Aprovechamos el maratón de películas de Marvel propuesto por La Buhardilla Marvel en Twitter –podéis verlo aquí-, para hacer una crítica de cada película. Será, eso sí, una crítica diferente a las habituales que podéis leer por aquí. Venimos de Los Vengadores: La Era de Ultrón. Continuamos con Ant-Man.

Con Ant-Man Marvel hizo un esfuerzo por reducir la escala de sus películas. Si hasta ahora todo había intentado ser más grande, más espectacular y más ambicioso, Ant-Man se aleja de esa imagen. El Hombre Hormiga es una película más sencilla, por decirlo de alguna manera. Ni sus protagonistas tienen el aura de grande estrellas de Hollywood -exceptuando por supuesto a Michael Douglas-, ni su trama pretende ir más allá del mero entretenimiento. No te dejará huella, pero sí un agradable recuerdo. Una leve sonrisa.

Algo indudable es la capacidad que tiene Ant-Man para hacernos pasar un buen rato. Alejándose de películas como Iron Man 3 o Hulk, más cercana a Guardianes de la Galaxia. Esta es una aventura ligera, donde el protagonista no sufre grandes traumas y el poder que recibe es ganado, obtenido, no llega por ciencia infusa. Quizá este proceso ayuda a sentirnos más cerca de Scott Lang y su Ant-Man. En definitiva, no es la mejor película del Universo Cinematográfico Marvel, no es de las mejores, pero en líneas generales deja un buen poso.

Paul Rudd

Sinopsis (spoilers)

Pues resulta que en Ant-Man tenemos a los buenos y a los malos. Vale, no he descubierto el mundo, pero es que es así. Entre los buenos está Hank Pym, que en la vida real es Michael Douglas, y ya está. Sí, ya está. Porque te pones a repasar al resto y vaya cuadrilla. Scott Lang está en prisión por ladrón. Hope Van Dyne ha abandonado a su padre Hank y solo le queda mandarle a la residencia. Darren Cross es el jefazo total, pero se ve a la legua que en esa cabecita no hay piloto y que es todo maldad. Además, digamos que se le ven las ideas. Que está calvo, vamos.

Luego las cosas cambian y el único malo es Darren Cross. Es que este es de los malos de manual, que le ves y no te cambias de acera pero sí que sospechas. Pero empecemos por donde toca, que suele ser el principio. Y en esas nos encontramos a Lang recién salido de la prisión, que va a vivir con su colega y compañero de maldades Michael Peña. En realidad se llama Luis el personaje, pero al maldito Michael Peña se le respeta. Resulta que Peña le ofrece un trabajito fino, de los que le devuelve a la cárcel de la misma. Lang ha espabilado en prisión, entre jabón al suelo y paliza en el patio, y dice que de eso nada, monada. El caso es que la mujer de Lang le deja claro que o se endereza y mete pasta en la cuenta corriente, o a su hija no la ve. Y si al Lang le tocas la Cassie, se vuelve loco.

Y claro, acepta el trabajo. Resulta que tiene que colarse en una casa antigua y robar una cosa de una caja fuerte. Bajo todo pronóstico, porque todo parece ir mal pero él lo va solucionando, lo consigue… para no robar nada. Bueno, un viejo traje de motociclista. Le da por probárselo en casa. ¿Por qué lo hace? Piénsalo, ya que lo roba, aunque luego lo vaya a vender por Wallapop, nunca está de más darse el gustazo. Si no te vale esa teoría, te diré que o se lo prueba, o se acaba la película aquí y ni superhéroe ni nada. El caso es que se lo prueba y claro, encoge al tamaño de una hormiga. Casi se ahoga en la bañera.

Decide devolver el traje, porque eso es de locos, y le arrestan. Al calabozo. Allí le visita su abogado, al que no ha llamado y sospecha. Resulta que aparece Hank Pym, le suelta una milonga así para motivarle y Lang pasa. Que a él mierdas de ser de luz no, a él acción. Y claro, de la que pasaba Pym le deja el traje, de la que le deja el traje el otro se lo prueba, que si cuenta atrás, espera que ahora escapo y listo, ya son amigos. A partir de aquí todo es bien sencillo: Pym intenta convencer a Lang para convertirse en Ant-Man y así le pueda ayudar a desbaratar los planes de Cross. Scott Lang se niega, dando comienzo así al clásico viaje del héroe, que terminará aceptando su inevitable destino, aprendiendo a manejar sus nuevas capacidades y salvando al mundo. Hasta se hace amigo de la hija de Pym, que al final padre e hija se reconcilian,, y hasta hay besito entre Scott y Hope.

Podría contarte lo que resta de película, pero nos metemos ya en la acción. El robo, asaltar las oficinas del malo, muchas hormigas, varias peleas, algo de sigilo, leches como panes again y listo.

El superhéroe

Scott Lang. Ant-Man. Un tipo divertido, no el perfecto héroe que pueden encarnar otros superhéroes de Marvel -aunque tengan pasados oscuros-. El ladrón perfecto en su día a día, que ve en Ant-Man la posibilidad de redimirse como persona y vonvertir en realidad el ídolo que ya es de su hija Cassie. Sus motivaciones son simples y en esta primera película afrontamos un interesante y bien narrado viaje del héroe. Un viaje que nos ayuda a conocerle y a realizar de su mano la historia que nos cuenta esta película.

Ant Man

El villano

Darren Cross, un científico loco podríamos decir. Alguien tocado por la varita de la inteligencia suprema, pero incapaz de discernir cuestiones morales sencillas. O al menos no parece ser capaz de ello, ya que no pierde oportunidad de demostrar que es un ser despreciable capaz de cualquier cosa por conseguir lo que anhela. Aunque eso implique realizar el mal, sí. Y su fin último es convertirse en Yellowjacket, pero no precisamente por hacer el bien.

Los actores

El trío protagonista funciona muy bien. Ver a Michael Douglas metido en esta sorprende para bien. Parece nadar como pez en el agua. Paul Rudd ejerce a la perfección como Ant-Man. Su look de pícaro clásico, acostumbrado al cine de comedia, es un plus para su personaje. No tiene pinta de héroe, no es el típico héroe, y aún con todo es un auténtico superhéroe. Y qué decir de Evangeline Lilly, magnífica de principio a fin, con alguna escena robaplanos. Corey Stoll hace un digno papel como el villano de la película.

El cameo de Stan Lee

En una de las alocadas, aceleradas y divertidas historias que cuenta Luis, el personaje de Michael Peña, el protagonista del flashback se encuentra en un bar hablando con el camarero. Hablando de aquella manera, porque la voz sigue siendo la de Michael Peña. La cámara gira y un socarrón Stan Lee ejerce como camarero… pero con la voz de Peña. Muy divertido, en la línea de la película.

Aparición de otros personajes de Marvel

Volvemos a disfrutar con la presencia de la Agente Carter y de Howard Stark, en el arranque de la película. Además Sam Wilson / Falcon tiene un papel relevante en la película, que ayudará a conectar lo que está por venir en el Universo Cinematográfico Marvel con Ant-Man.

Ant Man

Lo Mejor de Ant-Man

El ser una película ligera y un entretenimiento puro y duro simplifica las cosas. Además, su trío protagonista luce espectacular. Tanto Rudd como Lilly como Douglas se manejan a la perfección en sus personajes. El viaje del héroe que realiza el protagonista está bien mostrado. Y las escenas con el traje son fantásticas, aprendizaje incluido.

Lo Peor de Ant-Man

Esa actitud autoconsciente de no ser nada grandilocuente hace que nos cueste meternos en harina. Si encadenas varias películas del Universo Cinematográfico Marvel seguidas y enlazas con esta Ant-Man, parece algo completamente diferente. Los secundarios y el villano… nada del otro mundo.

Escena Post Créditos de Ant-Man

Volvemos a tener dos escenas post créditos. En la escena a mitad de créditos, Hank Pym le dice a su hija Hope que solo puede esperar que su tecnología esté en buenas manos y, por eso, ha estado preparando un traje especial para ella, La Avispa.

En la escena a final de créditos vemos a Steve Rogers y Sam Wilson con Bucky Barnes encadenado. Wilson sugiere llamar a Tony Stark para solucionar la situación, pero Rogers se niega. Algo empieza a estar aún más agrio entre ambos. A lo que Wilson responde que conoce al hombre perfecto para el trabajo: Ant-Man.