El verano de 2018 acogerá la 21ª edición de un Mundial de Fútbol. En las veinte ediciones disputadas se ha visto de todo, desde los títulos de la Italia de Mussolini, el Maracanazo, el milagro de Berna, la irrupción de Pelé, aquel no gol de Inglaterra -y la desaparición del extinto trofeo Jules Rimet-, la mano de Dios… momentos épicos e históricos de los mundiales. Pero este texto no irá dedicado a ellos.

No. Estas palabras irán dedicadas al otro fútbol. Al pobre, el de las selecciones como la Jamaica de 1998, que bastante tuvieron con alcanzar, de un modo u otro, una fase final aunque saliera rana. Pero, sobretodo, este texto va dedicado a todas esas selecciones que cayeron en primera fase con cero puntos y al menos una -si no más- goleada en su puerta.

México (México 1930, Brasil 1950 y Suiza 1954)

A muchos sorprenderá ver a México en esta lista. Al que escribe el primero, que de todos los países que mencionaré desconocía -o más bien no recordaba- las calamitosas primeras experiencias de la ‘tri’ en los mundiales.

Se estrenaron en 1930 en Uruguay, para caer en la primera ronda con un balance de 4 goles a favor y 13 en contra. Tras caer por 4-1 ante Francia, 3-0 ante Chile y 6-3 ante Argentina. Volverían en 1950 tras caer en las previas de los mundiales anteriores ante EEUU y Cuba. Nuevamente cero puntos, tras caer 4-0 ante la anfitriona Brasil, 4-1 ante Yugoslavia y por un honroso 2-1 ante Suiza.

Cuatro años después, precisamente en este último país, disputaría su tercer mundial. Nuevamente cero puntos, enfrentándose a viejos conocidos. Caerían 5-0 ante Brasil y 3-2 ante Francia. El balance de los primeros 3 mundiales de México fue de 0 puntos tras 8 encuentros; 8 goles a favor y 31 en contra.

México lograría puntuar en su siguiente mundial al empatar a uno ante Gales, no sin antes haber sufrido otra dolorosa derrota (3-0) y acabar dicho mundial con un 4-0 en contra. Eso sí, la historia reciente de México como potencia de la CONCACAF la deja en buen lugar, siendo un asiduo a los mundiales y acostumbrando a pasar la fase de grupos, habiendo alcanzado los cuartos de final en dos ocasiones -eso sí, ambas en casa-.

Bolivia (Uruguay 1930 y Brasil 1950)

Bolivia es, sin duda alguna, la peor participante de la CONMEBOL en la historia de los mundiales. Pero aún así puede presumir de haber participado en alguno -a diferencia de Venezuela-. Sus dos primeras participaciones fueron sin fase previa.

En Uruguay 1930, el primer Mundial de la historia, Bolivia llegó con invitación. El torneo, dado el difícil viaje desde Europa, apenas contó con cuatro selecciones europeas, hasta siete sudamericanas y dos del Norte -México y USA-. A Bolivia le tocó jugar un triangular con Yugoslavia y Brasil. A los europeos les mantuvieron a raya hasta el descanso, para caer por 4-0, idéntico resultado que cosecharon en su siguiente encuentro ante los brasileños.

Volverían los andinos a un Mundial apenas tres ediciones después, tras la Segunda Guerra Mundial, a Brasil. En esta ocasión el abandono de Argentina y la no participación de Colombia hicieron que Bolivia y Chile accedieran al mundial sin jugar fase de clasificación alguna. El abandono posterior de algunas selecciones dejó el mundial en 13 países en lugar de los 16 que estaban previstos. Y el grupo de cuatro donde estaba Bolivia, se quedó en grupo de dos. Uruguay contra Bolivia a partido único para jugarse el pase al cuadrangular final. 8-0 para los que a posteriori se convertirían en campeones del mundo.

