Quentin Tarantino, canciones y escenas de su cine. Una mezcla explosiva. Entre las muchas virtudes del cine del maestro está la de crear bandas sonoras mágicas en cada una de sus películas. La obra de Tarantino está repleta de canciones que o bien él por el simple hecho de elegirlas, o bien la película por su escena, ha elevado a la categoría de historia del cine. Como hiciéramos con las mejores escenas ‘musicales’ de Martin Scorsese, en las siguientes líneas vamos a hacer lo mismo con el bueno de Quentin. Porque sí, el cine de Tarantino no sería igual sin estas canciones.

Little Green Bag – Reservoir Dogs

Si hay un premio al arranque de película más molón, sin duda Quentin Tarantino decidió pelear por conseguirlo. Para muchos lo hizo con la que además fue su presentación al mundo. En Reservoir Dogs escuchamos Little Green Bag en ese slow motion en el que vemos a los personajes antes de que la película se despelote sin frenos. Son los créditos y el tono de la canción y ese extraño pasear del grupo protagonista nos pide más, mucho más. Aún no sabemos lo que está por ocurrir, pero sabemos que nos va a gustar. Y, bueno, también tenemos a Tarantino echando el cigarro, sonriendo nerviosamente, como si en su interior estuviera diciendo: “joder, tío, ¡esto está pasando de verdad!

Girl, You’ll Be A Woman Soon – Pulp Fiction

Sin casi tiempo de descanso entre el You Never Can Tell y la escena del baile en el restaurante, Vincent Vega y Mia Wallace llegan a casa de esta. Ella pone Girl, You’ll Be A Woman Soon y el resto es historia. Una de esas canciones que uno se pregunta si el cine y las películas de Quentin Tarantino, en este caso Pulp Fiction, la ha llevado a la leyenda. El baile de Uma Thurman aka Mia Wallace es un momento icónico de la película y de Tarantino. Uno quiere vivir por siempre a su lado viéndola cantar y deslizarse con delicadeza por la escena. Vincent debate consigo mismo sobre si tomar una copa o marcharse a casa y cuando lo decide, Wallace se ha metido el viaje de su vida. Y todo eso con la versión que hacen Urge Overkill de la canción de Neil Diamond sonando de fondo. Maravillosa.

Baby Love – Jackie Brown

Apenas unos segundos, pero esta escena dice mucho, todo, con el Baby Love de las Supremes sonando. Y una pareja que parecen no querer aceptar que han pasado 20 o 30 años desde que fueron jóvenes y atractivos, desde que gustaban. Sórdida y un tanto melancólica, a la par que divertida, una escena que parece pintar poco en la trama. Simone (Hattie Wilson) quiere gustar, agradar y volver a sentirse mirada. Louis Gara (Robert de Niro) básicamente quiere eso que le ofrece ella, que le hagan caso y le doren la píldora.

Nobody But Me – Kill Bill vol. 1

Me encanta Kill Bill y su primera entrega es una joya. En esa escena llena de violencia en la que Beatrix Kiddo lucha contra los Crazy 88 Tarantino homenajea hasta al cómic. De fondo una canción que casi no parece pegar, como es Nobody But Me de los Human Beinz. Esto es quizá lo que la mete en esta lista con canciones de grandes escenas de Quentin Tarantino. Bueno, también el que Tarantino pocas más escenas de acción de este nivel ha grabado. ¿Me vas a echar la bronca? Bueno, vale, pero dime tus opciones.

Down in Mexico – Death Proof

En lo que a escenas de cine de Tarantino y canciones se refiere, una de mis favoritas es Death Proof. Voy a incluir dos de ellas y ambas me parecen sublimes, por lo que implican en la trama y por cómo están rodadas. Comenzando por el sensualísimo baile de Vanessa Ferlito a Kurt Russell, antes de que todo se desmelene y el personaje de Russell se desvele como lo que ya intuimos: un asesino psicópata. Hasta este momento solo hemos visto trazas de lo segundo. El caso es que en una tensa escena en el bar, entre tragos, el personaje de Ferlito termina dedicándole un baile al de Russell.

Hold Tight – Death Proof

Sin tiempo para deleitarnos entre el sexy baile de Ferlito a Russell, este pone en marcha su plan. Aquí no hay persecución entre coches, simplemente un asesinato a sangre fría. Todo al sabrosón ritmo de Hold Tight de Dave Dee, Dozy, Beaky, Mitch and Tich. Bailamos, nos sentimos cómodos, el grupo de chicas disfrutan… hasta que aparecen el sadismo y la muerte encarnados por Kurt Russell. Cómo Tarantino se recrea en las muertes de cada una de las ocupantes del coche lejos de resultar impactante, es magnético y embaucador.

