Guy Ritchie: un director en decadencia

Hubo un tiempo, a finales del siglo XX y principios del presente, donde el nombre de Guy Ritchie era respetado y reconocido en el mundo del cine. Con apenas 30 años había ofrecido una obra genial en su Reino Unido natal, y apenas 2 años después, volvía a romper moldes calcando las bases de su anterior film. Corría el año 2000 y dos obras sensacionales le ponían en el top de los directores que podrían encabezar el inicio del siglo XXI.

Sin embargo, fue barrido por la marea. Aquel joven director cayó en un cine turbio y apagado del que le costó unos años salir. Salió, pero no ha vuelto a ser el joven director que encandiló al espectador hace casi dos décadas. Ahora estrena film, Rey Arturo: La Leyenda de Excalibur, y en el horizonte otea un film tan particular como la versión en carne y hueso de Aladdin. Sin duda, el proyecto tendrá un director de renombre al frente.

Vinnie Jones

En 1998 saltó a la fama con su ópera prima. Lock, Stock & Two Smoking Barrels, titulada en España simplemente Lock & Stock. Con un reparto de caras no tan conocidas en el mundo del cine pero donde sobresalían dos ex-deportistas: el saltador de trampolín Jason Statham y el futbolista Vinnie Jones. Una trama de mafiosos de hoy en día, con tintes de humor, buenísima banda sonora, un montaje rápido, que no deja pestañear al espectador. Un film coral donde las coincidencias existen -por cierto, aprovechemos para decir que, salvando las distancias, es un film como lo fue Airbag aquí en la península-.

Lock & Stock dio en el clavo. Hacía apenas dos años que se había estrenado Trainspotting y el film de Guy Ritchie tenía algunas de las genialidades de Danny Boyle -el de los inicios-, unido a esa juventud desenfrenada del mejor Tarantino. Guy Ritchie era un nombre a seguir y demostró pronto el porqué.

No tardó más que dos años en estrenarse Snatch -esta vez decidieron que el título era excesivamente corto y lo titularían: Snatch: Cerdos y Diamantes-. Con Brad Pitt al frente del proyecto, pero nuevamente un film coral, nuevamente mafiosos, nuevamente toques de humor, montaje histérico, locura pero bien medida, actores que repetían del proyecto anterior, otra banda sonora inolvidable. El film, en definitiva, parecía una especie de remake del anterior, pero eso importaba poco.

Los buenos directores tienen eso, que pueden hacer dos films bastante similares y que no les aticen por repetirse más que el ajo. Guy Ritchie había vuelto a dar otra genial obra para el espectador y su nombre, ahora sí, estaba en boca de todos. Para dar la bienvenida al siglo XXI junto a los Tarantino o David Fincher. A ese nivel tras solo sus dos primeros films. Pero el listón cuando estás a ese nivel está alto. Y Ritchie no es que no pudiera superarlo. Simplemente lo tiró y pisoteó.

Snatch

Solo así se explica que estando en la cumbre del cine, se casase con Madonna y lejos de seguir haciendo su cine se dedicara a realizar una obra para mayor gloria de su mujer. Ya la había dirigido en algún que otro videoclip o spot cuando se estrenó en 2003 Barridos por la Marea. Un remake que fue la peor idea de la historia del cine de Guy Ritchie. Fue tan mala la idea, que únicamente hubo una cosa peor… la película.

La crítica la acribilló con razón, y el cine de Guy Ritchie pasó de golpe de la gloria al paso más bajo. Ningún otro director de gran nombre había realizado una obra tan pobre -Danny Boyle, por seguir el ejemplo de Trainspotting, tiene films menores y flojos, pero no llegan a ser malos-. A Ritchie le costaría recuperar el pulso a su cine.

Revolver fue su siguiente film. Levantó algo la cabeza, pero se le notó lejos de ese flow que tenían sus primeros pasos. Y, por si fuera poco, es a día de hoy un film tan menor como olvidado. Tan olvidado como su protagonista, Ray Liotta.

Fue separarse de Madonna en 2008 y Ritchie vio la luz. Ese mismo año ya se estrenaría RocknRolla. No estamos hablando de sus dos primeras películas, pero es sin duda alguna su tercer mejor film y el único que queda a una distancia digna de los anteriores. ¿Cómo lo consiguió? Adivinen…

Una historia de mafiosos, reparto coral, una banda sonora soberbia, toques de humor, un montaje vertiginoso y que va al grano. Un guión repleto de sorpresas. En definitiva, la misma esencia, lo mismito que Lock & Stock y Snatch. Volvía un grande del cine por la puerta principal, demostrando que aún sabía hacer, al menos, ese tipo de cine.

Madonna

Sin embargo el tiempo parece dejar claro que Ritchie se puede quedar como un hombre de un solo registro. Sus dos siguientes films fueron Sherlock Holmes y su secuela. Dignos, interesantes, entretenidos, pero sin ser tan grandes como un director así podría hacer. Nuevamente la música y el montaje marca de la casa se dejan notar. Pero eso es lo que hace que esos films merezcan la pena. Junto a Robert Downey Jr., dicho sea de paso.

Sin embargo faltan los giros argumentales, los cambios de guión, el nivel vertiginoso, los repartos corales… y los mafiosos. En definitiva, que dejan a Ritchie como un hombre que quizás solo sepa hacer una cosa. Su siguiente film no fue reconocido por el público, quedando lejos en recaudación de los dos pelotazos del detective más famoso del cine.

Operación U.N.C.L.E goza de una buenísima dirección artística, está bien ambientada y comparte en el cine de Guy Ritchie su afición por los cómics. Los dos films sobre Sherlock Holmes son inspirados no en el detective original, si no en el de los cómics. Y en ese mismo aspecto estaba el film estrenado en 2015. A pesar de contar con dos actores reconocidos como Armie Hammer y Henry Cavill -el nuevo Superman- y con el descubrimiento de la ahora oscarizada Alicia Vikander, el film no pasa de ser un entretenimiento que no goza tanto de las claves del cine de Ritchie, alejándolo un poco en su filmografía.

Ahora Ritchie vuelve a la carga. Rey Arturo: La leyenda de Excalibur llega a nuestras pantallas y en los tráilers ya se puede observar su buen gusto a la hora de escoger canciones. El punto álgido de su avance publicitario es un tema de Led Zeppelin que le va como anillo al dedo al mismo. Sin embargo, las noticias no son buenas tras los primeros visionados.

Tanto la crítica como el público que ha podido verla no la dejan en buen lugar, lejos no ya de sus podium de películas si no incluso por debajo de su prácticamente olvidada Revolver. Sin duda alguna Ritchie parece haber fallado en su aproximamiento al cine de aventuras. Pero aquí seguiremos confiando en recuperar al bueno de Ritchie. Larga vida al Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *