El rol tiene muchas formas en los videojuegos. No podemos negar que es un género que nos encanta, no en vano hemos hablado ya de otros #JuegosQueNosMarcaron dentro del rol como son Baldur’s Gate y Final Fantasy. Dos obras maestras, como la que en este texto nos ocupa, un Skyrim que siendo bastante más reciente que otros juegos que entran y entrarán en esta sección, no cabe duda de que merece estar en esta lista. No voy a contarte porqué debe gustarte. Si lo has jugado, seguramente nada de lo que aquí te cuente pueda parecerte lejano. Vamos a celebrar Skyrim.

Skyrim llegó a nuestras vidas un once de noviembre de 2011, o lo que es lo mismo: 11-11-11. Fue especial hasta para eso. Comenzando a jugar por primera vez, y pasada esa creación de personaje en la que puedes pasar horas, uno se daba cuenta de que en Skyrim hay una belleza especial, algo innato que te acompaña desde esa primera partida y en cada momento que pasas en su universo. Sientes que tiene vida, y aunque hay malos y fuerzas oscuras, tienes la sensación de que tu trabajo en ese mundo es positivo para los NPC y que estos lo merecen así.

En Skyrim, además, puedes dedicarte a disfrutar de la belleza del lugar y sus formas, no solo de los paisajes sino de la vida del juego. Es algo que da paz. Esto lo habían conseguido ya varios juegos, pero quizá ninguno –o muy pocos- en igual medida. Y aún les costaría. Esta es una de las grandes virtudes de este juegazo. Ese “hoy no hago ninguna misión, toca pasear” sigue sintiéndose tan genial hoy como en 2011.

Este es un universo que parece real y se siente cambiante, tan vivo que nos sorprende. Es, además, un mundo y un juego enorme –sin olvidar las posibilidades de los magníficos mods que podemos encontrar-. Puedes haber jugado horas y horas y aún encontrar aspectos nuevos y que te llegan a sorprender. Además, teniendo esto bien presente, es de alabar su coherencia interna, hay una conexión en todo ello. Ojo, Skyrim no es un juego perfecto, lógicamente. Nadie podría defender esto.

Skyrim historia

De hecho si cogemos sus dos antecesores directos, Morrowind y Oblivion, muchas fueron y son las quejas escuchadas sobre los defectos y pérdidas que tiene Skyrim con respecto a ellos. Hablamos de dos muy buenos juegos, excelentes, pero aunque Skyrim perdiera en algunas comparaciones, el global fue sin duda superior. Personalmente veo su accesibilidad cara a llegar a todos los públicos como un acierto y no un defecto, como consideran algunos jugadores. No hay postura acertada, ambas son buenas.

Sí, Skyrim simplificó algunos aspectos, no cabe duda, pero esto a mi parecer no le hace un peor juego que dichos predecesores. Diferente, sí, más accesible, también, peor, definitivamente no. Un juego de rol depende de factores sencillos: una buena jugabilidad –obvio-, esa accesibilidad si quieren que llegue al gran público, y una historia que no solo nos llene, llame y emocione, sino que nos haga partícipes de ella. Debe meternos en ella de pleno. Y eso Skyrim lo consigue, queremos hacer grande una vez más ese universo.

Toda la acción se siente natural para con la historia, para con tu personaje, el entorno y las habilidades de dicho personaje. Todo parece conectar de manera clara y sencilla y nosotros de igual manera. Apoyado además por una buenísima banda sonora, que envuelve todo lo que vengo contando desde la primera línea. Es, y perdón por insistir en la idea por vigésimo quinta vez, esa inmersión que nos propone en todos sus aspectos la principal fortaleza de un juego que sentimos como propio.

Skyrim es el paraíso de los mods

No puedo cerrar este texto sin hablar de los mods. Uno de los grandes aciertos de Bethesda fue poner a disposición de los propios jugadores las herramientas para construir lo que quisieran. Puedes ver lo que te propongas, pero sin duda su gran ventaja son las vidas que le dan a Skyrim. Tantas como desees. Puedes perder tantas horas mirando mods y decidiendo cuáles poner como jugando al juego en sí. Y eso que el juego te promete, fácil y sin forzar, unas 100 horas tirando por lo bajo. Qué decir del aspecto gráfico. Los mods convierten un juego con aroma a viejo, que ya en su salida tuvo problemas, en algo completamente nuevo, moderno. Especial, diferente y acogedor.

Motivos más que suficientes para convertir a Skyrim en uno de esos #JuegosQueNosMarcaron. ¿Cuáles son los tuyos?