En 1994, Fernando Trueba lograba el segundo Oscar para España en la categoría de Película de Habla no Inglesa. Lo hacía mencionando en su discurso al “Dios” de la comedia, el maestro Billy Wilder. Nacido en Polonia bajo el nombre de Samuel Wilder, en EEUU pasaría a la historia como uno de los mejores directores. 

 

Billy Wilder Cine

El Crepúsculo de los Dioses

Bajo el título de Sunset Boulevard nos llegó esta obra del genio Billy Wilder. No es una comedia, es cínica y no tiene compasión. Un guionista en horas bajas que solo hace guiones que no tienen éxito acaba por cosas del destino en la mansión de una vieja estrella del cine mudo, venida a menos ya que la irrupción del sonido acabaría con su carrera. Sensacional Gloria Swanson haciendo de prácticamente sí misma, y amargando la existencia a ese esclavo-guionista-amante en que se convierte un William Holden que ve dinero y vivir bien. Para la posteridad la Swanson bajando las escaleras, con la prensa y la policía esperándola. Ese momento de gloria que tanto había ansiado durante años… le llegaba.

 

Billy Wilder Cine

El Gran Carnaval

La grandeza de este, otro drama, del maestro de la comedia, reside en como en 1951 fue capaz de acribillar a la prensa sensacionalista, y al periodismo en general, años antes de rodar el remake de Primera Plana. Kirk Douglas es un periodista sin escrúpulos que de la nada más absoluta se inventa una noticia. Bueno, la noticia existe, pero lo que iba a ser un rescate en 12 horas se convierte en todo un fenómeno a nivel nacional gracias al buen hacer de Douglas… ¿Y el hombre atrapado en una mina? Sí, ese que podría haber salido en 12 horas, se entorpece todo su rescate simplemente para deleite de la prensa y recaudar fondos. La agonía del hombre atrapado y la avaricia del protagonista del film chocan de manera espectacular.

 

Traidor en el Infierno

Poco conocida para quien no le guste el género bélico. Stalag 17 -otro título del maestro que cambian al antojo de vete a saber quién-, es un notable drama carcelario ambientado en plena Segunda Guerra Mundial en un campo de prisioneros. La trama de la película reside en que sospechan que hay un traidor en el barracón y como William Holden recibe por todos lados por ser un vividor que trafica con los alemanes. Sospechoso número uno de ser un traidor hasta que se da cuenta de algo: en una secuencia tan sencilla como magistral, Holden, mirando a la pared, se da cuenda de que la luz que cuelga del barracón cambia su sombra de medida, y al girarse comprueba como, en efecto, alguien ha hecho un nudo al cable… siendo esta la señal con la que el traidor avisa a los alemanes de que hay algún intento de fuga o alguna novedad.

 

Billy Wilder Cine

La Tentación Vive Arriba

No mencionamos esta película como una de las 7 maravillas de Billy Wilder. No lo es, es una interesante comedia romántica, bien trabajada pero lejos de las mejores del autor. ¿Qué tiene el film? Pues la primera colaboración del director con Marilyn Monroe, y la secuencia que la catapultaría a la imagen de mito. Tras salir del cine la pareja protagonista -dato friki: Vieron The Black Lagoon Creature, o en español: La Mujer y el Monstruo-, estos pasan por encima del metro y desde las rendijas el aire sube la falda de Monroe, que ríe de placer. Lo dicho, la imagen para la historia.

 

Billy Wilder Cine

Testigo de Cargo

Y Billy Wilder se metió de lleno en los dramas judiciales. Y vaya si lo hizo. Con intriga, suspense, nunca un drama judicial fue tan fácil de digerir como éste. Tyrone Power es el protagonista de una de esas películas donde spoilear cualquier parte es pecado divino, de paredón. Ya lo anuncia el final de la película que avisa a los espectadores que la han visto que tengan la amabilidad de no destripar la película en la tasca más próxima. Ya veis, estaba de moda ya en los 50 comentar la película de principio a fin a los amigos más allegados y a los que pongan la oreja.

 

Billy Wilder Cine

Con Faldas y a lo Loco

La escena de Monroe, quizás podría ser, la mejor secuencia o la más mítica de la filmografía de Billy Wilder, si no fuera por ese final esplendoroso de Some like it hot!. Vale, esta tenía traducción más difícil, pero seguían en la misma línea los que ponían el título en España. En esta brillante película -para mi gusto, la mejor- del director, entre líos de faldas, bandas de música y mafias… sobresale ese final donde el multimillonario Osgood Fielding III, enamorado de Daphne -interpretado por Jack Lemmon- sin saber que éste es, en realidad, un hombre y no una mujer, le llega a decir que quiere casarse con ella/él, Lemmon le espeta que no puede ser, porque ni siquiera es una mujer, es un hombre, quitándose la peluca. Y en ese momento, Joe E. Brown -nombre del actor- le suelta que nadie es perfecto, acabando la película.

 

Billy Wilder Cine

El Apartamento

Aquí, por fin, Wilder logró el reconocimiento de la Academia. Tenía un Oscar como Director y alguno más como guionista, pero el premio gordo se lo llevó por esta comedia romántica que tiene más de romanticismo que de comedia. Ya desde ese inicio en el ascensor de un rascacielos, con una frase que menciona el número de habitantes que tiene Nueva York y demás, se nos está encaminando a pensar que la película pudiera ir de “casualidades” y de como dos almas gemelas podrían coincidir en tan pequeño espacio. Lemmon y Shirley MacLanne en estado de gracia en otra de las obras maestras de Billy Wilder.