espejo al que debe mirarse (que no copiar) Nolan.