En total Bolivia cosechó en tres partidos entre ambos mundiales -lo que supondría una fase de grupos completa- un balance de 0 goles a favor y 16 en contra. Por suerte para la historia boliviana en los años 90 llegaría Xabier Azkargorta y clasificaría contra todo pronóstico a Bolivia para su tercera fase final -por vez primera ganado a pulso en la fase previa-, una vez allí obtuvo el primer punto tras empatar a cero ante Corea del Sur, y el primer gol -y único- de la historia de Bolivia en los mundiales. Zubizarreta tuvo el honor de recibirlo.

Indias Orientales Neerlandesas (Indonesia) (Francia 1934)

En efecto. Más de uno y de dos desconocerían que Indonesia -bajo el nombre que tenía en los años 30- llegó a jugar un Mundial, convirtiéndose en la primera selección asiática en alcanzar dicho hito. Nada menos que 37 países se inscribieron para poder participar, y entre África, Asia y Oceanía únicamente se inscribieron las Indias Orientales Neerlandesas. Cuatro años antes al menos había habido dos selecciones –Egipto y Palestina– jugándose una plaza. Pero en esta ocasión la actual Indonesia logró el pasaporte a Francia sin disputar previa alguna.

No tuvieron suerte y les tocó bailar con Hungría, que acabaría siendo subcampeona de un torneo que se disputó con 16 equipos a modo de eliminatorias. Por lo que sí, Indonesia se podría decir que alcanzó los octavos de final de un Mundial de fútbol. Ahí caerían por 6-0. Resultado que tampoco está nada mal si tenemos en cuenta que a los 35 minutos el marcador era de 4-0. De Indonesia en los mundiales, nunca más se supo.

Corea del Sur (Suiza 1954)

En 1954 volvería una selección asiática a un Mundial, tras la renuncia en 1950 de la India -según la leyenda, debido a que querían jugar descalzos, y ante la negativa de la FIFA, se negaron a participar-. Y la participación de los surcoreanos sería aún más calamitosa que la de las Indias Orientales Neerlandesas.

Taiwan se retiró de la competición clasificatoria antes de iniciarse y todo quedó en un mano a mano entre Japón y Corea del Sur. Las dos actuales potencias asiáticas por aquel entonces iban en pañales. Los surcoreanos golearon en Tokio y empataron en casa -entonces no existía la diferencia de goles, con lo que una derrota hubiera forzado el desempate-. Y lograron el billete para el Mundial de Suiza.

Una vez en tierras helvéticas se disputó un Mundial un tanto extraño. Por primera vez hubo cuatro grupos de cuatro equipos sin abandonos previos, pero no se disputarían los tres encuentros del grupo, únicamente dos. Corea del Sur quedó encuadrada con Hungría, Alemania y Turquía. Las dos finalistas en su grupo. Eso sí, los asiáticos pudieron librarse, al menos, de Alemania y jugar ante Turquía y la aún poderosa Hungría.

9-0 sin piedad de los magiares mágicos, auténticos artistas del balonpié. Y un 7-0 de Turquía que, esos sí que hubieran tenido difícil haber ganado un partido de haber estado en otro grupo. 0 goles a favor y 16 en contra, pobre actuación.

Al menos a día de hoy Corea del Sur es mejor selección que aquella y conoce incluso lo que son unas semifinales de un Mundial. Eso sí, antes de llegar a ‘su’ Copa del Mundo de 2002, volverían a participar consecutivamente en 1986, 1990, 1994 y 1998, cosechando cuatro empates y ocho derrotas -sin ningún triunfo-.

El Salvador (México 1970 y España 1982)

El Salvador es, sin duda alguna, la peor selección de los mundiales por excelencia. Pero al menos pudo participar en dos ocasiones, superando en ambos casos fases de clasificación. Ninguna otra selección en la historia tiene 0 puntos habiendo participado en más de una ocasión en un Mundial.

