¿Tienes la sensación de que la historia de varios libros, películas o series son demasiado similares? ¿Ves demasiadas similitudes en el fondo de El Señor de los Anillos y Star Wars? No te preocupes, es algo normal. Muchos productos, videojuegos también, usan lo que conocemos como ‘El Viaje del Héroe’. Un esquema tipo para construir una historia. Dicho de otra manera, existe lo que podríamos llamar una aventura arquetipo. Tiene hasta 17 pasos, aunque no todos son obligatorios. Ni siquiera es necesario emplear uno u otro como requisito mínimo. Pero, ¿en qué consiste El Viaje del Héroe?

En primera instancia fue así nombrado por Joseph Campbell, escritor, antropólogo y mitólogo estadounidense, en 1949. Tras leer y estudiar diferentes obras de la literatura clásica y de relatos épicos, Campbell afirmaba que existían un total de 17 etapas que el protagonista de una epopeya debía superar. Desde la llamada a la aventura hasta el regreso tras la misma, diferentes momentos que se repetían. Y diferentes momentos que, sí, hacían de la historia un ente uniforme y más épico. Hasta historias inmersas en distintas religiones hacían uso de estas pautas, seguramente sin que sus escritores lo supieran en su momento.

Desde los mitos y leyendas griegos hasta la actualidad, todas las civilizaciones han hecho uso de él. Todas las artes que necesitan de una historia lo han empleado antes o después. No pretendo decir con esto que sea la única manera de escribir una novela, un relato o un guion. En absoluto. Es una de tantas, pero sin duda una que se ha usado mucho en determinados tipos de aventuras. Ahí están las ya mencionadas: El Señor de los Anillos y Star Wars. Quedándonos en el cine encontramos clásicos contemporáneos como El Rey León, Matrix u otras El Discurso del Rey.

El punto de arranque del viaje del héroe es la llamada a la aventura de nuestro protagonista. Él o ella se encuentra un problema, desafío o directamente la posibilidad de una aventura. Es el primer momento en el que conocemos lo que está por venir, el objetivo final al que se debe enfrentar nuestro héroe. Antes hemos podido saber de lo que conocemos como el mundo ordinario, ese lugar normal donde el héroe hace vida, su día a día. Si piensas en El Señor de los Anillos, seguro que lo estás visualizando todo.

Tras la llamada a la aventura llega un momento clave en el relato: el rechazo a esta. Sí, sorprendentemente -o no tanto, como comprobamos- el héroe decide que no quiere enfrentarse a lo que le piden. El miedo suele ser un motivo recurrente. Otro la sensación de verse incapaz -aunque esto no deja de ser otro tipo de temor-. Para superarlo en muchas ocasiones aparece un mentor, que sirve en ocasiones como entrenador, pero también como empuje para que el protagonista supere esos temores iniciales y se lance a la aventura.

star wars peliculas

Con el héroe metido en harina, para que todo fluya suele tener que cruzar un primer umbral. Tras un inicio de aventura tranquilo, este es el momento en el que entra de lleno en lo que será la aventura. Entiende y conoce que su mundo anterior ha terminado y nada volverá a ser igual. Se adentran en un lo desconocido y peligroso de manera definitiva. Para que aprenda las normas de este nuevo lugar, necesita superar diferentes pruebas, con aliados y enemigos que le ayudan a comprender dónde está a partir de ahora. Es un proceso de aprendizaje, tanto de si mismo y sus capacidades como de las nuevas normas que imperan en su vida.

Tras superar esas pruebas y enemigos que le aparecen en el camino, es hora de la cueva profunda. Un lugar donde el héroe se siente perdido, incapacitado para seguir adelante. No sabe como reaccionar. Es un momento de duda y peligro que debe superar para poder continuar. Porque aún tiene por llegar la prueba más dura. El momento en el que se enfrenta a su gran enemigo, al objetivo final, cuando ve el mayor peligro ante sus ojos. Es el momento más crítico en la historia, una situación que le hace cambiar para siempre. Ya no será el mismo. Este momento le definirá. Normalmente es una situación de vida o muerte.

Con el éxito llega la recompensa. El premio. Puede ser algo tan simple como poder volver a su hogar, un objeto, mayor sabiduría… Quedan solo los tres últimos pasos. Aunque ya se ha logrado el éxito, son igual de imporantes. En primer lugar está el regreso. Aquí el héroe aún puede sufrir impedimentos que pongan en dificultad su aventura. El enemigo busca venganza y debe esquivar los problemas que puedan surgir. En la resurrección se siente transformado por la aventura. Esta puede ocurrir en diferentes momentos de la historia. Y por último el elixir, cuando el héroe vuelve al mundo cotidiano y trae algo en su poder, ese elemento que muestra y confirma tanto su transformación como que él, con sus actos, es capaz de transformar el mundo que le rodea.

Si repasas las películas nombradas, literatura -especialmente la fantástica, pero no hay porqué quedarse ahí-, series o videojuegos verás muchas aventuras con un esquema idéntico o similar al aquí contado. Con sus matices –El Señor de los Anillos no es la misma película que Star Wars-, pero con patrones similares. El caso es que el viaje del héroe sigue funcionando como un reloj en cada uno de esos casos. Si tienes ganas de coger la pluma y ponerte a escribir, queda claro que es una buena manera de comenzar.