Across 110th Street – Jackie Brown

Volvemos a Jackie Brown con Across 110th Street. O, lo que es lo mismo, la intro de la película. Títulos de crédito y Pam Grier paseando con determinación por un aeropuerto. Una mujer fuerte, tenaz, decidida. Eso es lo que vemos, y la canción ayuda a empoderar esos adjetivos. No ha dicho una palabra, pero ya sentimos conocer a la Jackie Brown con la que vamos a deleitarnos durante el metraje de la película. Volveremos a escuchar la canción, con un significado diferente y en la voz de la propia Pam Grier para remarcar su triunfo.

Django – Django desencadenado

Otro opening, esta vez el de Django desencadenado, en nuestra lista con las mejores canciones en escenas del cine de Quentin Tarantino. Y no es para menos. Aquí tenemos todo lo que veremos después. Un Django esclavizado que escupe ira en sus ojos, ansias de libertad y recuperar lo que es suyo. Paisajes del oeste, áridos, enormes… Apenas llevas unos minutos de película y ya adoras a Jamie Foxx en esta. Una joya de Tarantino que nos encanta y, como ves, lo hace desde el principio. Esta Django, canción del spaghetti western de 1966, en esta Django es la enésima muestra de que Tarantino y la cultura pop son uno solo.

Trinity (Titoli) – Django

De nuevo Tarantino se hace con una canción que ya había sonado en una película anteriormente. En este caso en ‘Le llamaban Trinidad’, spaghetti western de 1970 con Bud Spencer y Terence Hill. La canción sirve en Django como cierre de la película, con un tramo final tan maravilloso como el resto del film. Este cierre nos deja una sonrisa en la boca, con un Jamie Foxx ultra molón, y un final feliz. Perfecto para todos los gustos. Le añades este temazo y nada falla.

Cat People – Malditos Bastardos

Con esta película siempre he tenido la sensación de que es la menos musical de Quentin Tarantino, esa en la que sus escenas no buscan apoyarse en las canciones para crecer aún más. Y, en cambio, tiene una icónica escena dentro del cine de Tarantino con una de esas canciones que logran embellecer el resultado final. David Bowie, cantando como él sabe, con ese magnífico tema que es Cat People. En la escena vamos siguiendo a Soshanna preparándose para lo que será su inevitable final. Ese rojo pasión, ese rojo sangre, ya nos indica lo que está por venir, y Bowie no hace más que reforzar la sensación que nos abraza.

Good Thing – Érase una vez en Hollywood

Esta canción pinta entre poco y nada en la película. De hecho pocas canciones lo hacen, aunque la música tiene una presencia absoluta en Érase una vez en Hollywood. Quería poner alguna escena de ella y se me ocurrió que nunca está de más ver a Margot Robbie bailar y a Brad Pitt enseñando su desnudo torso. El día, por mi parte, ya está hecho. Ahora, que si quieres profundizar en lo que es la escena y lo que nos ofrece, te diré que refuerza la imagen de esa Sharon Tate de Tarantino como muestra de unos 60 soñadores que pronto verían un abrupto final.

Always is Always Forever – Érase una vez en Hollywood

Seré honesto: solo tenía pensado poner una escena con canciones de la hasta el momento última película de Quentin Tarantino. El caso es que según terminaba de escribir lo que contaba sobre Good Thing, me vino a la cabeza esta tenebrosa y terrorífica escena en la que las jóvenes de La Familia Manson buscan comida entre la basura, felices, sonrientes, cantando al unísono Always is Always Forever. Sinceramente, da miedo. Muestra a unas tipas que parecen perturbadas, dejándonos claro quién es el villano aquí. Y la que nos espera.

Bang Bang (My Baby Shot Me Down) – Kill Bill Vol. 1

Uma Thurman ensangrentada en el suelo. Nerviosa, temerosa. Un disparo. Fondo a negro, títulos de crédito y la preciosa voz de Nancy Sinatra nos enfila a Kill Bill vol. 1 cantando una de esas canciones que embellece cualquier cosa, en este caso una película de Quentin Tarantino. De nuevo un opening, de nuevo una escena de créditos, una en la que solo vemos un fondo negro, sin nada ocurriendo, en los que durante un par de minutos pensamos que el personaje de Uma Thurman ha fallecido. Y no entendemos nada. ¿Será toda la película un flashback si ella es la protagonista? Tensión. Y esa tranquila canción. Claro que, vista Kill Bill entera, todo cobra sentido después.

Stuck in the middle with you – Reservoir Dogs

Cerramos con la mejor escena con canciones que ha dado el cine de Quentin Tarantino. Y lo hizo en su ópera primera. Una escena mayúscula, esa en la que ese psicópata que es el Sr. Rubio se ensaña con un policía y le arranca una oreja. Todo ello mientras baila y canta con la cuchilla en su mano. Esto es historia del cine. Y si te gusta la música y el cine de Tarantino, la has bailado en cualquier bar rockero en el que la hayan puesto. Bueno, de hecho la habrás bailado en casa, imitando a Michael Madsen.