Su primera vez en un Mundial fue en la vecina México. En la fase de clasificación pasaría a la historia su triple duelo -ida, vuelta y desempate- contra Honduras en plenas tensiones que derivarían en un conflicto armado que pasó a la historia como “la guerra del fútbol” -o guerra de las cien horas-. Todo antes de eliminar a Haití y clasificar para México.

Una vez allí, 3-0 de Bélgica, 4-0 de México y 2-0 ante la URSS. 0-9 de global, contundente y sin estrenar casillero. Volverían los salvadoreños a otro Mundial de habla hispana. Al de la España de naranjito. Una vez allí cayó la sonrojante y escandalosa goleada ante Hungría. Tras llegar al descanso 3-0 nada hacía presagiar un hundimiento como el que se dio. 10-1 fue el resultado final, que aún a día de hoy es la goleada más salvaje de una fase final de un mundial.

El Salvador, eso sí, había estrenado su casillero de goles en un Mundial, obra de Ramírez. Después lavarían la cara con dos honrosas derrotas por 1-0 ante Bélgica y 2-0 ante Argentina. Curiosamente la goleada inicial cayó ante el rival del grupo que cayó eliminado en fase de grupos, y las dos derrotas ‘cortas’ serían ante las que pasaron a la siguiente fase. En total El Salvador ha disputado 6 partidos en la historia de los mundiales, anotando un único gol y encajando 22.

Haití (Alemania 1974)

Haití, que se había quedado a las puertas de participar cuatro años antes en México 70 -le derrotó El Salvador en la última ronda de clasificación-, logró alcanzar la fase final de Alemania. Tras una eliminatoria previa ante Puerto Rico, saldada con un global de 12-0, Haití se dispuso a jugar el hexagonal final en casa, ya que dicha fase tuvo una sede y no sería a ida y vuelta como se disputa actualmente.

A Haití le sobró su último encuentro ante México -donde caería derrotada por 0-1-, certificando antes su pasaporte para Alemania Occidental. Una vez allí Haití estuvo relativamente cerca de dar la campanada en la primera jornada. Sin ningún tipo de pudor no solo aguantó a la por entonces subcampeona del mundo, Italia, sino que en el primer minuto de la reanudación, Sanon haría el 1-0 a favor de los caribeños.

Rivera empataría y en el 66 Benneti pondría las cosas en su sitio, en un encuentro que acabaría por 3-1. Haití había avisado, pero por desgracia su Mundial no quedó ahí. El 7-0 de Polonia -con seis goles en los primeros 50 minutos- y el 4-1 de Argentina, donde Sanon anotaría nuevamente, certificaron una eliminación cantada. Dos goles, eso sí, por los 14 en contra. Haití tuvo un goleador inesperado, unos momentos de gloria y, por si fuera poco… no fue la peor selección del mundial.

Zaire (Alemania 1974)

Haiti quedó 15ª de las 16 clasificadas, justo por delante de Zaire. Los africanos eran la tercera selección del continente en disputar un mundial tras Egipto en el 34 -una derrota en primera ronda- y Marruecos en México 70, donde logró el primer punto de la historia de un conjunto africano.

Zaire se iría del Mundial de Alemania de vacío, en puntos y en goles. Pero como ya escribimos en Revancha hace unas semanas, volvieron “con vida”. Bastante hicieron con participar, y una vez allí cayeron por 2-0 ante Escocia, 9-0 ante Yugoslavia y 3-0 ante Brasil, una derrota heroica donde los africanos tenían la amenaza de su propio Dictador, Mobutu Sese Seko.

Aguantaron el chaparrón ante la potente Brasil y tras un escueto 3-0 cerraron su participación con cero puntos, 0 goles a favor y 14 en contra. A día de hoy Zaire es una de las nueve selecciones de fútbol que siguen sin conocer lo que es puntuar en un Mundial, y exceptuando a la mencionada El Salvador, Zaire es la siguiente en el ranking. De hecho con un promedio de resultado por partido claramente peor que el de los salvadoreños.