Nueve preguntas sobre la octava temporada de Juego de Tronos

La séptima temporada de Juego de Tronos llegó a su fin. Una vez más nos dejó con la boca abierta y ganas de más. Para nuestra desgracia el series finale no se espera hasta finales de 2018 o principios de 2019. Un largo de tiempo de espera que estamos dispuestos a hacer más ameno. ¿Cómo? Podéis leeros nuestra crítica de la séptima temporada y dar vuestra opinión. O también podéis seguir aquí y leer sobre las diferentes cuestiones que nos ha dejado pendientes la penúltima temporada de la serie de HBO. Solo quedan seis capítulos para el final de Juego de Tronos, pero si unimos lo visto y lo que esperamos, podemos dar por seguro que será una gran traca final.

¿Quién se sentará en el Trono de Hierro?

Ahora mismo Cersei se agarra al trono como una garrapata, pero en seis capítulos puede pasar de todo. Candidatos hay pocos y a su vez demasiados. Parece que todo se resolverá en la rivalidad existente entre Cersei y Daenerys, visto que Jon Snow ha aceptado la petición de la Targaryen de hincar la rodilla. Pero hay mínimo una Gran Guerra ante el Rey de la Noche por delante y tras ella, quizá, otra entre las principales casas de Westeros que pueden cambiar el panorama de los candidatos al trono. Además Jon aún desconoce que es un Targaryen, pero conociéndole, su lealtad a Daenerys no le permitirá aspirar al Trono de Hierro. Siendo esto Juego de Tronos no hay que descartar que el Iron Throne quede vacante o que lo ocupe un outsider inesperado. ¿Sansa? ¿Gendry? ¿Y si el Rey de la Noche lo quiere para él?

¿Qué pasará en la Gran Guerra? ¿Y qué quiere el Rey de la Noche?

Visto el final de la séptima temporada el Norte es el principal eje de nuestros desvelos. El Rey de la Noche tiene a Viserion bajo su mando y se siente más fuerte que nunca. Es cuestión de poco tiempo que todo salté por los aires y llegué la batalla más esperada de la serie. Sí, el Invierno ha llegado, pero ¿lo ha hecho para quedarse? Veremos si las fuerzas aliadas son capaces de derrotar a aquellos que amenazan con destruir el mundo que conocen hasta el momento. Cersei prefiere ir a mesa puesta y que le solucionen los problemas, pero ¿será así hasta el final? ¿Habrá un cambio en su actitud a última hora? Pase lo que pase, una cosa tenemos clara: estamos ansiosos por ver la lucha entre los dragones, antes hermanos unidos, ahora enfrentados. ¿Qué sentirá Daenerys cuando vea a Viserion? Sin el Dragonglass están perdidos, pero existe la duda de si les dará tiempo a armar un ejército con el Vidriadragón.

Por otro lado tenemos las motivaciones del Rey de la Noche. Sí, es el villano, pero algo querrá, ¿no? ¿O solo ansía la destrucción como si de un zombie del aniquilar se tratase? Sabemos que en su día fue humano, Bran nos lo mostró. Es de esperar que Bran nos muestre algo más. Y quien sabe, lo mismo hasta le escuchamos hablar. Si es que tiene esa capacidad, claro.

¿Sobrevivirán Daenerys y Jon Snow? ¿Tendrán un hijo juntos?

Otra de las preguntas del millón. Si se pudiera apostar a las muertes en Juego de Tronos, podemos asegurar que ninguna se pagaría demasiado bien. Y hablando de estos dos, que ahora son los líderes de los buenos buenísimos de la serie, menos aún. Que ambos sobrevivan al final de la serie podría ser visto como un milagro. También como un final demasiado dulce y bonito para lo que es Game of Thrones. Por tanto, apostamos por la muerte de mínimo uno de los dos. ¿Quién? Difícil saberlo. Si bien Jon ha demostrado en sobradas ocasiones ser un caballero de esos que expone su vida para la supervivencia de los suyos, Daenerys no se queda atrás. El Girl Power al que ha girado la serie nos encanta y eso haría que ‘Dany’ sobreviviese, pero precisamente esto nos hace sospechar ante su posible muerte. Nuestra apuesta es que uno de los dos no llega vivo al final de la serie. ¿Quién? ¡Queremos ver vuestra apuesta en comentarios!

Que después de la noche del ‘culogate’ Daenerys se ha quedado embarazada ni se cotiza. Otra cosa es que ese bebé vea la luz del día.

¿Cómo responderá el Norte a la llegada de Daenerys de la mano de Jon?

El Norte es orgulloso y fiel. Pero fiel a los suyos. En Invernalia y alrededores ya tuvieron sus sopechas cuando Robb Stark se casó con Talisa Maegyr. El amor del mayor de los Stark no era suficiente. Ahora resulta que Jon reaparecerá con la noticia de que no es un igual ante Daenerys, una Targaryen como aquellos contra los que lucharon los norteños no hace tanto tiempo. Y por mucho Rey en el Norte que sea, es un bastardo. Además, durante su ausencia Sansa ha sabido mostrar firmeza ante los duros y rudos norteños. Nadie duda que de primeras todos se unirán ante el ejército del Rey de la Noche, pero ¿y después de eso? Quizá alguno pida explicaciones.

¿Se animará Bran con los spoilers gordos o seguirá callado?

En la séptima temporada Bran ha sido ese amigo que va un capítulo o dos por delante tuyo, pero con total serenidad te deja ponerte al día tranquilo. Lo que le pedimos es que sea menos noble y nos espoilée a traición y con dolor. A nosotros y a los que le rodean. Que juegue un papel importante y que, al menos, no se sorprenda cuando Sam aparece con una información que desconoce. Vaya Three Eyed Raven de las narices. Para empezar, entre Sam y él deberán informarle a Jon sobre sus verdaderos padres y su linaje real.

Bran Stark

¿Cómo reaccionará Jon al hecho de ser un Targaryen? ¿Le veremos subido en un dragón?

Uno de los momentos claves de la octava y última temporada de Juego de Tronos será la reacción de Jon Snow ante la información de que es un Targaryen. Él se siente un Stark y ha crecido y madurado como tal. Sus valores son 100% Stark, pero ahora además de bastardo es un extranjero. Un extranjero Rey del Norte. Cómo encajará todo eso es una de las principales claves del tramo final de la serie. Damos por hecho que lo hará público ante su familia y casas aliadas, ya su código de honor así lo exige. Veremos si por ser criado como un Stark, aceptarán ser reinados por un foráneo. Sansa ha salido a calentar, por si acaso le toca salir a jugar. Igual acaba de titular.

Y sí, contamos los días para ver a Jon cabalgando los cielos montado en Rhaegar al lado de Daenerys, montada en Drogon. Ya hemos visto que no se lleva del todo mal con los dragones. Este será sin duda un ‘fan favorite’ de Juego de Tronos en el momento en el que ocurra.

¿Qué será de Jaime y la Casa Lannister?

Por fin. Jaime Lannister por fin le dijo no a su hermana y decidió separar sus caminos. Honrando a su estatus de caballero, decidió cumplir la palabra dada a la expedición formada por Daenerys, Jon, su hermano Tyrion y compañía, alejándose de manera definitiva de Cersei. Una Cersei que no solo es su hermana, también el amor de su vida y madre de sus hijos. Con uno en camino -supuestamente-, podíamos pensar que no rompería lazos, pero sus últimas imágenes en la séptima temporada fueron claras: la separación parece definitiva.

Con su huida, Cersei se queda sola en Desembarco del Rey. Bueno, está con sus enormes ganas de venganza contra todo el mundo. Por la muerte de sus hijos, la de su padre y todas las desgracias que, entiende, le han ido ocurriendo. Aunque su futuro no parece muy halagüeño, las Gran Guerra en el Norte le da opciones de sobrevivir si juega bien sus cartas. La Casa Lannister, eso sí, está pendiendo de un hilo.

¿Quiénes morirán?

Seriedad amigos. Esto es Juego de Tronos, así que hablemos de muertes. La cantidad de muertes de personajes principales que hemos visto hasta el momento nos impide adivinar quiénes morirán. Pero a dos años vista esto no va de acertar y sí de jugar. Difícil ver un final feliz para la pareja que forman Daenerys y Jon, y como ellos y su equipo se van a liar a guantazos con esqueletos, zombies y demás muertos, es de esperar que muchos personajes queridos se queden por el camino. Espero que uno no sea Ser Davos. Jorah Mormont ha sufrido lo suyo, pero su cara de vivir en una eterna friendzone no nos adelanta nada bueno, así que parece factible que fallezca. De entre los Lannister Cersei no pinta bien, y veremos si no la mata uno de sus hermanos. La situación de Yara no promete demasiado, aunque que Theon haya mostrado algo de agallas por primera vez le da esperanza. Y puestos a seguir sumando muertos, no damos un duro por Arya. Si quiere cumplir su lista -aunque la mitad se la han completado otros- quizá tenga que ser a costa de su vida.

¡TORMUND!

No, Tormund no puede morir. Le dejamos junto a Beric Dondarrion viendo como un dragón salido de entre los muertos amenazaba con hundirle en la nieve. Pero nuestro salvaje favorito de Juego de Tronos merece que apostemos por su supervivencia. Además, merece ver a Brienne una vez más. Necesitamos ver una vez más esa mirada juguetona que conjuga a un loco enamorado con un adolescente salido. Así que no, Tormund no ha muerto. Ni lo hará.

Tormund

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *